Análisis del acuerdo climático de la COP27 y su impacto en la transición energética

La reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, también conocida como COP27, celebrada en Sharm el-Sheij, Egipto, logró un acuerdo histórico sobre financiamiento climático que podría marcar un punto de inflexión en la lucha mundial contra el cambio climático. Tras dos semanas de intensas negociaciones, los casi 200 países participantes aprobaron el establecimiento de un fondo para pérdidas y daños sufridos por los países más vulnerables debido al calentamiento global.

Avances en materia de desarrollo y sostenibilidad

Este avance podría ayudar a países en desarrollo a implementar proyectos de energías renovables y reducir su dependencia de combustibles fósiles, lo que a su vez tendría un impacto positivo en las tarifas de luz que pagan los ciudadanos. Con energía más barata y renovable, se reducirían los precios que aplican las comercializadoras de energía.

El acuerdo alcanzado en Egipto al respecto envía una señal potente de que por fin se está progresando hacia una mayor justicia climática global. Esto podría impulsar a los países en vías de desarrollo a redoblar sus ambiciones en materia de renovables y eficiencia energética, claves para la descarbonización. Además, con mayores inversiones en este sector se mitigarían los efectos de la volatilidad del precio de la luz que sufrimos hoy en día debido a la dependencia del gas y el petróleo.

Factores económicos del acuerdo

No obstante, aún quedan muchos detalles por concretar respecto al monto de financiación. Esto podría retrasar la respuesta climática y la adopción de energías renovables a gran escala, manteniendo las tarifas eléctricas sujetas a los vaivenes del mercado del gas y el petróleo.

A pesar de las incertidumbres, si este fondo se implementa correctamente podría suponer un antes y un después en la carrera por lograr un sistema energético basado en las energías renovables, clave para mitigar el avance del cambio climático y garantizar un suministro eléctrico estable y asequible para las próximas décadas. Se abre así una oportunidad para que países en vías de desarrollo reduzcan su dependencia de fuentes fósiles de forma acelerada gracias al nuevo respaldo financiero.

No obstante, existen dudas sobre el compromiso real de los países desarrollados con el cumplimiento efectivo de las contribuciones necesarias para este fondo. Será necesario que en la siguiente COP muestren avances tangibles para dar credibilidad al ambicioso acuerdo alcanzado en Egipto. De ello dependerá en gran medida que la transición energética mundial hacia las renovables acelere el paso que se necesita para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

 

teresa.monaco@community.papernest.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2107 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas