“Paro universitario”...¿Más de lo mismo?

Afirmar que la Revolución Bolivariana nos ubica en los primeros lugares del mundo en el acceso a la educación y que en el 2005, a través de la Misión Robinson, se logró la meta establecida por la UNESCO para declararnos territorio libre de analfabetismo, lo cual implicó alfabetizar a más de dos millones de personas. Que 95 de cada 100 niños de edad escolar cursan educación primaria y el acceso a la educación inicial pasó de 43% a 70%. Agregamos algo muy importante: Según el Cuestionario de Educación Terciaria 2008 de la UNESCO, Venezuela ocupa el segundo lugar en América Latina y el quinto en el mundo con la mayor tasa bruta de matrícula universitaria.

Desde 1998 al 2011, pasamos de 785.285 a 2.340.097 estudiantes de pregrado y postgrado. En ese mismo periodo la matrícula universitaria por cada mil estudiantes pasó de 28.5 a 77.7. En total, más de 10 millones de personas cursan estudios en el Sistema Educativo Nacional. Más de 2 millones 500 mil personas cursan educación universitaria. En los últimos diez años se crearon 15 instituciones de educación universitaria y se han creado 1.560 aldeas universitarias.

Lo anotado anteriormente lo sabe la dirigencia universitaria que hoy asume un paro a troche y moche. Muchas veces los hemos oído descalificar todos estos avances, pero la campaña de descalificación no tiene límites para todas los logros sociales. No hay contemplación ni miramiento. El descrédito para los estudiantes y graduados en medicina integral ha sido por demás desconsiderado. Pero no hacen una propuesta. No ponen “sus” instituciones y “sus especialistas” a la órden. Sobre el Plan de la Patria no dicen ni pio. En fin, de esos universitarios y en conocimiento de sus pasos mezquinos y antipatria no esperemos nada bueno.

Nos sirve el momento para refrescar la memoria sobre todo lo que ha venido ocurriendo con la manoseada, desgastada y desacreditada consigna del “presupuesto justo”. ¿Quién se come el cuento del presupuesto justo para algunas universidades? Los 70,80,90 coparon la escena con esta bandera que costó a la universidad allanamientos, bombazos, golpeados, presos y asesinados. ¿Y qué hacían las autoridades rectorales con lo que se conseguía? Como torta, lo repartían a placer. ¡Y nunca alcanzaba ni era justamente distribuido!.

El momento y cuanto ocurre en Venezuela debe ser asimilado por la comunidad universitaria. No puede seguir hablando de paro una dirigencia que no se atreve a reconocer mandatos claramente establecidos en la Ley Orgánica de Educación, la cual nos da prerrogativas en el marco de una autonomía que sólo sirve como escudo a la hora de rendir cuentas académicas y administrativas. Para esas autoridades universitarias está prohibido hablar de transformación universitaria. ¡Cuidado con esta palabreja que suena a chavista!

En fin, como hay un sector profesoral que se niega a dar clases y no reconocer los acuerdos de la Normativa Laboral, les recordamos que en pocos días el gobierno les depositará completico. Igual ocurría en la cuarta república. ¿No será esto más de lo mismo?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1794 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a168587.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO