Camino al Socialismo del Siglo XXI (I)

Las bases populares de la Revolución Bolivariana han crecido de una manera asombrosa desde que se inició el proceso constituyente, en 1999. El soberano ha asumido valientemente, ante las diversas coyunturas políticas y sociales, un rol protagónico, como se evidencia en las numerosas organizaciones que se han articulado- y afirmado- en los últimos once años. El pueblo ha reclamado el auténtico poder que le otorga la Constitución Bolivariana para desarrollar sus potencialidades y para transformar sus condiciones de vida, dentro de un marco de equidad y justicia.
 
A pesar de este hecho poderosamente revolucionario, tenemos que asumir, no obstante, que heredamos una estructura burocrática en los distintos poderes e instancias públicas, que limita y entraba la capacidad de respuesta que debe dar el Estado a ese pueblo organizado, que demanda cada día mejores condiciones de vida y dignidad.
 
Si bien estamos conscientes de la deuda infinita que tenemos con el pueblo venezolano, se ha hecho necesaria una actuación acelerada que permita la refundación efectiva de las instituciones del Estado, pues la Constitución Bolivariana establece que todas las instancias locales, regionales y nacionales deben propiciar, socialmente, un proceso democrático, protagónico, participativo, deliberativo y cogestionario.
 
Los principios fundamentales de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela dibujan una ruta de navegación precisa para la construcción de la sociedad justa. Nuestra Carta Magna es la fuente doctrinaria que sustenta la tarea común de construir el socialismo del siglo 21, tal como lo ha propuesto el Presidente de la República, Hugo Chávez Frías. Se trata, sin duda, del proyecto sociopolítico más desafiante que se ha planteado nuestra Revolución, y que requiere la imaginación y la participación de todas las organizaciones populares, de las instituciones públicas, y, principalmente, de todo el pueblo venezolano, sin distinción de raza, de género y de cultura. Otro mundo es posible, otra sociedad es posible.
 
Es por ello, que aceptamos este reto, y propongo al debate político e ideológico sobre la forma en que se debe hacer la refundación de los órganos y entes públicos, con miras a la creación de un modelo flexible, dinámico e interactivo, que le permita al pueblo organizado relacionarse productivamente, con el Estado Bolivariano. Esto se llama poder para el pueblo.
 
La democracia protagónica y participativa obliga a grandes transformaciones. Creo que los planteamientos que haré a continuación son un valioso aporte para esta discusión, ya que han servido de guía práctica en los numerosos cambios internos y externos que se han iniciado en nuestras instituciones desde hace once años. Venimos transformando aceleradamente sus estructuras administrativas y operativas, para adecuarlas a la relación estrecha y horizontal que debemos promover con el pueblo organizado. (Continuará...).
 
*Abogado, Analista Político y miltante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Moderador del Programa Informativo y de Opinión "Micrófono Abierto" transmitido de lunes a viernes de 12 m a 2 pm por la Emisora Comunitaria "Llovizna" 104.7 FM. www.juanmartorano.blogspot.com http://www.juanmartorano.tk/ . www.twitter.com/juanmartorano30/ . jmartoranoster@gmail.com , j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1762 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a100502.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO