Guerra Económica Atípica, la Gasolina y David Paravisini

Según entendí, la iniciativa para realizar un foro sobre el aumento de la gasolina, contó con el concurso de camaradas del Gran Polo Patriótico Anzoátegui y tuvo como ponente central, al camarada David Paravisini. Hay muchas cosas que se observaron y dijeron en este foro que ameritan un análisis muy detallado, pero evito describir cada uno de esos detalles y trato de acercarme a uno de los puntos que considero importante para un debate.

Es bueno precisar antes de entrar al asunto, que la exposición del amigo David Paravisini fue realmente excelente. Esperaba una exposición así, porque el camarada Paravisini tiene años metido en el tema petrolero y la información suministrada sirvió para conocer situaciones que deben ser evaluadas al momento de definir un ajuste en el precio de la gasolina.

No tengo nada que agregar, respecto a la calidad de la exposición y a los datos que mostró David Paravisini. Los datos son consistentes y un desencuentro puede surgir con algunas propuestas que nos ofreció David Paravisin..

David comienza su intervención enmarcando el tema en el contexto de la guerra económica y reconoce la existencia de esta guerra. Esta primera consideración, me puso en alerta, porque aunque creo en la guerra económica, tengo la idea que es una guerra bien atípica. Tengo esta idea, porque es una guerra no es muy frecuente ver. No es muy común en una guerra, que uno de los actores involucrados en la confrontación asume el papel de financiar al enemigo para que se arme y prepare para esa guerra.

Cuando creía que Paravisini iba a tomar este elemento para distraernos o darse una oportunidad para tratar este tema de la guerra sin mucha conexión con el problema de la gasolina, inmediatamente David, habló de una "guerra absurda" y esto me hizo volver a la calma. Así como los dólares entregados por CADIVI a los empresarios sirvieron 8 y sirven) para financiar esta guerra y desangrar el país; la gasolina y su contrabando sirve para ese propósito. Este es fue el punto clave del foro y de lo planteado por David Paravisini.

David afirmó en una de sus láminas, que esta "guerra absurda" recibe un apoyo financiero que proviene del "contrabando de combustibles POR EL DIFERENCIAL DE PRECIOS y por la MANIPULACIÓN CAMBIARIA FRAUDULENTA que estos agentes de la Guerra Económica desarrollan en contra de nuestra moneda y de la tasa de cambio" (La negritas son de David Paravisini)

En esto concuerdo totalmente con el camarada Paravisini. Tomé esta referencia, pero en su intervención se presentaron un conjunto de evidencias a través de las cuales se va observando, cómo el contrabando resulta un extraordinario y lucrativo negocio, que ofrece apoyo al proceso de desestabilización. Hay todo un entramado situaciones para este propósito, que incluye una legislación que ofrece luz verde al contrabando de combustible y tiene a ECOPETROL (empresa colombiana) como el motor o músculo de ese proceso. En este juego, están los meritocráticos Luis Guisti y Caldero Berti.

Colombia con un consumo de 80.000 barriles diario, un parque automotor de dos millones cuatrocientos mil autos, tiene 5.049 estaciones de servicios. El incremento veloz de estas estaciones se han concentrado en las fronteras. Venezuela en cambio, tiene un parque automotor de 5 millones quinientos mil auto -no se incluye transporte público- y tiene 1.724 estaciones de servicio.

Venezuela "consume" 299 mil barriles diario de combustible de los cuales, 145 salen de contrabando y son parte de este jugoso negocio. El precio de la gasolina en Venezuela es 35 veces menor a lo que cuesta producirla, pero en Colombia; el precio de la gasolina es 78,9 veces mayor que en Venezuela.i Todo este jugoso negocio hace perder a Venezuela más o menos nueve mil millones de dólares que sirven para engordar a la oligarquía colombiana, engordar a Luis Guisti y Calderón Berti y contribuye además a financiar esta guerra atípica o absurda como bien lo dice David Paravisini.

Davíd esbozó luego una variedad de propuestas y ahí viene un desencuentro con el camarada. Davíd presenta la opción de internacionalizar el precio de la gasolina y es como dar un salto muy brusco. En ese irse al otro extremo; el asunto del contrabando luce como una lucha imposible. Yo debo pagar la gasolina a precio internacional porque hay un contrabando que no puede controlarse por varias razones -corrupción, inseguridad, etc., etc.- y esta solución, que así la entendí, tiene una especie de colchón, que se traduce en un "paquete" de subsidios para los venezolanos y venezolanas en forma directa.

La propuesta para "amortiguar" este incremento debe ir acompaño con una especie de "bono" de gasolina -especie de cesta tique- que deben recibir los venezolanos y venezolanas. El problema que tenemos con el contrabando como lucha imposible, puede estar también presente en este sistema de subsidio, que igualmente puede caer en el terrenos de la corrupción.

Pero dentro de todo esto, se observa, que así como sucede con la renta y los dólares que viene "chupándose" la oligarquía "venezolana" para financiar guarimbas; la gasolina hace un importante (muy importante) aporte a ese proceso de desestabilización con el contrabando y el concurso de la oligarquía colombiana. Más que ajustar el precio, que es justo hacerlo; el centro de atención debe ser este contrabando que sirve a esta guerra económica atípica.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2475 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /energia/a203385.htmlCd0NV CAC = , co = US