Las Cartas de Bolívar

Para estudiar la campaña que llevó a las fuerzas patriotas a ganar la batalla de Carabobo debemos consultar las carta del Libertador comprendidas desde el 17 de mayo de 1821, la que escribió el héroe caraqueño al Presidente del Congreso General de Colombia el 25 de junio de 1821, para informarle sobre el combate mencionado y varias en donde los días siguientes el Genio de América nos muestra sus dotes de estratega y de un gran estadista.

En esas misivas nos servirán para conocer más el genio militar y político de Simón Bolívar. Revisando el libro Simón Bolívar, Obras Completas Tomo I. Cartas comprendida entre el período de 20 de marzo de 1799 a 8 de Mayo de 1824, nos encontramos en una epístola dirigida al Señor Guillermo White, fechada el 6 de mayo de 1821, en donde el caraqueño le cuenta a su amigo; la decepción que sufre ya que desde España no reconocieron la Independencia de Venezuela, a pesar de lo debilitada que estaba por su estado de combustión y alarma en que se encontraba.

Le describe que nunca antes se le había presentado una campaña militar tan favorable ya que el enemigo luce sin fuerza moral a pesar de que no son débiles y los ejércitos republicanos manifiestan siempre su entusiasmo para ser libres. Había que destruirle a España y a sus lacayos la esperanza en el ejército Pacificador.

Reconoce que el armisticio le sirvió a las fuerzas patriotas para organizarse, disciplinarse y reforzarse , anunciado que ya conoce la estrategia de La Torre, que no es otra que concentrar sus fuerzas en San Carlos.

Como gran estratega político que es Bolívar comprende que el gobierno de España tratará con mentiras falsas desanimar a los enviados de Colombia Echeverria y Revenga y le pide a su amigo White que sirva de órgano de desengaño, escribiéndoles e informándoles de todo lo que acontezca, entendiendo que sus enviados deben hacer los que dicten el tratado de paz y reconocimiento y no España.

El 17 de mayo desde Boconó de Guanare el Libertador se comunica con Fernando Peñalver, que nombra Director General de las Rentas de la República, anunciándole lo bien que va la campaña y como el ejército ha ido tomando todo el occidente con los Coroneles Varga y Carrillo, además refiere la toma de Coro por Urdaneta.

Muy complacido Simón le narra a Peñalver la insurrección del padre Torrellas en Sarare, que fue realizada con "un atrevimiento inaudito"; como anunció Bolívar; ya que la 3era División española estaba en Barquisimeto y la 5ta en Araure.

En otra carta dirigida a Peñalver el 24 de mayo con una gran generosidad; el caraqueño inmortal; al conocer el estado de miseria que se encuentra su amigo, le informa que le ordenó a su criado que venda su equipaje y con el dinero obtenido socorra a su amigo en desgracia.

Anuncia al Director General de Rentas que el enemigo se ha concentrado entre Araure y San Carlos, le informa los paso del ejército libertador en las personas de Reyes Varga y Cruz Carrillo que ya deberían estar en Barquisimeto con 1.000 hombres.

Le señala a su amigo que el General Urdaneta ya debía haber tomado Siquisique después de capturar Coro, contando con 2.000 soldados, más las tropas de Santa Marta, que llegaron después de su salida de Maracaibo.

Describe que Bermúdez debía ya estar en Caracas o en sus inmediaciones, le explica que todas las guerrillas de Occidente debían haberse unido a Vargas y a Carrillo y que el Coronel Ramos ha destruido lo que se encontraba en el flanco derecho.

Calcula y así le anuncia a Peñalver que posiblemente el 15 de junio estarán celebrando el aniversario de la Guerra a Muerte en Caracas, equivocándose por solamente diez días.

Concluye en la misiva diciéndole que el ejército patriota se encuentra situado entre Ospino hasta Boconó, el de Apure se incorporará pronto, seguido por el General Urdaneta.

En otra comunicación del Libertador, dirigida al señor Alejandro Osorio desde Guanare el 25 de mayo le anuncia que La Torre se ha dirigido a Caracas con sus mejores tropas para enfrentar la cercanía de Bermúdez, que era una estrategia de Simón para dividir las tropas españolas.

