Entrevistando imaginariamente a Marx sobre lo tratado en: El capítulo VIII de “El Capital” (XIV)

¿Qué ocurre, en la industria panadera, con la codicia de alargar la jornada de trabajo?

“Un oficial panadero comienza generalmente a trabajar hacia las 11 de la noche. Lo primero que hace es preparar la masa, operación fatigosísima que dura media hora o tres cuartos de hora según la cantidad de pan que haya de amasar y su finura. Luego, se tiende en la tabla de amasar, que sirve al mismo tiempo de tapadera de la artesa en que se prepara la masa, y duerme un par de horas con la cabeza apoyada en un saco de harina y tapándose con otro. Enseguida viene un trabajo veloz e ininterrumpido de 4 horas, consistente en trabajar, pesar, modelar la masa, meterla en el horno, sacarla del horno, etc. La temperatura de una panadería oscila entre 24 y 32 grados centígrados, y en las panaderías pequeñas más bien es mayor que menor. Cuando se ha terminado la faena de hacer panes, panecillos, bollos, etc., comienza la del reparto, y una buena parte de los jornaleros que se han pasado la noche dedicados al duro trabajo que acabamos de describir, se dedican durante el día a repartir el pan en canastos de casa en casa o a tirar del carrito por la calle, sin perjuicio de acudir a la panadería a trabajar en los ratos que esta ocupación les deja libres. La jornada termina entre 1 y 6 de la tarde, según la época y la cantidad de trabajo; otra parte de los oficiales trabaja en la panadería hasta más de media noche.” “Durante la temporada, los oficiales panaderos del Westend de Londres empleados en las panaderías de precio “completo” comienzan a trabajar, por regla general, hacia las 11 de la noche y trabajan en las faenas de panadería hasta las 8 de la mañana, sin más interrupción que una o dos pausas breves. Después, se les emplea hasta las 4, las 5, las 6 y hasta las 7 de la tarde en el reparto, y a veces en la propia panadería, para la elaboración del bizcocho. Acabadas estas faenas, disfrutan de un sueño de 6 horas, que muchas veces quedan reducidas a 5 y a 4. Los viernes, el trabajo comienza siempre más temprano, hacia las 10 de la noche, y dura sin interrupción, bien en la elaboración o en el reparto del pan, hasta las 8 de la noche del sábado siguiente o hasta las 4 o las 5 de la mañana del domingo, como suele ocurrir. En las panaderías de lujo, que venden el pan a su “precio completo”, suele trabajarse también los domingos durante 4 o 5 horas, preparando el trabajo para el día siguiente. …. Los oficiales panaderos que trabajan para “underselling masters” (aquellos que venden el pan por debajo de su precio completo) y que representan, como más arriba decíamos, mas de las 3/4 de los panaderos londinenses, tienen una jornada de trabajo todavía más larga, pero su faena se circunscribe casi exclusivamente a la panadería, pues sus maestros, fuera del suministro a pequeñas tiendas, sólo venden en el despacho propio. Al final de la semana, es decir, los jueves, el trabajo comienza aquí hacia las 10 de la noche y dura, con breves interrupciones, hasta bien entrada la noche del domingo.

Por lo que se refiere a los underselling masters, hasta el criterio burgués comprende que “la concurrencia se basa en el trabajo no retribuido a los oficiales”. Y este panadero de precio exacto denuncia a sus competidores ante la Comisión investigadora como ladrones de trabajo ajeno y adulteradores. “Sólo engañando al público y arrancando a sus oficiales 18 horas de trabajo por un salario de 12 horas consiguen salir adelante.”

La adulteración del pan y la formación de una clase de panaderos que vende su mercancía por debajo de su precio íntegro son los fenómenos que comienzan a desarrollarse en Inglaterra desde comienzos del siglo XVIII, al perder esa industria su carácter gremial y aparecer detrás del maestro panadero nominal el capitalista, en figura de harinero o de intermediario de la harina. Con ello se echaban las bases para la producción capitalista, para la prolongación desmedida de la jornada de trabajo y para el trabajo nocturno, aunque éste no se aclimatase seriamente en el mismo Londres hasta 1824.

Por todo lo expuesto, no nos sorprenderá que el informe de la Comisión investigadora clasifique a los oficiales panaderos entre los obreros de vida corta, pues, después de escapar con vida de las enfermedades infantiles que diezman todos los sectores de la clase trabajadora, rara vez llegan a los 42 años. Y a pesar de ello, la industria panadera tiene siempre exceso de brazos en demanda de trabajo. En Londres, las fuentes de suministro de estas “fuerzas de trabajo” son: Escocia, los distritos agrícolas del oeste de Inglaterra y Alemania.


nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2366 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: