Misión petróleo: el petróleo, tema tabú

El tema petrolero ha sido un tema tabú, siendo abordado, fundamentalmente, por una élite, en un principio los representantes de las compañías trasnacionales, que eran las únicas que conocían de petróleo, luego por una élite estadal, que fue formándose apresuradamente para poder negociar y defenderse de las pretensiones imperiales, del resto de la sociedad muy poco se involucraba, era un tema ajeno. Recordemos que las primeras escuelas de economía surgen en los años 40 del siglo pasado, lo mismo podemos decir de la ingeniería y geología del petróleo.

Sin embargo la mayoría de estas carreras poco han dedicado espacio al debate histórico, al conocimiento de la formación y origines del petróleo en Venezuela, el desarrollo de la industria petrolera a nivel mundial, cómo se fue convirtiendo el petróleo en el primer energético en el mundo, las vinculaciones políticas del petróleo, el papel de este energético en la primera y segunda guerra mundial, la relación con las crisis económicas mundiales, petróleo y geopolítica, pero mucho menos conocidos son los temas relacionados al impacto sociocultural del petróleo, salvo los ensayos de Salvador de la Plaza, Rodolfo Quintero, entre pocos, es muy poco sobre lo que se ha abordado sobre este tema en forma sistemática. Gran parte de lo que se ha escrito en Venezuela acerca del impacto del petróleo en la sociedad venezolana ha sido obras literarias o de carácter económico. (González Oquendo: 2006)

En cuanto al género literario recordamos entre otras obras: Mene (1936) de Ramón Díaz Sánchez, Oficina Nº 1 (1961) de Miguel Otero Silva, Memorias de una antigua primavera (1989) de Milagros Mata Gil, Guachimanes (1954) de Gabriel Bracho Montiel y Mancha de aceite (1935) de César Uribe Piedrahita (Carrera: 1972). Los primeros intelectuales que abordan el tema petrolero a principios de los años 30 y 40 del siglo pasado van a tener visiones contrapuestas y que manifiestan poco dominio del tema. La mayoría de escritores, historiadores y economistas marxistas van a insistir en las malformaciones éticas del capitalismo dependiente, de la explotación de la clase obrera, pero no se opusieron al desarrollo de la industria petrolera, en la que percibían el camino más propicio para acelerar las fuerzas productivas y la formación de una clase obrera y el consiguiente enfrentamiento entre capital y trabajo, que permitiera el surgimiento del comunismo.

El petróleo en Venezuela no ha llegado a todos los venezolanos, nos referimos no solamente a la distribución de la renta sino también a su conocimiento. Este que es el tema central no solo de la economía, sino de la sociedad toda venezolana, es aún poco abordado en nuestras universidades. Desde la primaria, pasando por las universidades hasta los estudios de postgrados, en todas las carreras y especialidades, en los medios de información, el tema petrolero tiene que ser debatido a profundidad por todos los venezolanos, es decir una campaña sistemática de ALFABETIZACION PETROLERA, es la única forma de entender nuestra formación histórica en estos últimos 100 años, lo que hemos sido, somos y seremos.

Así como existe Cátedras Bolivarianas en las instituciones escolares debe también existir Cátedras Petroleras. Quizás podríamos pensar en una nueva misión, que sugiero, lleve el nombre de unos de los más grandes defensores de este recurso, me refiero a JUAN PABLO PEREZ ALFONZO, "El Padre de la OPEP". Una misión que haga posible que el petróleo sea realmente de todos los venezolanos, que no siga siendo la referencia mítica entre la maldición o el dorado y que no nos haga ser presa fácil de quienes desde adentro y afuera pretenden seguir controlando los designios del país para el beneficio de una élite.

Nadie puede negar, que durante el proceso revolucionario (1999-2015), ha sido el periodo histórico donde no solo se ha distribuido mejor la renta petrolera, sinos además, en el cual el tema petrolero ha sido más debatido. Chávez despojó el tema petrolero de la exclusividad de los "expertos", lo hizo un tema común y necesario. Chávez politizó al petróleo, lo llevo al debate, a la crítica, al cuestionamiento, a través de una historia que vinculaba a este energético con las relaciones de poder a nivel nacional y mundial. Pero esta posición debe hacerse más sistemática. Ahora frente a la crisis del rentismo y la imperiosa necesidad de pensar y construir una sociedad distinta y dejar atrás el mito de la "Siembra del Petróleo".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2189 veces.



Pedro Rodríguez Rojas


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: