El 26S enterremos a los conspiradores

La canalla nacional e internacional está desbordada en contra del proceso bolivariano y los ataques proceden desde diferentes frentes.

Por un lado la canalla mediática desde los cinco continentes dispara diariamente contra el presidente Hugo Chávez y el proceso revolucionario, que desde Venezuela se ha irradiado al continente americano y el mundo, lo cual representa un dolor de cabeza para el imperio y sus lacayos en sus ramificaciones mundiales.

El discurso periodístico para satanizar a Venezuela y su revolución es constante y armónico. Cuando por ejemplo, CNN ofrece una "información", en contra del Comandante Chávez, de Venezuela y de la Revolución, inmediatamente esta se constituye en una pelota de ping pon, que rebota en Europa, Asia, Afríca, Oceanía y América, donde los periódicos más importante de las capitales de paises en estos continentes, con honrosas excepciones, abren sus primeras planas, con la infamia dicha través de uno de los laboratorios comunicacionales, que funcionan las 24 horas del día y los 365 días del año, en contra de lo que para los gendarmes del mundo es un mal ejemplo, como el espiritu liberador que ha desarrollado el pueblo venezolano, suramericano y caribeño, donde cada día toma mayor impulso el ideario bolivariano.

La lluvia de excretas mediáticas aumenta en la medida que se acerca el proceso electoral en el cual está en juego la revolución y los beneficios alcanzados por el pueblo en estos once años, como son los comicios del 26S, para renovar a los integrantes de la Asaamblea Nacional.

Acompañando a la calumnia vienen los ataques a sectores sensibles, tal como es la desaparición de insumos indispensables para la buena marcha del país, como son los renglones alimentarios, las medicinas, los repuestos y partes automotríz, este último incide en el desarrollo del parque automotor del país, que representa al sector transporte, sumamente sensible.

Todo esto dirigido a crear malestar en el electorado con miras a tratar de revertir la segura derrota que el pueblo nuevamente le va a propinar al imperio y sus peones, cuando pinte nuevamente de rojo a la Asamblea Nacional.

No contentos con estas actividades delictivas, los asalariados del imperio a través de la USAID, NED y demás fachadas de la CIA y el Pantágono, han optado por tantear al sector eléctrico, en el entendido que es mucho más sensible que el petrolero, que ya fue atacado en 2002, pero que pese a la contingencia originada no pudieron dar al traste con el gobierno popular y revolucionario, que ya había salido triunfante frente al golpe de Estado, ejecutado por Fedecámaras, la Confederación de Trabajadores de Venezuela, liderada por AD y COPEI, por la meritrocacia burguesa de PDVSA, la burguesía rancia nacional, y un sector fascista de la Fuerza Armada, que traicionando su juramento de defensa de las instituciones y los intereses de la patria, se plegó a la criminal acción que fue abortada por el pueblo en la calle armado de Constitución.

Actualmente están montados en los sabotajes al sector eléctrico, provocando apagones, para crear descontento en el pueblo y tratar de ganar votos para ocupar escaños en la Asamblea Nacioonal, en busca de una mayoría, para tratar de reeditar en Venezuela en contra del comandante Chávez, lo que hicieron en Honduras contra Zelaya. Solo que aquí la fuerza armadas es digna y soberana y no títeres del imperio y el pueblo venezolano no es el mismo del 2002 y seguramente sabrá cobrar en la calle una nueva traición, por lo que puede costarles caro otra aventura.

Frente a esta guerra mediática y actividades de la Quinta Columna, vamos todos el 26S a votar para la defensa de la Revolución. La Consigna tiene que ser "Ni una curul para la contra". El 26S enterremos a los conspiradores.

Periodista*

cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2471 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas