¿Para cuándo?

Transformación Universitaria...

Este  importante sector, sobre todo el que corresponde a las universidades autónomas, se empeña en continuar  al margen del proceso de cambios que vive  el país. Sin negar que en su seno existe el germen transformador,  conformado  por  trabajadores y estudiantes universitarios que en su seno luchan todos los días por vencer la hegemonía de una derecha académica que impone un modelo educativo y de participación elitesco. Para ello se valen de la  discriminación en el voto como consecuencia de  reglamentos internos retrógradas, aprobados por consejos universitarios empeñados en legislar para mantener  reglas del juego que le favorezcan y mantengan en el poder.

     Con la aprobación de la Ley Orgánica de Educación, L.O.E., se abrieron las puertas  para  iniciar un proceso de democratización de la educación superior.  Abreboca para una nueva Ley de Universidades o de Educación Superior que reglamentara,  actualizara  y adecuara  a este sector que, como hemos venido afirmando, en buena medida permanece anclado o de espaldas a la nueva realidad que vive Venezuela.

    Ahora, no se trata solamente de una legislación electoral que formalice la participación igualitaria de todos los sectores que hacen vida universitaria. Por supuesto, se trata de terminar de una vez con esa  aberrante discriminación mediante la cual  25 votos estudiantiles equivalen a un voto profesoral, y la negación absoluta y odiosa de empleados, obreros y de los mismos profesores que se inician en el escalafón. Se trata de poner  fin a  la negación de principios fundamentales de  participación colectiva,  y en consecuencia frenar de una vez el  antidemocratismo severo y perverso en la elección de las autoridades y en las decisiones de la vida institucional.

     El llamado a una Constituyente Universitaria como paso para los  cambios que urgen en el sector y en el país  deben asumirse necesariamente como la necesidad de modelar una educación superior que afiance la propuesta o  proyecto de país establecido en la Constitución Nacional. Un sistema nacional integrado con programas y grados  adaptados a los requerimientos socioeconómicos y culturales de nuestro país.

    Toda esta expectativa requiere de la organización y movilización de los  universitarios y de la voluntad política de la Asamblea Nacional, hasta hoy está en deuda con este sector del país. Urge que caminemos por el mismo sendero y vayamos hacia las mismas metas.

juan_azocar@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1635 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a106291.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO