¿La universidad pública neoliberal?

     1) Vanessa Davies.

    La Lic. Vanessa Davies, Coordinadora General del Correo del Orinoco y de quien lamentamos que no tenga  ya su  habitual programa Contra golpe en VTV, tan elogiada por todos los usuarios de los medios  públicos y hasta por el mismo Comandante  Hugo Rafael Chávez Frías y Fidel Castro.  ¡Que ya es decir! No sé si fue que últimamente pisó algunos callos, como se dice por allí coloquialmente en la calle o por las redes sociales y cerraron su reconocido espacio televisivo; donde, por demás, no solía tener paz con la miseria. Y sus preguntas  siempre incisivas, como si uno estuviera siguiendo un canal de los llamados  independientes, lo cual representan un valor agregado o plus a su desempeño profesional; o fue que por la reestructuración que se está viviendo en la tv venezolana, puso ella misma su espacio a la orden que es una tesis muy plausible, como siempre ella decía.

  Bueno...Ahora estamos contentos porque Dossier es más temprano, a las 9 pm., pero para no ser completos no contamos con el programa de entrevistas y opiniones de esa hora acostumbrada y denominada estelar. Aunque el Lic. William Castillo como que tampoco tiene su habitual Foro-tv, lo que sí es cierto que Contra golpe ya no va más

    ¿Bajo cuál criterio será que evalúan los programas de parrilla de vtv? ¿Será por la medición de audiencia o por la conveniencia política? ¡O lo correctamente político? La perspectiva crítica de la Lic. Vanessa Davies convenía ahora en vtv, pues no se necesitan sólo los áulicos (y no nos estamos refiriendo sólo a Cayendo y corriendo o Zurda conducta, donde no hacen sino panegíricos y ditirambos, sin ninguna nota crítica, todo en la revolución es una maravilla)

  Por otra parte, creemos que esa actitud acuciosa y pasión por la verdad, lo cual ya es bastante en un medio cultural como el venezolano, donde casi nunca hay adecuación entre lo proclamado  verbalmente y los hechos comprobables y empíricos; la realidad concreta, pues. Esa pasión de la Lic. Davies sabemos que la hace tener el sesgo del inmediatismo o el acontecimiento de la corta duración, aquello que agita la coyuntura actual: las manifestaciones callejeras, la violencia de las guarimbas y la reacción de los cuerpos de seguridad del Estado y eso es lo que resalta en sus crónicas del periodismo escrito o en las comparecencias televisivas; pone de relieve lo que al respecto diga el presidente Nicolás Maduro, entre otros aspectos. Y está bien que así sea.

2) Una rosa para Vanessa  (y ciertas espinas)

 Pero, ay, somos del criterio que Davies no hizo justicia, (con perdón, pues a lo mejor soy yo el equivocado) en su crónica del jueves 13 de marzo del corriente (2014) acerca de la reunión entre estudiantes universitarios  y el Sr. Presidente, precisamente.

 O, en todo caso, olvidó destacar la fuerte reacción que tuvo Maduro ante lo que llamó pervivencia del neoliberalismo privatizador en las universidades venezolanas, principalmente en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, UPEL, en su Instituto de Mejoramiento Profesional del Magisterio, llamado también Mejoramiento profesional o Profesionalización, entre otros, según el núcleo que se aluda en todo el territorio nacional.

    Como fuere, es patente que lo reseñado por Davies (2014, marzo, 13 en Correo del Orinoco) discurre sobre los temas más acuciantes de la actualidad venezolana. Signada por esta violencia foguista de  ciertos actantes en el contexto urbano y sectores pudientes y la omisión de los alcaldes opositores de la capital (Blyde, Smolansky, Ocarís), quienes a la chita callando   apoyan y promueven la construcción de barricadas, (no digamos el alcalde y gobernador de los municipios Iribarren, Palavecino y el estado Lara, agregamos nosotros quienes hechos los Willi tiran la piedra y esconden la mano, comenta un amigo mío, el cafetero de la Plaza de libros usados de Barquisimeto, ya que sus impolutos policías resguardan las guarimbas y sus actantes pacíficos que despliegan sus cualidades de constructores cual castores trancando las vías públicas y calles porque no pueden hacer otra cosa sino dar rienda suelta sus pulsiones fundamentales de destructores y piro maniacos furibundos).

3)Universidad Pública privatizada, ¿cómo es eso?

Pero, en fin, creemos que Correo del Orinoco nos debe al menos un reportaje que profundice en una directiva dada por el presidente Nicolás Maduro a propósito de la relatoría que hiciera el bachiller Beiker Vergara, del Instituto de Mejoramiento Profesional del Magisterio; en efecto, interrumpiendo la intervención que hacía el referido estudiante, el presidente preguntó el por qué este núcleo de la Upel cobraba a sus estudiantes 700 bolívares por semestre, que si era una universidad privada, que cómo era eso

Al oír esa intervención radial de ese encuentro (también fue televisada) que cerró una muy concurrida marcha  estudiantil universitaria, tuvimos la impresión que El Presidente Obrero, no universitario, pues, (¿qué curioso, no?) le impactó muy vivamente y respingó de inmediato frente a ese fenómeno de que dentro de la Upel subsista una especie  de universidad privatizada, unas instancias o unidades de negocio que aprovechan oportunidades para obtener ingresos propios, como un reducto de las nociones del neoliberalismo en el subsistema de educación universitaria en Venezuela, desde las décadas de 1980 y 90 o aún antes, cuando se impuso el modelo educativo tecnocrático y también florecieron las famosas fundaciones, programas de extensión y otros.

Señaló de seguidas el camarada Nicolás Maduro Moros, el obrero y luchador social, quien con la pedagogía del Comandante Eterno, en su trato frecuente y cercado, le permitió aclarar la vista y el entendimiento con la discusión intelectual, con la lectura y el estudio, que eso de que ciertos núcleos de la Upel cobre una matrícula tan elevada a los llamados maestros en servicio y otros bachilleres (no profesionales que opten por segundas carreras, decimos nosotros) que estudian los fines de semana, es violatoria de la Constitución Bolivariana de Venezuela (1999), articulo 102, 103 y siguientes Y al respecto instruyó al ministro de Educación Universitaria a objeto de que eliminara ese cobro excesivo a los estudiantes sabatinos de pedagogía de la Upel; que se estudiara ese caso, que si era necesario una ley que la Asamblea Nacional la podía elaborar.

Es de resaltar que lo anterior lo comunicó Maduro en un tono muy enérgico pero lo curioso es que el jueves 13 cuando vamos a confirmar esa tremenda noticia oída por el radio del celular el día 12,  en las páginas de El Correo del Orinoco no hay nada. ¡Fue omitida esa directiva! Por eso ya veremos cómo se embasa o lo pasan por bolas mediante con un reportaje o artículo de profundidad y analizan las implicaciones de la denuncia hecha por el presidente Maduro. Algo tendrá que hacer la Lic. Vanessa Davies, dice uno.

 Es una omisión injustificada, ya que tal aspecto fue central en la argumentación y despliegue de las políticas públicas que en educación desarrolla el Estado Nacional bajo el Gobierno legítimo primero de Chávez y ahora de su hijo Maduro en la continuidad de la Revolución Bolivariana.       

 Nos preguntamos qué dirán al respecto las autoridades nacionales de la Upel y  sus autoridades regionales, el llamado Consejo de rectores, ¿es que se llama? O su Consejo Universitario o sus respectivos Consejos Directivos de sus diversos núcleos de la geografía de la república, que a su vez tienen otras extensiones, en una especie de municipalización de la educación universitaria semi privatizada, por decir algo y donde uno mismo ha sido profesor y contratado de forma precaria, a destajo; así de liberal es la cosa, pero, ah mundo, ya sabemos que la necesidad tiene cara de perro, decimos en mi pueblo y uno trabaja aunque mal paguen, como diría Vicente Fernández referido a otro contexto, por su puesto. Pensamos ingenuamente que ese anuncio, directiva o comentario de Maduro acerca de la Upel privatizada iba a causar un gran revuelo pero, qué va, ¿esas palabras caerán en terreno baldío? ¿Pasará lo del personaje que al lanzar la totuma al agua la hace caer pero al acercarlo a los labios ni gota puede beber? En todo caso, es deseable que esa directiva señalada no se deba perder entre los rebullones de la burocracia universitaria, que incluye a los ministerios.

El Dr. Luís Bonilla Molina en su sitio de las redes (facebook) comenta que la mercantilización de las universidades constituye un fenómeno  que ha venido sucediendo de manera sistemática a los largo de las últimas generaciones como parte del asalto neoliberal, donde hasta la educación es vista como un modelo de negocios, ¿pero cómo es que los graduados como doctores en ciencias de la educación, decimos nosotros, y que tienen grandes puestos en la jerarquía gubernamental, por ejemplo, no advierten de la existencia del neoliberalismo en las universidades venezolanas sino que quien hace ese hallazgo sea un obrero? ¿Qué ironía, verdad?

De lo anterior se puede concluir que el neoliberalismo presente en las universidades venezolanas no sólo expolia a la población estudiantil sino a los profesores y empleados, con trabajadores temporales, diseñado, copia Bonilla a Noam Shomsky, diseñado para reducir costos laborales y aumentar la servidumbre laboral, pues se tiene la temeraria tesis de que el trabajador de contrato temporal rinde más que aquel que tiene empleo fijo; el trabajador contratado es de de bajo costo, dócil y obediente (ergo, el docente contratado en Profesionalización de la Upel no cobra prestaciones sociales, ni bono de alimentación, ni bonos ni tiene organización sindical, es un trabajador a destajo y con los atributos ya dichos).

Así como la contratación de trabajadores temporales ha ido hacia arriba en el período neoliberal, que está recibiendo el mismo fenómeno en las universidades. La línea es idea es dividir la sociedad en dos grupos, (a) Plutonomía, sector superior de la riqueza (en USA y su periferia, se entiende); (b) Precariado, toda una población grande de existencia precaria, con inseguridad social, miseria, hambre y enfermedad. Eso es parte de las implicaciones de lo señalado por nuestro camarada presidente obrero al hablar del neoliberalismo en las universidades, ¿y la redacción de Correo del Orinoco no recogió esas sus palabras y reflexiones? ¡No mejora dada el enfermo de la política comunicacional! Menos mal que eso quedó registrado audiovisualmente y eventualmente se puede recuperar en el canal de You tube, porque de ser por los medios impresos Maduro no dijo lo que estamos comentando aquí sin que son inventos míos. ¡No digo yo, pues!  

Cerremos estas líneas destacando otras omisiones de la crónica del 13 de marzo (2014) inserta en Correo del Orinoco bajo la firma de Vanessa Davies, a quien su instinto periodístico, digamos la llevó según su formación y experiencia de reportera, probablemente, a detenerse a seleccionar lo inmediato de la coyuntura, además tendría como decía un profesor nuestro en las Ciencias de la Información la tiranía del espacio, tres o cinco cuartillas y se ha de seleccionar subjetivamente jerarquizando según la propia perspectiva o del medio. Esas otra omisiones están referidas al asunto de la democratización de las universidades, la participación de toda la comunidad en los comicios con voto paritario ¿igualitario, uno a uno o proporcional y estratificado?  Y la calidad educativa junto a la ampliación de la cobertura del aparato escolar en todos sus niveles y modalidades, especialmente con la municipalización de la educación universitaria, además, ¿la democratización de las universitarias cómo debe expresarse en las nuevas casas de estudio experimentales de nuevo tipo, Misión Sucre, por ejemplo?

A un amigo la intervención de Maduro con los estudiantes le hizo recordar un artículo del reconocido escritor y consecuente revolucionario Dr. Luís Brito García, en que así como la derecha perdió el control de la PDVSA y la FANB, ahora cabría pensar que ante el avance de las fuerzas revolucionarias las universidades podrían incorporarse de manera más efectiva al Plan de la Patria, sin perder su autonomía, sino que al contrario podrían dar sus aportes de ampliamente y no ser unas cajas negras, (así se llama el artículo de Luís Brito García, según la recuperación que hicimos del mismo, Cajas negras, en www.aporrea.org, domingo, 23/06/2013).

    Este aspecto del encuentro de los estudiantes universitarios con el Primer Mandatario, el obrero Nicolás Maduro que identificó una falencia que de tan obvia nadie de entre los especialistas nadie la ve sino la mirada del otro, el que no es del entorno propiamente: la educación pública privatizada y la falta de que hace de que las autoridades universitarias rindan cuentas de su gestión ante su comunidad; bien, los estudiantes abogaron por que en un tiempo perentorio se renovaran tdoas las autoridades universitarias que tuvieran sus períodos vencidos, con elecciones paritarias o uno a uno, según el artículo 34, numeral 8 de la Ley Orgánica de Educación (2009) y cada cual fue desgranando sus razones.

Pero todos sabemos que ese asunto de las elecciones de las autoridades universitarias es particularmente polémico y requerirá de unos acuerdos consensuados, o se hace de la manera tradicional, considerando como dice el Dr. Luís Fuenmayor Toro, una de las personas que en Venezuela más conoce acerca de las organizaciones universitarias, sus funciones, atributos y su historia, que ésta constituye un ámbito especialmente meritocrático en el mejor sentido de esa palabra, que toma en cuenta el escalafón y/0 desarrollo profesional del personal académico, y no representa un equivalente en sus procesos eleccionarios con los que tienen lugar en la sociedad civil en general sino que domina la calidad y la cualidad; además, ya los estudiantes ya tendrían sus famosas instancias de cogobierno universitario, sin nombrar que los estudiantes son una especie de población móvil según el interregno de tiempo que duren sus carreras respectivas, cuatro o cinco años, cuando mucho seis, a menos que hagan como Ricardo Sánchez, Estalin González o  Gaby Orellana, de Mérida, que tienen  más de 10, 15 o 20 años de estudiantes y nunca llegan a graduarse; como fuere, ¿cómo van a poner a decir sobre los destinos u objetivos estratégicos de una organización como la universidad a quienes a penas la conocen, porque apenas se enteran de su funcionamiento operativo ya si van a clases es mucho?

El personal administrativo y obrero en la línea argumentativa anterior no son propiamente parte de la comunidad universitaria, ya lo fundamental es el binomio profesor y alumno, maestro discípulo, sin esa relación no hay universidad (véase Umberto Eco, 1972, Cómo hacer una Tesis); otro cosa es que en Venezuela los empleados y obreros a veces mandas más que los propios profesores en nuestras universitarias y sobre todo ganan más, tienen mejores beneficios contractuales ¿ahora podrán ser también rectores, decanos y jefes de departamentos como lo son ya de algunas unidades como las de personal y control de estudios, servicios generales y toros?  Barajo el tiro, decía Juan Camejo en aquel viejo librito de educación primaria y que nunca hemos vuelto a ver.

¡Cómo será de arduo este asunto del voto paritario que hasta el mismo Comandante Eterno evitó estampar su famosa rabo e cochino a aquel apresurado Proyecto de Ley de Universidades de 2010!  A menos que se cuente con suficientes fuerzas y masa revolucionaria en los centros de educación superior esas lecciones con votos uno a uno no serán posible, días atrás en la universidad del Táchira parece que hubo elecciones por la vía tradicional, el gobierno las rechazó en un primer momento pero recientemente tuvo que reconocerlas (www.apuneg.net/.../LECCIONES-UNE, 25 de feb, 2014)

En la historia de la educación y la pedagogía en todo el Universo-Mundo no se conoce de una experiencia o referencia de que alguna universidad haya elegido  a sus autoridades con la participación de toda su comunidad universidad, ni siquiera la universidad esa carísima de Edgar Morín, creo yo, y mire que yo tengo libros sobre ese tema, ocioso que es uno; pero tampoco puede negarse que eso pueda ser posible. ¿Será ello un aporte inédito hecho desde la Venezuela del siglo XXI? De ser así, e ironías aparte, merecería el destino del Relámpago del Catatumbo, esto es, entrar al Libro Guines de Record. De ser eso posible, lo hemos dicho en toras ocasiones en clase y reuniones semipúblicas, ¿por qué el MPPEU no realiza un piloto en las universidades de nuevo tipo, las territoriales, alma mater, Misión Sucre o las Universidades Experimentales tradicionales que mantiene intervenidas como la Simón Rodríguez, Rómulo Gallegos, Francisco de Miranda u otras?  Con perdón porque no faltará de los tres o cuatro que me leen que me descalificarán como reaccionario. Por otra parte, sé por informaciones de prensa que la territorial del estado Lara ha ido desarrollando procesos comiciales para elección de consejos estudiantiles pero eso es un maremágnum donde no ha faltado los típicos enfrentamientos de todo tipo, dada la actual coyuntura y aunque el anterior buen ministro de Educación Universitaria, el historiador Pedro E. Calzadilla había anunciado la posibilidad de llegar a unos acuerdos con todas universidades para renovar autoridades, ¿la coyuntura actual permitirá que ello sea posible? ¿Cómo abrir ese otro frente universitario que más bien Chávez cerrara por ahora? Qué tradicional soy, ¿verdad? Se nota que fui formado o deformado por las escuela de la Iglesia Católica, je je,  además, claro, de ser sometido al proceso curricular de las universidades tradicionales públicas y privadas donde  os hemos medio formado en pregrado y posgrado.

En fin, nadie nos lo está preguntando, pero somos del criterio de que antes voto paritario o uno a uno, docente, alumnos, administrativos y obreros, el votos de la comunidad universitaria debe ser  proporcional; o que dada la conflictividad de estos días, lo mejor sería realizar las elecciones universitarias por la vía tradicional, incluyendo en eso a los nuevos dispositivos universitarios, ya señalados. E igualmente, estamos de acuerdo con la rendición de cuentas de las autoridades, aclarar cómo es que ingresan y egresan los recursos por fundaciones y la llamada administración semiprivada (¿?) del modelo de negocios que explotan oportunidades en el mercado educacional o de servicios, el MPPEU parece que sea quien tenga la palabra en ese aspecto y haga buena la directiva dada por el presidente Nicolás Maduro.

Todos estos comentarios, ideas y demás zarandajas son apenas  impresiones personales  sustentadas en ciertas hilachas como premisas, lo cierto es que el peso de las tradiciones son como capas del subsuelo que suelen pesar como tapias sobre la cabeza de todos nosotros y que transformar los modelos mentales y la cultura organizacional requiere un trabajo del mediano y largo plazo, es todo.      

luissaavedra2004@yahoo.es

        



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2387 veces.



Luis Saavedra

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a184601.htmlCd0NV CAC = Y co = US