Voto paritario

Ud. está equivocado, profesor Fuenmayor Toro

En su artículo, Voto paritario estudiantil, aparecido hoy, 19.09.09, en APORREA, el Prof. Luis Fuenmayor Toro, hace una serie de reflexiones que bien valen la pena considerar, viniendo de un ex Rector de la UCV y ex Director de la OPSU. Trata el asunto del voto paritario estudiantil, establecido en la recién promulgada Ley Orgánica de Educación (LOE). En su artículo, el mencionado profesor señala, al final del mismo, algo que contradice totalmente el análisis que al respecto hace en los párrafos anteriores. Él indica que, cito: “Cuando en las academias militares y en las escuelas de formación de oficiales de la Fuerza Armada Nacional se elijan autoridades por votación paritaria de estudiantes, profesores y trabajadores, creeré que el planteamiento incluido en la ley es sincero y no demagógico y politiquero. Mientras tanto, tengo pleno derecho de pensar que sus motivaciones nada tienen que ver con la democracia en las universidades”. Es decir, esta amenaza nos sugiere que de cumplirse con esta obligación en las instituciones de formación militar, el voto paritario, para el Prof. Fuenmayor, si tendría razón de ser, sería correcto y válido, de lo contrario no. Amén de que también aceptaría que los trabajadores pueden votar, cuestión a la que se ha opuesto rotundamente, tal como lo demuestran sus artículos, incluso aparecidos en APORREA. Esto nos desorienta en cuanto a las permanentes posturas, opositoras, que en cuanto a la LOE ha sostenido este profesor universitario.

En su secular error el Prof. Fuenmayor, señala, quien sabe con qué oculto interés, medias verdades al respecto de las universidades experimentales. En efecto, en su escrito señala, cito: “La posición gubernamental en este sentido aparece plasmada en la Ley Orgánica de Educación promulgada, no sólo es equivocada y perjudicial desde el punto de vista académico, sino contradictoria con el tratamiento dado por el gobierno a las universidades experimentales, donde nadie vota y no parece importar, y está estimulada por la creencia de que este tipo de modificación le hará ganar las elecciones en todas las universidades autónomas”. La primera cosa que llama a la atención de estas aseveraciones es que se introduce un enorme prejuicio, pues se sugiere que a través de promulgada Ley, el Gobierno tiene un objetivo distinto que el de poner a tono el sistema educativo con los tiempos y realidades modernas. Lo asoma más como una estrategia partidista, cosa que suena extraña viniendo de un profesor de tan alta categoría. Pero además, es completamente falso que “nadie vota” en las universidades experimentales, al menos esto es incorrecto afirmarlo para todas las instituciones que se desarrollan bajo este esquema. La Universidad Simón Bolívar (USB), la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCLA), son entre otras, universidades experimentales donde las autoridades son escogidas por elecciones. Para confirmarlo, sólo basta colocar en un buscador WEB las siglas de una universidad experimental de las citadas más la palabra elecciones. Por otro lado, confunde los objetivos plasmados en la LOE, que persiguen corregir los históricos errores de las universidades donde no se permitía, hasta el pasado 15 de agosto, elecciones democráticas y participativas, para la escogencia de sus autoridades. Había, por el contrario, un sistema aberrante y desproporcionado, donde 40-50 votos estudiantiles apenas equivalían al voto de un profesor. El mencionado profesor sugiere, no obstante, que el Gobierno lo que busca es “ganar las elecciones en todas las universidades autónomas”. Si fuese ese el objetivo, bien podría el Gobierno, si tomamos las palabras de este profesor, decidir a dedos, sobre las autoridades de, por ejemplo, las universidades antes mencionadas. Lo que sí sugiere el mencionado profesor, con esta apreciación, es que la mayoría de los estudiantes de las universidades autónomas son pro gobierno.

El Prof. Fuenmayor Toro indica, cito: “Un caso idéntico es el de los estudiantes entre sí y con los profesores. Tampoco son iguales entre ellos desde el punto de vista académico. Unos son recién admitidos, otros han aprobado el primer año del programa de formación, otros están al final de la carrera cursada. Sus conocimientos sobre la disciplina estudiada no son iguales, sus habilidades y destrezas tampoco serán similares, quienes tienen una prosecución más avanzada estarán en niveles de formación superiores. Al no ser iguales, tampoco pueden tener los mismos derechos. Siguiendo este claro razonamiento, estudiantes y profesores no son iguales si hablamos académicamente. Repito: Son iguales como ciudadanos, con los mismos derechos políticos, pero no como académicos, por lo que no pueden tener los mismos derechos académicos, entre ellos el derecho de votar en la misma forma para la escogencia de las autoridades universitarias”. Ya de por sí, la pura lectura del párrafo produce cansancio mental. La idea de justificar lo injustificable hace que, con todo el respeto, se roce el cantinflismo. Veamos, de modo comparativo, estas expresiones de Mario Moreno:“¡Camaradas! Hay momentos en la vida que son verdaderamente momentáneos … ¡Y no es que uno diga, sino que hay que ver! … ¿Qué vemos? Es lo que hay que ver … porque, qué casualidad, camaradas, que poniéndose en el caso, no digamos que pueda ser: pero sí hay que reflexionar y comprender la psicología de la vida para analizar la síntesis de la humanidad … ¿Verdad? ¡Pues ahí está el detalle!”. En efecto, según se logra medio entender de lo expresado, en este no tan “claro razonamiento” hecho por el ex Rector de la UCV, a un estudiante durante su carrera le cambian constantemente sus derechos como estudiante. Algo así como que un estudiante del primer semestre tiene menos derechos que un estudiante del tercero o del último semestre. Esto es totalmente falso. Los derechos de los estudiantes son derechos que se mantienen desde el inicio hasta el final de la carrera. Pero lo más criticable de este intento de análisis hecho por el Prof. Fuenmayor, es confundir los distintos niveles de conocimiento y destrezas adquiridos, durante el proceso de aprendizaje, por el estudiante, con sus derechos. Su contradicción es enorme al afirmar que los estudiantes y profesores tienen los mismos derechos ciudadanos, pero no los mismos derechos académicos para votar. ¿Es que acaso los derechos académicos están por encima de los derechos ciudadanos, poniendo al estudiante, por una razón de escalafón escolar, en minusvalía ante el hecho electoral?.Eso suena a inconstitucional. En todo caso, sí acogemos lo expresado por el ex Rector, entonces un estudiante que esté en el quinto año de su carrera, tiene más derechos académicos que un profesor con cuatro años de antigüedad en la carrera universitaria, en consecuencia, debería valer, según esta lógica, más el voto del estudiante que el voto del profesor.

Finalmente, en el artículo se señala, cito: “Las autoridades universitarias, por sus conocimientos, su experiencia, su formación, sus grados académicos y su obra científica y humanística, deberían ser los sabios conductores de las instituciones, que no imponen su voluntad sino resumen y concentran la voluntad institucional”. Comparto plenamente esta idea. Pero lamentablemente, el Prof. Fuenmayor pareciera ignorar nuestra actual realidad universitaria. No necesariamente encontramos en nuestras instituciones esos “grados académicos y…obra científica y humanística”, que distingan decanos, secretarios, vicerrectores y rectores. En muchísimos de los casos se soslaya la referida meritocracia, y es la habilidad partidista la que permite al aspirante de turno ser autoridad universitaria. De esas autoridades han habido, y hay bastante, en nuestro sistema universitario, pero que sí imponen su voluntad y anteponen sus intereses individuales y particulares a los colectivos e institucionales, o peor aún, a los nacionales y patrióticos. Eso lo debe saber y conocer perfectamente el Prof. Fuenmayor, ex Rector de la UCV.

*Prof. Titular. Representante MPPES ULA

hr_gomez_60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2438 veces.



Heriberto Gómez*

Profesor Titular, ULA

 heribertogomez60@gmail.com      @ulandino

Visite el perfil de Heriberto Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: