Réplica al artículo "¿Quién se adueñó del Fideicomiso Universitario?" de Manuel C. Martínez M.

No señor Martínez, no fue Moncada

Ganar indulgencias con escapulario ajeno ha sido siempre la forma en que incapaces, negligentes y corruptos tratan de afrontar sus limitaciones, sus inconsecuencias e, incluso, sus delitos. Es una forma miserable de despojar de sus realizaciones a quienes se consideran enemigos políticos, pues a éstos no se les debe ni puede reconocer absolutamente nada. Cualquier reconocimiento, por pequeño que éste sea, empañaría el supuesto brillo de “los nuestros”, sobretodo cuando este brillo es inexistente y simplemente ha sido robado. No quiero pensar que ésta es la explicación de la afirmación hecha por Manuel C. Martínez M., en Aporrea el 18-01-2011, (Artículo "¿Quién se adueñó del Fideicomiso Universitario?". http://www.aporrea.org/trabajadores/a115945.html) de atribuir al ministro Moncada el pago de la deuda de intereses sobre prestaciones de los profesores y empleados universitarios existente desde 1975.

No, señor Martínez, en el período 1999-2000, la OPSU cuantificó la deuda existente para cada trabajador y docente universitario y para cada una de las instituciones, y en los años 2000, 2001 y 2004 se pagó la totalidad de 22 años de intereses sobre prestaciones sociales (1975-1997), a profesores y trabajadores, siendo ministro el profesor Héctor Navarro y siendo quien esto escribe Director de la OPSU. Además, dejamos aprobado el presupuesto para la continuación de los pagos en el año 2005. Fue en nuestra administración que se hizo esto posible, así como también se aplicó en dos ocasiones las Normas de Homologación, por lo que los sueldos universitarios experimentaron una recuperación importante del muy bajo nivel en que los había dejado caer la cuarta república. Esta recuperación se dejó perder en forma negligente por la administración siguiente, precisamente la de Moncada.  

Otra explicación  del error cometido sería la falta de memoria y el desconocimiento sobre la materia del señor Martínez, que lo hizo equivocarse al atribuir a Moncada, uno de los peores ministros de educación habidos en la cuarta y la quinta república, el pago de algo que estuvo muy lejos de efectuar. Se puede decir, por lo menos, que el señor Martínez fue muy “alegre” a la hora de atribuir la acción a Moncada, cuando los pago efectuados con posterioridad al ministro Navarro, por los ministros y directores de la OPSU siguientes, no alcanzaron sino al 50 % del período 1998-2001 (4 años), lo que ha hecho que la deuda se vuelva a acumular en una cifra mucho mayor que la cancelada. Moncada, además, no aplicó las Normas de Homologación de Sueldos de los profesores universitarios, ni supervisó el crecimiento sin control de la educación privada superior durante todo el lapso de su ministerio, problema que heredó el ministro Acuña y que tuvo que enfrentar en condiciones harto difíciles.

En función de la verdad, espero que Aporrea publique esta aclaratoria.

lft3003@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2930 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a116007.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO