Gasolina y el mito del aumento

—Compita, en este país.

—¿En cuál?

—Bueno, en lo que queda pues. Hay un mito con ese asunto del aumento de la gasolina.

Por ahí en no sé qué lugar empezaron a protestar porque les aumentaron el bendito combustible.

Desde hace años se la pasan metiéndole miedo a la gente con el tal aumento de la gasolina. Que si aumentan habrá un estallido social.

Que si el pato y la guacharaca. Pura embuste.

Yo estoy convencido que todos esos que salen a protestar contra el aumento de la gasolina no tienen ni una bicicleta con ti menos un carro, no diga usted una buseta.

Los que tienen carro, buseta o gandolas no salen a protestar, solo el pata en el suelo sale hacer el tonto.

Tome el ejemplo de acá. El gobierno está regalando la gasolina desde hace rato y los precios lo que hacen es aumentar, no han bajado.

La gente que echa gasolina le da al bombero 5 o 10 mil sober-anos; lo mismo pasa con lo parqueros de las avenidas de Caracas, si no tienen efectivo le dan un paquete de arroz o un kilo de espagueti, y resuelto el problema del pago.

La gasolina en este estero lo que cuesta son centavos, pero por la bombona de gas le quitan 200 mil por el pecho, si están de buen humor. Si los agarra atravesaos ni se imagina.

Una empana da cuesta 10 mil y un tequeño 15 sober-anos. ¿Y eso por el aumento de la gasolina?

No. ¿Es así o no es así?

—Así es, cómo le discuto esa.

—Entonces. Los medicamentos con la gasolina regalada, el más barato ya va por los 80 mil sober-anos. De ahí pa’rriba lo que usted quiera.

De dónde ha salido esa semejante mentira que el aumento de la gasolina incide sobre el aumento de los precios.

¡Mentira, mi vida, lo que se da y no se mira

Mentira fundida por miel que evaporó mi piel

Mentira prohibida, debilidad que me domina

Mentira, mi vida, no quiero más mentirte, amor

Solamente encontré el necio precio de volverme...

Mentira vendida, moralidad que me intoxica

Mentira escondida, flagelo que mi corazón no olvida

Mentira, las tentaciones destructivas

Mentira medida, no quiero más mentirte, amor!

—Hasta le salió canción, para que no vayan a decir que usted está mintiendo.

—Así es compita.

Solo el pobre que vive de falsas ilusiones todavía se sigue creyendo el cuento ese del aumento de la gasolina.

Que fue el detonante del Caracazo. Parranda de malandros que lo que hicieron fue saquear los locales de los más tontos.

Ya ni lo festejan, no vaya hacer que se les voltee la tortilla.

Como le vengo diciendo de esa mentira tienen tiempo los gobiernos viviendo y atemorizando a la población. Que si el FMI y no sé qué organismo del imperio. Y la yuca bien adentro.

Es que el vivo vive del pendejo, eso téngalo por seguro.

—De quién más va a vivir. Hay otro que se crea semejante cuento.

Ahora los chavistas están de fiesta con lo que pasa en Ecuador. Se les olvido los 200 y picos de muertos que tienen en la conciencia por las manifestaciones del año 2017.

Sin contar los muertos por falta de medicamentos y la desnutrición.

—¡Eso es culpa del imperio! Aquí no ha pasado nada desde que el chofer es presidente.

Son falacias, decía aquel.

Yo le insisto y me perdona, el mito del aumento de la gasolina sirve más que el mentol chino.

Le mete miedo a la gente y los mantiene atontados.

Mientras tanto los precios suben y van pa’rriba sin aumento de gasolina.

¿Cómo explica usted eso?

—Qué le voy yo a explicar, usted acaso me ha visto cara de político en programa de televisión.

Vaya a donde misia Jacinta a ver qué le dicen allá. Alguna respuesta revolucionaria le deben dar.

Me dijeron que ya llegó el agua oxigenada, voy a ver a qué precio.

Nos vemos más tarde.

Y le dijo: Por ahora, apriete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 642 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a283351.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO