Nuestro petróleo, el artículo 5° de la CRBV, y la importancia de discutir el tema petrolero

Geopolítica petrolera

El 12/11/2012, el Dr. Luis Fuenmayor Toro (LFT), en respuesta al señor Joaquín Ramos, analiza sucintamente, por aporrea.org, con argumentos por demás contundentes, las razones que lo llevan a sostener que Venezuela privatizó hasta el 40% de algunas porciones del petróleo de los venezolanos con la creación de las empresas mixtas.. Ciertamente, eso es así, aún con el señalamiento que de l valor total de ese 40%, el 33% debe ser entregado en regalías al Estado Venezolano, más el 50% en impuesto sobre la renta, más otros proventos contemplados en la Ley.

El hecho es que, con apenas el 10% del valor del crudo extraído (además de lo que se quedan gracias a las trampas que históricamente han hecho para apropiarse de lo ajeno), las transnacionales asociadas bajo la modalidad de empresas mixtas con Venezuela, están haciendo un jugosos negocio en virtud del alto valor de su tasa de retorno, porque el del petróleo es, desde hace más de 120 años, el mejor negocio del mundo. Y por supuesta que Venezuela también gana muchísimo. Para las transnacionales petroleras,la posesión de esas porciones de nuestras reservas probadas en esa parte del territorio nacional incrementa el valor de sus acciones en las Bolsas de Valores del Mundo. Y curiosamente, mientras eso sucede con las acciones de las transnacionales, el Indice de “Riesgo País” de Venezuela se mantiene en la picota (groseramente alto para beneplácito de venezolanos que no se cansan de desear y conjurar por la inestabilidad política y económica de la nación) porque así le da la gana a las calificadoras de riesgo, aunque los índices de la Bolsa de Valores de Caracas se mantiene, desde hace varios años, en la cúspide de las Bolsas de Valores del Mundo, llámense éstas Wall Street, Londres, Hong Kong, Franckfurt, Sao Paulo, Roma o Sidney.

En efecto, tal como lo señala LFT, la coletilla en el artículo 5° es un “gazapo” que colaron, a hurtadillas, testaferros de ¿Luis Miquilena, de Luis Giusti, de las Siete Hermanas? Vaya usted a saber quién. En su momento, Gastón Parra Luzardo (+), Álvaro Silva Calderón, Carlos Mendoza Potella, Francisco Mieres (+), entre otros, denunciaron ese atropello legal, pero así quedó, como lamentos ante la Corte Celestial.

En el campo de la Política Petrolera de Venezuela, que diseña y lleva a cabo el gobierno nacional, se siguen presentando elementos negativos que llaman nuestra atención, así como la de otros muchos venezolanos. Enumeremos algunos de ellos: 1) El alto costo del crudo que compramos en el exterior (30% en promedio de los costos totales de PDVSA) a precios internacionales para proveer a las refinerías que poseemos en EE.UU y Europa; 2) el alto costo, sin reportar ganancias, de esas refinerías; 3) el contrabando “legal” de crudo y derivados donde están involucrados altos funcionarios de PDVSA; 4) la ineficiencia de la petroquímica, que preside desde mala hora Saúl Ameliach, donde destacan los elevadísimos gastos administrativos de Pequiven.
Al lado de esos aspectos, creemos: a) en lo acertado de la Política Petrolera Internacional de Venezuela, b) en lo importante de las Alianzas Estratégicas, c) en lo positivo de la Política Energética Integracionista con los países hermanos de Latinoamérica y el Caribe, d) en la solidaridad con los países caribeños y con cualesquier otros que sufran catástrofes naturales, e) con la contribución a la solución de la gran deuda social que acumuló la república durante siglos, f) con el apoyo a la treintena de Misiones que en mucho alivian las necesidades de centenares de miles de venezolanos.

Además, creemos en la racionalidad de la explotación del crudo venezolano, que debe hacerse con el más profundo criterio ecologista para evitar la depredación de que han sido objeto las zonas ya explotadas de la Cuenca del Lago de Maracaibo y de los estados Anzoátegui, Monagas y Falcón.
Así mismo, debe apurarse la construcción de las nuevas refinerías anunciadas, la de Cabruta, la del Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui, Batalla de Santa Inés, Petrobicentenarioasí como los proyectos de expansión y conversión profunda de las de El Palito, Puerto La Cruz y el Complejo Refinador de Paraguaná, lo que permitiría elevar la capacidad refinadora a más de 2 millones de barriles diarios para el año 2019. Es estratégicamente necesario, en aras de la consolidación de nuestro crecimiento y consecuente desarrollo, poner todo el empeño en los seis polos petroquímicos planificados y anunciados: Ana María Campos, Morón, José Antonio Anzoátegui, Paraguaná, Navay, Puerto de Nutrias y Güiria, para así ir consolidando el desarrollo “aguas abajo” de la industria petrolera y petroquímica venezolana.

Creemos, igualmente, que PDVSA debe apoyar al Sistema Educativo Venezolano en sus programas de formación de Recursos Humanos en las áreas de la Ciencia, la Tecnología y la Economía Petrolera en todos sus niveles, manifestaciones y modalidades.

Todo lo anterior, expresado en forma si se quiere muy sucinta, reviste una gran importancia en el presente y en el futuro de Venezuela.

cepo39@gmail.com

*Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5270 veces.



César Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /energia/a154457.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO