El MPP para la Educación debería seguir el ejemplo que la UCAB dio

En un informe publicado recientemente, la Escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) reporta los resultados de un estudio sobre los logros alcanzados por estudiantes de colegios privados, no-subvencionados y subvencionados, en las áreas de habilidad verbal y matemáticas. Estos resultados han sido recogidos en artículos de prensa, con títulos alarmistas, como si se refirieran al estado de la educación oficial. En algunos de estos artículos se pueden leer frases como: "el país se juega sus próximos 100 años por el declive educativo". En un artículo anterior hice referencia a algunas deficiencias conceptuales e impresiones en dicho informe y al sesgo ideológico de sus conclusiones (ver: https://www.aporrea.org/educacion/a316432.html). Sin embargo, el estudio de la UCAB tiene un valor que hay que reconocer. Se trata de una investigación realizada por una institución de educación universitaria privada cuyos resultados son divulgados abiertamente, aunque esos resultados revelen el mal estado de la educación básica privada. Mientras que el gobierno nacional, específicamente el ministerio con competencia en materia de educación, no sólo no realiza estudios sobre los logros alcanzados por las y los estudiantes en las escuelas y liceos oficiales, sino que se niega a participar en estudios comparativos internacionales.

La costumbre de los políticos de ocultar los resultados de las mediciones de la calidad de la educación oficial no es nada nuevo en nuestro país. Durante el gobierno de Jaime Lusinchi, la OPSU y el CENAMEC realizaron conjuntamente una evaluación nacional de los aprendizajes en matemáticas alcanzado por estudiantes de la Educación Básica de nueve grados. Los resultados de esa evaluación mostraron el estado lamentablemente en que se encontraban nuestros estudiantes en matemáticas. El gobierno declaró ese informe secreto de Estado y prohibió su divulgación. Los gobiernos siguientes evitaron experiencias similares. Durante el segundo gobierno de Caldera, el Sistema Nacional de Evaluación de los Aprendizajes (SINEA) realizó un estudio de rendimiento donde los resultados fueron también pésimos. Aunque no ocultaron el informe, a éste se le dio muy poca divulgación. Chávez en su primer gobierno decidió que no se repitieran esos estudios realizados por el SINEA. En 1997, Venezuela participó en el Primer Estudio Comparativo Internacional (PERCE), realizado por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) de la UNESCO, y ocupó el último lugar junto a República Dominicana entre los países latinoamericanos participantes. El gobierno de Chávez decidió no participar en el segundo de estos estudios, lo cual se ha mantenido por muchos años y no hemos participado en ninguno de los estudios posteriores tampoco.

Ahora que el gobierno de Maduro ha anunciado que están entrando en una nueva época, sería oportuno dar signos de verdaderos cambios en lo que respecta a la educación. Uno de ellos es el tema de la evaluación de la calidad. La sociedad venezolana tiene derecho a saber cuál es el estado de la educación que se ofrece a millones de niños, niñas y jóvenes en las instituciones educativas oficiales. Creo que el MPP para la Educación debería seguir el ejemplo que la UCAB dio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 661 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: