Universidades autónomas...¿Para qué seguir de espaldas?

PASOS CONTRA LA HISTORIA… Siempre ha sido la Universidad un importante centro de agitación social. Cada episodio que implique el combate de los pueblos, en mayor o menor grado ha contado con la solidaridad activa y efectiva de los universitarios. De sus espacios surgieron importantes líderes y gobernantes de primera línea. En el caso concreto de Venezuela, estos recintos se convirtieron en el taller de hombres y mujeres que perfilaron el destino de la Venezuela contemporánea. Sin negar que de sus aulas hayan salido unos cuantos traidorcitos a la patria, el balance reafirma que ha sido un importante bastión de hombres y mujeres precursores y constructores de la revolución latinoamericana. Esta ha sido una historia de hombres y mujeres que hoy son referencia de audacia, valentía y coraje. Esa UCV que hoy muestra sus debilidades, ambigüedades y excesivo entreguismo a las causas antipatriotas, no es la UCV histórica, combativa, irreverente, rebelde y de vanguardia. No es la UCV del grito combativo. Hoy como muchas otras se nos presenta de rodillas, con una dirigencia que poco aliento da al país en este hermoso paso que hemos dado junto al Presidente Chávez. Pero al fin de cuentas y para que no muera la esperanza allí convive la contradicción. Se impondrá la verdad y la noble causa que anima a la gran mayoría de los venezolanos que hoy construyen la Revolución Bolivariana.

¿QUIÉN ESTÁ DE ESPALDAS?... La Universidad es ciencia, discusión, pluralidad, participación, lucha, solidaridad. Hombres y mujeres construyendo los fundamentos del progreso. Casi todas las universidades autónomas venezolanas entraron en las dos últimas décadas en un proceso de contradicción que en buena medida las llevaron a negar su esencia. Se quedaron en el pasado y no entendieron que este país cambiaba de manera vertiginosa. Frente a sus fachadas sigue pasando una marcha o movilización con un líder y un pueblo que curiosamente asume aquella comunidad universitaria que discutía y enfrentaba la injusticia. Hoy la vanguardia es el pueblo. Hoy la bandera de la revolución la tiene el pueblo que cada día se incorpora a las misiones y construye la nueva Venezuela desde el mismo corazón de sus comunidades. La universidad de hoy niega su sentido de pertenencia popular. Sus autoridades la asumen elitesca y desencajada de la realidad. Hay una macabra coincidencia con quienes niegan la patria y se postran a los intereses transnacionales. Una especie de contracorriente que la convierte en reaccionaria y opositora rabiosa.

DEMOCRATIZACION URGENTE… Así como el Consejo Universitario de la UDO aprobó la reelección interna, no sabemos si por interés particular o reconocimiento a la realidad nacional, bien bueno sería que asumiera el paso de la democratización para estar acorde con la Constitución Nacional. Se trata de modernizarse y acoplarse a los tiempos. Se trata de echar de lado las discriminaciones internas y decirle a la Venezuela Bolivariana que la Universidad, cualquiera que sea, se asume democrática de verdad. Que así como todo el país, sin distingos, elige su presidente y demás gobernantes, la Universidad no puede seguir viviendo en otro planeta. En fin, no se puede seguir viviendo de espaldas a esta realidad. Latinoamérica y Venezuela cambian todos los días. Nuestras Universidades no pueden ser la excepción.

juan_azocar@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1383 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: