Entrevistando imaginariamente a Marx sobre lo tratado en: El capítulo VII de “El Capital” (I)

¿Qué hecho oscurece a los cambios reales de valor y a la proporción en que el valor cambia?

Volvamos a la fórmula C = c + v que, al transformarse en C’ = (c + v) + p, transforma a C en C’. Sabemos que el valor del capital constante se limita a reaparecer en el producto. Es decir, que el producto de valor que brota en el proceso como algo realmente nuevo se distingue del valor del producto conservado en ese proceso; por consiguiente, no es, como parece a primera vista, (c + v) + p, o lo que es lo mismo, (41000 bolívares (c), 9000 bolívares (v) y 9000 bolívares (p), sino v + p, o lo que es lo mismo, 9000 bolívares + 9000 bolívares; no 59000 bolívares sino 18000 bolívares. Si c, capital constante, fuese = 0, o, dicho en otros términos, si existiesen ramas de producción en que el capitalista no necesitase emplear ningún medio de producción producido, ni materias primas, ni materias auxiliares, ni instrumentos de trabajo, sino simplemente las materias brindadas por la naturaleza y la fuerza de trabajo, no habría por qué transferir al producto parte alguna de valor constante. Este elemento del valor del producto, representado en nuestro ejemplo por 41000 bolívares, desaparecería, pero el producto de valor de 18000 bolívares, con 9000 de plusvalía, seguiría teniendo la misma magnitud que si c representase la suma máxima de valor. Tendríamos C = (0 + v)= v, y C’, o sea, el capital valorizado, = v + p. Por el contrario, si p, fuese = 0, o, dicho en otros términos, si la fuerza de trabajo cuyo valor se desembolsa en el capital variable solo produjere un equivalente, tendríamos que C= c + v, y C’ (el valor del producto) = (c + v) + 0, y por tanto, C = C’. Es decir, que el capital desembolsado no habría rendido valor alguno.

Sabemos ya, en efecto, que la plusvalía no es más que el resultado de los cambios de valor que se operan en v, es decir, en la parte del capital invertida en fuerza de trabajo; que, por tanto, (v + p) = v + ∆v (v más incremento de v). Lo que ocurre es que los cambios reales de valor y la proporción en que el valor cambia aparecen oscurecidos por el hecho de que, al crecer la parte variable, crece también el capital desembolsado. De 50000 se convierte en 59000. Para analizar el proceso en toda su pureza hay que prescindir, pues, de aquella parte del valor del producto en que el valor del capital constante se limita a reaparecer, cifrando por consiguiente en 0 el capital constante y aplicando así una ley matemática, que consiste en operar con magnitudes variables y constantes, de tal modo que éstas sólo se relacionen con aquellas por medio de una suma o de una sustracción.


nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1188 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: