¿Engaño o ilusión infantil de refundar la República?


“¿ESTAMOS AQUÍ PARA VIVIR Y CREAR UNA NUEVA VIDA…No para repartirnos cargos burocráticos?”…Hugo Chávez 14-mayo-2010

Es deber del Movimiento Revolucionario Popular, como totalidad de la Unidad consciente y con conocimiento de que todo el desarrollo humano, desde que la humanidad se dividió en clases hasta nuestros días es fruto de su enfrentamiento constante entre éstas; cuyo deber es hacer con criterio de la corresponsabilidad de construir la sociedad justa y equilibrada con la naturaleza, la respectiva critica del proceso de la Refundación de la República. 

Si bien, es cierto que el proceso Bolivariano de Liberación Nacional, para identificar de alguna manera esta coyuntura socio político e histórico de la objetividad venezolana, entre el contexto mundial; donde tenemos que valorar que esta forma de lucha arrastra una serie de atavismos de la cultura servil y dependiente del capital como expresión de la ideología dominante del Estado burgués, ente administrativo de los intereses de las elites propietarias de los medios de producción, es decir, que todo el cuerpo arquitectónico burocrático de las fuerzas productivas manuales e intelectuales obedecen al esquema de la base económica capitalista de esta clase social dominante, que por ende se convierte en sistema de explotación bajo la hipnótica y catalepsia colectiva de los trabajadores y trabajadoras que venden su fuerza Intelectual o manual, convertidos en ejércitos productores de plusvalía que incrementa a diario el capital de esas elites, y sumergiendo en la miseria y en la incertidumbre a las masas populares.

La incongruencia entre la praxis revolucionaria bajo el concepto SOCIALISMO Vs CAPITALISMO o viceversa, y la firmeza histórica de expropiar los medios de producción a la burguesía, pero que entra en la contradicción al mismo tiempo que se mantiene una administración monetaria, encallejonando eufemísticamente en alienación del valor de uso y en valor de cambio el esfuerzo creativo y productivo de los trabajadores y trabajadoras, donde la moneda actúa como poder autónomo frente a la supuesta libertad económica de nuestra Clase Obrera Científica y Revolucionaria, cosificación idealista del pragmatismo hombre-objeto-mercancía del sistema capitalista, que utiliza como instrumentos homogéneos de dominación de la psiquis del ser social desclasado.

El avance de las masas venezolanas en la interpretación del pensamiento patriótico y revolucionario del líder de este proceso Bolivariano de Liberación Nacional, Hugo Chávez. Se expresa en cuanto al rol de participación y protagonismo de las mismas por elevar su calidad de vida, sin visualizar a ciencia cierta en qué modelo de producción está inmersa y cuál es el que se quiere construir, ya que a simple vista el manejo burocrático de las posibles soluciones a las inmensas peticiones sobre las principales necesidades del colectivo popular no tienen las repuestas a tiempo.

Ahora lo absurdo es que bajo el nuevo Marco Socio-Jurídico Constitucional, se crean Instancias para desarrollar el principio del ejercicio de la SOBERANÍA POPULAR (Poder Popular), con el fin que el pueblo trabajador organizado en los Consejos del Poder Popular: participe directamente en la formulación, ejecución, evaluación y control de las políticas públicas; y, en la realidad resulta que son en gran parte desconocidos por las instituciones del anacrónico Estado burgués. Violándose flagrantemente estos principios, y con este tipo de actitud de los que hoy fungen y fingen de “revolucionarios” lo que  hacen es obstaculizar la organización del proletariado para que ejerzan el Poder Popular en procura de Refundar la República, cuya perspectiva es establecer el nuevo modo de producción Socialista. Que desde luego la cultura burguesa y pequeña burguesa del Estado capitalista hace resistencia consciente y constante a la revolución bolivariana, de allí todas estas contradicciones y aberraciones de los organismos de la estructura burocrática del poder constituido contra el poder constituyente, y, vemos como la supuesta inamovilidad laboral decretada por el Presidente, se viola tanto por los entes públicos y privados; la organización y funcionamientos de los Consejos del Poder Comunal en una gran parte es saboteada y desconocida por las instituciones ejecutivas, legislativas, judiciales, fiscales y defensoras del pueblo; ya que se hacen la vista gorda ante todos estos atropellos que lesionan la dignidad de todo el pueblo trabajador.

Entonces el Movimiento Revolucionario Popular, tiene la responsabilidad histórica, además de enfrentar al adversario de clase y al imperialismo; es revisar estas adversidades, y, si no se rectifica ante estas flagrantes violaciones de las Garantías Constitucionales, por lo tanto, lo hay que hacer valer los derechos y deberes de los ciudadanos y ciudadanas, haciendo uso de las atribuciones del Marco Constitucional establecidas en los Artículos: 5, 7, 132, 350, 333, 70 y 71 de la CRBV. Para restablecer el Orden Constitucional reimpulsando la orientación indiscutible del Socialismo Científico, donde esas viejas instituciones sea cambiadas por la nueva arquitectura de la sociedad Socialista, donde deben ser los trabajadores y trabajadoras los corresponsables en la Planificación, Organización, Procesamiento, Almacenamiento, Distribución y Control Social de la Producción; cambiando hasta el esquema monetario de intercambio, que se debe iniciar desde la organización de la nueva base económica comunal de las comunidades organizadas, formando las Unidades Socialistas de Producción en materia alimentaria, vestido, calzado y vivienda, entre otras; bajo la premisa del diagnostico del déficit de Obras, Bienes y Servicio que se requieren para el mejoramiento constante de la calidad de vida de nuestro pueblo trabajador. Cuyo fruto es el trabajo colectivo social de hombres y mujeres conscientes y con conocimiento de satisfacer estas principales necesidades materiales y espirituales.

Ahora bien, este Marco Constitucional que en su contenido y forma propone un nuevo Estado de Derecho y Justicia Social desde hace ya diez años, que requiere de leyes cónsonas a este precepto, y a su vez, se requiere de legisladores y legisladoras compenetrados a las exigencias de la propuesta de ese nuevo Estado, que debe cambiar el modelo de producción capitalista por el socialista. Para romper con esa modorra de la sociedad capitalista, donde el producto del trabajo tiene un sentido totalmente ajeno a la significación entre el obrero manual o intelectual y el capitalista; para el trabajador o trabajadora no es hacer cualquier objeto que debe satisfacer una necesidad, sino que es una vía para obtener un salario que le permite sobrevivir; para el capitalista tampoco tiene sentido como objeto en sí, sino que es solo una mercancía, algo para vender y obtener ganancias en detrimento del ser humano, procurando la mayor  acumulación del capital, perpetuando el sistema de la explotación del hombre por el hombre.       

 


Siempre Comunista…Hasta la Victoria del PODER POPULAR

mandariamachetemarxista2009@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1533 veces.



Freddy Subdiaga


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a101468.htmlCd0NV CAC = Y co = US