Pero reconocía que el ejército de Morales bastaría para enfrentar a Bermúdez, estaba claro Bolívar que la demora de Páez y Urdaneta no favorecían a los patriotas y podía ser muy grave, aunque las circunstancias son favorables para aprovecharlas.

A Santander le escribe el 13 de junio, después de darle unas instrucciones sobre las prevenciones a seguir para evitar un contraataque en la Nueva Granada por parte de las fuerzas españolas para recuperar el territorio, le participa su certeza de la próxima batalla en Carabobo y la certeza en el triunfo patriota.

Para el 25 de junio, después de enfrentamiento que nos dio la libertad, le escribió al Presidente del Congreso General de Colombia, narrándole la batalla. Simón Bolívar disfrazó las bajas de los patriotas; que fueron mayores, además del número de combatientes del ejército real lo aumento. Desde mi punto de vista el Libertador irrumpe como un gran estratega al dividir al ejército real para que no pudiese presentar a todos sus soldados en la batalla definitiva.

La carta tenía la intención de levantar la moral de las tropas.

Analizando las misivas del Libertador después de esta magna epopeya, podemos encontrar la comunicación del Hombre de las Dificultades con el Coronel Pereira, que fue el militar español que tenía tomada a Caracas.

En la primera carta del 1 de julio de 1821, Bolívar derrocha caballerosidad hacía los vencidos cuando le dice a Pereira: "La guerra ha mudado de aspecto; no estamos en el caso de elegir una muerte desesperada cuando puede conservarse una vida honrosa y ahorrar sangre inocente. Yo, pues, ratifico a V.S. de mis disposiciones para oírlo y acordarle una capitulación honorífica."

Al día siguiente en otra carta a Pereira, Bolívar continua derramando humanidad y haciendo letra viva los convenios que se firmaron en los Tratados de la Regularización de la Guerra en Trujillo. En esta carta le ofrece a los españoles:

Los jefes y oficiales de la división española no serán tratados como prisioneros de guerra, permanecerán en libertad y la única condición que se les pedirá para que regresen a España es que no vuelvan a hacer armas en contra de Colombia.

Las tropas españolas podrán tomar la decisión de servir a las banderas de la República o de establecerse como paisanos si así lo deseasen.

Las tropas venezolanas serán licenciadas para que vuelvan a sus hogares.

Podrán salir del país los paisanos que así lo deseen y los oficiales podrán conservar sus armas.

Esa división de Pereira se le concederá los honores militares al rendir armas.

Ese mismo día el General Bolívar le escribe al General Miguel La Torre haciéndole extensible la deseada paz y "que es justo que nos apresuremos a estancar la sangre de nuestras nuevas y dolorosas heridas..."

Además Simón finaliza con esta generosa frase: "y mirándonos desde ahora como amigos eternos."

Dos días después Bolívar se dirige al Coronel Pereira aprobando los artículos de la capitulación que le había enviado, con las consideraciones que los realistas habían realizado para rendir las armas de esa división.

Para el 10 de julio el Libertador le escribe al General de La Torre participándole que se encuentra muy complacido por la respuesta del jefe español para "anticipar los bienes de la paz".

Lo invita para que envié sus comisionados a Naguanagua para las negociaciones de paz.

Al General Santander; el 10 de julio; le informa que ha vencido en Carabobo y tomó Caracas, reconoce que todo el país está en manos patriotas exceptuando Puerto Cabello en donde se encuentran 2000 soldados españoles.

Le anuncia al militar granadino que está tratando un armisticio con La Torre y le advierte la necesidad que en el sur se dirijan los esfuerzos para que tomen Quito antes del armisticio, ya que la paz se espera por instantes y si no tienen esa ciudad, los españoles no la cederán.

Señala que no es fácil conservar lo ganado, sobretodo manteniendo un ejército que es difícil aprovisionar.

Ya desde ese momento Bolívar ya tiene en mente que la guerra debe continuar con los países del sur de nuestro continente, en donde ya se encuentra Sucre, trabajando para lograr la Independencia de los países hermanos que sea encontraban bajo el yugo español.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 625 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones