Principios Rectores de la Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón”

La Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” es una universidad NUEVA Y DE NUEVO TIPO que asume los principios y valores establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. No ocultamos nuestra firme intención de participar en la construcción del Estado de derecho y de justicia edificado sobre las bases del patrimonio moral de la patria y los principios y valores de la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la corresponsabilidad, la democracia, la paz, la responsabilidad social, los derechos humanos, la ética y el pluralismo político, proclamando las siguientes bases conceptuales y Principios Rectores:

Autonomía responsable:

           La Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” asume responsablemente los principios, valores, planes y políticas del Estado venezolano en el proceso de construcción del nuevo modelo de sociedad. De manera tal que, aunque teniendo autonomía para la planificación y la administración de la institución, no se coloca de espaldas al destino de la nación porque es nuestro propio destino. En el concierto de universidades, no será la Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” la que invoque el concepto de autonomía para desconocer el Estado de Derecho y de Justicia que construimos la mayoría de los venezolanos, y es por ello que asumimos  la autonomía responsable como concepto fundamental sobre el cual edificamos esta nueva institución.

La educación y el trabajo:

Además de asumir la educación y el trabajo, como procesos fundamentales para lograr los fines de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Universidad Campesina de Venezuela promueve el fortalecimiento de la cultura del trabajo productivo. Considera que el proceso formativo en el campo será posible sólo si se desarrolla mediante la conjugación de la praxis productiva con los conocimientos científicos y técnicos, lo cual tendrá como resultado un impacto no sólo en la conciencia ética del campesino, sino en el aumento de la producción y la productividad de alimentos, respetando el ambiente y la vida.

Responsabilidad Social:

Las instituciones de educación universitaria, ante el reconocimiento constitucional de la educación como derecho humano y deber social, adquieren una responsabilidad y un compromiso con  los intereses  de un pueblo que está construyendo un nuevo modelo de sociedad, con el cual debemos hacer causa y destino común. La responsabilidad social de la Universidad Campesina con el interés colectivo público, es decir, con toda la sociedad y particularmente con el sector campesino, se concretará en tanto que su impacto transformador apuntale el logro del objetivo estratégico de formar integralmente al campesino y campesina para contribuir con la seguridad y soberanía alimentaria, además de  integrarse a las organizaciones comunales  en el desarrollo de políticas y proyectos que promuevan la formación de individuos y colectivos emancipadores fundamentales en la construcción del Estado de Derecho y de Justicia.

Justicia Social:

La Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” asume el compromiso de hacer de su acción educativa instrumento para promover la justicia social en el campo. En unidad con las instituciones del sector agrícola, también luchará contra los obstáculos del desarrollo agrocomual del país como lo son el latifundio y la falta de formación integral del campesino, así como prácticas de monocultivos  y otros factores que han frenado la liberación nacional. La larga espera por décadas de los campesinos venezolanos para ver reivindicados sus derechos en cuanto a la tierra, el financiamineto, la formación integral emancipadora, la puesta en marcha de un sistema de comercio justo de los alimentos y el procesamiento agroindustrial comunal son algunas de las razones de justicia social de esta Universidad

Democracia participativa y protagónica:

La construcción e implementación de los planes, así como la administración y funcionamiento de la Universidad se sustentan en el principio de la democracia participativa y protagónica. La participación del poder popular en la institución es fundamental en tanto que la organización agrocomunal sea la plataforma sobre la cual descansa el desarrollo de la institución; además, la perspectiva territorial de la universidad obliga a convocar e integrar a los campesinos y campesinas libres y asociados a los diferentes planes y la toma de decisiones, impactando de esta manera la estructura organizativa de la Universidad mediante la armoniosa integración de voceros y voceras de la organización comunal campesina a escenarios de debate y decisión de la vida universitaria.

Pensamiento crítico:

        El resultado de la implementación de los procesos de formación integral partiendo del entorno social y sus contradicciones, determinará el fortalecimiento de la capacidad de análisis crítico del campesino ante la realidad del campo. El campesino formado en la Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” estará en condiciones morales y éticas de enfrentar, con mayor fuerza, los embates del capitalismo, pero también para construir la nueva estructura de la sociedad justa. Lo crítico en la Universidad Campesina no constituye un porcentaje expresado en unidades curriculares. Es una conducta de la universidad, es su esencia expresada en la dialéctica de las contradicciones de la misma sociedad, el espíritu crítico asume la crítica y la autocrítica como el modelo más acabado del ejercicio de la   democracia participativa y protagónica, de allí que nos alejemos del planteamiento que reduce el pensamiento crítico al contenido de algunas asignaturas o departamentos, reduciendo esta aptitud del espíritu humano a una visión academicista.

 Contextualización de la educación rural:

          La Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” sustenta sus planes de estudio y estrategias educativas en la realidad del entorno de la formación del campesino. Los procesos se desarrollan en el mismo espacio de la producción, es la dinámica productiva la plataforma de la formación integral. El predio del campesino se convierte en el aula de clases, que para los efectos se denomina Aula Integral Campesina. Es entonces el contexto real, su realidad y sus contradicciones lo que constituye la fuente del saber.

          Esta Aula Integral Campesina contiene y dinamiza el espacio-tiempo pedagógico como una experiencia de aprendizaje permanente, de gestión compartida entre quienes se funden en la construcción de los saberes, por lo cual la Universidad se convierte en un hecho concreto sobre un espacio que le pertenece al pueblo, ya sea en su expresión familiar o colectivo, ejerciendo así la enseñanza en su más nítida expresión científica pues se parte de construir teorías que involucran a sujetos, creando un método que conduzca a la producción de conocimientos, los cuales se hacen instrumentos útiles para la praxis social emancipadora.

          El Aula Integral campesina, como unidad de intercambio de saberes y de producción de conocimientos, ha de ser ineludiblemente, un espacio productivo, con pertinencia en la realidad local, contendrá a su vez uno o varios espacios para el intercambio, la reflexión y sistematización de la experiencia y, además, un laboratorio fundamental para los estudios que requiera el proyecto en desarrollo y las demandas de la propia práctica investigativa.

Masificación de la investigación agrocomunal y la Innovación social y tecnológica:

                 La generación del conocimiento en el proceso de formación es una responsabilidad compartida entre el campesino y el docente emancipador. La investigación en sí misma marca la pauta en la dinámica educativa de la Universidad, de ahí que todos los participantes en los programas de formación harán investigación a partir de los proyectos productivos. El perfil que tiene el o la participante en la Universidad es de investigador o investigadora, innovador o innovadora.

                   La Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” es una universidad para la innovación social y tecnológica. La estrategia fundamental para desatar los lazos de dependencia científica y tecnológica y emancipar las fuerzas productivas del campo ha de ser la innovación, la investigación y la acción. El cambio estructural de la sociedad venezolana exige alta dosis de innovación y creación para que, como dice Mariátegui, “La construcción de la nueva sociedad no sea calco ni copia sino creación heróica de nuestros pueblos”.

(Tomado del Documento Rector de la UCVAG)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2205 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: