Sobre Presupuestos Universitarios

Cuentas Claras Ante el País

Las   palabras Juventud divino tesoro, fueron  para el insigne poeta de la dignidad Rubén Darío,  el centro  de su  gran obra: “La Canción de Otoño en Primavera”. Pero lamentablemente, resultan  todo un “tesoro”  para los que manipulan  y exaltan  a la juventud  por  intereses muy contrarios a sus ideales natos,  como   lo es la lucha por la verdadera libertad de  los  oprimidos, y el combate al  tradicional  imperialismo  que explota a su pueblo.

Así  hemos visto como en las  manifestaciones de adolescentes universitarios, se provoca el caos en avenidas y autopistas, se obstruye  la libre circulación de  la ciudadanía.  Son movilizaciones juveniles  siempre escoltadas por dirigentes políticos, unos de avanzada edad cronológica y otros con menos años, pero de avanzada decadencia política y  todos incorporados al nuevo oficio: antichavismo.

Donde los politiqueros añejados en fracasos,  como Ramos Allups,  Barbozas, Pérez Vivas, Teodoros,  Ledezmas   y sus nobeles “aprendices” entre ellos nudistas profesionales: Julio C. Rivas, los premiados como Goicocheas, Ricardo Sánchez, de segundo o guardaespalda. Todos ellos    presos  de su locura, aplauden, estimulan, gritan para explotar al máximo los sentimientos  innatos de  rebeldía y espíritu crítico de estos  jóvenes que sin norte alguno, envueltos en sus pancartas “queremos presupuestos” “paralizaremos actividades”,  vocean a capricho sobre  autonomía universitaria, entre otras  sandeces.

Movilizaciones permanentemente trasmitidas, animadas a  toda   hora, sitio  y lugar  por radio, prensa y cámaras de televisión del sector privado, encabezadas con todas sus baterías por  Globoterror   y sus convencidos “periodistas  de  nuevo tipo”  en permanente ataque a la Venezuela de hoy  que avanza   indetenible a su plena soberanía  nacional e internacional.

Siglos antes de Cristo, es conocido que el manejo de recursos financieros se basa en la contabilidad, a través de la cual se ejecuta un presupuesto. Contrariamente a esa elemental norma, la asignación presupuestaria a las  universidades, dirigida  a fortalecer la infraestructura  física, logística  y el estudiantado,  no se ejecuta, ni se ha ejecutado nunca de acuerdo a sus prioridades. Y es ahora, como    en nuestro país, en franco tránsito  hacia el socialismo   ya están “pillaos pillaos”.

Cuando el titular de Educación Superior Edgardo Ramírez,  con  enérgica disposición  convoca en breve, a una mesa verdaderamente  democrática, participativa y protagónica, tal como reza nuestra Constitución Bolivariana –tan “defendida” ahora por los opositores– a un debate público  de estudiantes y rectores, en este caso, a aquellas autoridades rectorales   que directa o indirectamente presionan, engañan a  la juventud estudiantil  para que pidan más presupuesto y paralicen   o   amenacen  paralizar  actividades.

Comienza en cambio, el tiempo de  las   cuentas claras  de acuerdo a lo dicho por el ministro Ramírez, en base  al artículo 34 de la Ley de Educación, porque nada es más urgente que de una vez se explique: qué, dónde, cuánto se compra, y cuánto dinero ocioso está ganando intereses.

En otras palabras, el Estado, el país, la sociedad y la comunidad universitaria deben saber “dónde están los reales”.

carmentravieso@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1590 veces.



Carmen Castillo Travieso


Visite el perfil de Carmen Castillo Travieso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: