El del viernes negro

Sabías que. Luis Herrera Campíns nació en pleno apogeo de la dictadura de Juan Vicente Gómez, el 4 de mayo de 1925 cercano a los días cuando el Benemérito inaugura la carretera trasandina que arrancaba desde Caracas hasta San Antonio del Táchira, pasando por Valencia, y por su ciudad natal Acarigua

Luis Herrera desde muy temprano comenzó su activismo político en el Colegio La Salle de Barquisimeto cuando andando apenas a los 16 años se incorpora la Unión Nacional Estudiantil (UNE), antecedente del futuro Partido Socialcristiano COPEI. De allí parte a la Universidad Central de Venezuela para cursar estudios de derechos. Desde allí como dirigente estudiantil asume de pleno su condición de dirigente fundador junto a Rafael Caldera de su Partido Demócrata Cristiano.

Campíns ocupará su primer cargo público cuando en 1948 gana su primera elección como diputado a la Asamblea Legislativa del estado portuguesa, diputación cercenada por la misma la junta militar que ya había derrocado a Rómulo Gallego. En su lucha contra la dictadura de Pérez Jiménez participa activamente como dirigente estudiantil en la UCV. Saldrá desterrado por el dictador hacia España donde terminará sus estudios como Abogado.

Luis Herrera Campins corona toda una vida dedicada al activismo político cuando en 1978 se mide en las elecciones presidenciales contra las candidaturas de Piñerúa Ordaz, Prieto Figueroa, José Vicente Rangel y Renny Ottolina. En aquella campaña batió a sus contrincantes con las consignas de ¡Luis Herrera arregla esto! Y ¡Dónde están los reales!

Cuando le pusieron la cinta presidencial jamás imaginó que bajo su gobierno los venezolanos lejos de ver arreglar las cosas, conocerían la primera devaluación de la moneda en aquel viernes negro. Este es otro saber republicano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 655 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor