El Bolívar, el Dólar y la Pandemia

Sentados en el Cafetín próximo a la Esquina Caliente, en las cercanías de nuestra Plaza Bolívar nos encontramos mi primo Miguel R y mi persona, alrededor en una mesita tradicional, luego del saludo familiar, pedimos dos capuchinos, para tomar con pitillo, pues no podemos quitarnos los tapa bocas, la pandemia está peligrosa y hay que cuidarse.

Bueno ahora pensando en cómo pagar los cafés, si nos lo cobrarán en dólares o bolívares, nos reímos un poco, de esta vida, de nuestra bendita suerte de estar aún existiendo como humanos seres en estos momentos.

José, tómalo con calma, dice Miguel, tengo algo que decirte, que me he estado madurando en mi pensamiento, ¿tienes tiempo de escuchar mi relato?

Bien primo Miguel adelante, encendiendo su grabadora de pilas..

Transcrito está, lo que me contó, mientras saboreamos el buen café, sus inquietudes, sobre la situación que vivimos y nos apalea, con nuestro bolívar bolivariano.

Aquí tienen señores, nos dice el mesonero Firulo, sus dos capuchinos.

Mientras coloca las tazas relucientes sobre la mesita, humeantes esparciendo su fragante aroma, su humo gris de buen café, -ah y con sus dos pitillos.

Seguidamente hago Click, enciendo a mi pequeño V.K... y comienza mi primo Miguel su historia diciendo:

-El bolívar venezolano, el franco suizo, la libra esterlina inglesa y el dólar norteamericano fueron por muchos años unas de las cuatro monedas más fuertes y estables en la economía mundial.

El bolívar mantuvo su prestigio gracias a que la exportación petrolera venezolana facturó en sus mejores tiempos hasta casi 90 mil millones de dólares anuales que le daban una solidez indestructible.

Muchos venezolanos pensaban tiempo atrás que dolarizar la economía terminaría la inflación, protegerían sus ahorros y garantizarían sus capitales.

Hubo economistas que contribuyeron con esa ficción y hasta el gobierno nacional asumió que "gracias a dios existe el dólar para auto regular la economía venezolana".

Pero la realidad nos está golpeando muy duro ahora a todos por igual, sin distinción alguna.

El dólar, esa poderosa arma de destrucción masiva, invadió nuestra soberanía y acabó con todas las bases económicas del pueblo.

Que forma tan sencilla encontró el empresario, comerciante y gente que recibe dólares para chorear, cuál perfecto delincuente a los trabajadores que solo dependen de un sueldo en bolívares.

Excelente forma que encontraron esta nueva mafia, disfrazada de gente decente para apropiarse sin pistola de todo el dinero de cualquier persona que va a comprar algún producto, bien o servicio.

El estado debería empezar a legislar, colocar penas máximas, ya que están atentando contra la vida, y violan los D.D.H.H, considerados delito de Lesa Humanidad. El daño que hace esta sociedad mafiosa empresarial, es tan grande como los bloqueos y sanciones, ellos son la punta de lanza del sabotaje cambiario.

Esta ha sido la forma que estos tracaleros han encontrado, que les produce grandes dividendos. Actualmente cualquier comercio, ventas de repuestos, farmacias, asistencia médica o quien presta servicios, con un solo cliente al día pueden sostener su negocio.

¿Cómo eliminar este cáncer de la página Dolar Today chupa sangre que diariamente sube el dólar, sin ninguna razón económica aparente y todo el comercio inmediatamente acepta el valor de ese dólar ficticio, sólo para incrementar sus ganancias?

La inflación aún en dólares está destruyendo toda nuestra capacidad de compras.

Tenemos ahora dos sociedades en Venezuela, una que todo lo hacen dolarizado y otra que depende de un sueldo en bolívares que reciben precisamente de los que trabajan con dólares, sueldo en bolívares, que ni siquiera le alcanza para alimentarse, mientras sus jefes con una simple venta en dólares verdes pagan la nómina de ese día.

El pueblo debe reconocer quién es el chupa sangre que le chupa sus ingresos, si esta forma de hacerse rico no se detiene cuánto antes, los mafiosos organizados destruirán Venezuela.

El gobierno debe tomar en serio los daños que está ocasionando hoy esta mafia cambiaria.

No existirá ningún sueldo, por muy alto que este sea, que inmediatamente los mafiosos al unísono lo destruyan, ellos ya calcularon que el asalariado sólo pueda comprar un solo producto alimenticio con lo que devenga.

¿Cómo el estado cobra todos los impuestos de ventas hechos por internet, de productos nuevos y de compañías o negocios, que no dan ninguna factura?

Práctica que ahora usan muchos negocios para evadir impuestos.

El equipo económico del gobierno está perdiendo la guerra frente a las mafias del dólar y solo el pueblo revolucionario es quien mantiene el proceso.

¿Qué pasó entonces, no, no nos sirve la dolarización?

P.D.V.S.A fue quebrada y arruinada, hoy nuestros ingresos petroleros no llegan a 2300 millones de dólares mensuales.

Las remesas que envían los venezolanos a su familia cada mes superan lo que entra por venta de petróleo en los actuales momentos.

Ante la debacle de la economía venezolana y la inexistencia de una política económica correcta, que la frene, los venezolanos corrieron a refugiarse en el dólar y en una acción fáctica de la dolarizaron por ellos mismos. Los precios, las ventas y las compras.

El país fue inundado de millones de dólares en billetes, entregados a manos llenas en barrios populares y en urbanizaciones de clase media, como parte de la estrategia para destruir la economía venezolana, utilizando al mismo pueblo venezolano para ejecutar su plan de llevarse todo el efectivo en bolívares, y así de esta manera obligarnos a utilizar su dólar generando una hiperinflación inducida, que ahogue al digno pueblo y lo obligue a aceptar y aprobar todos sus caprichos e imposiciones en su carrera por hacerse amos , dueños y señores de todas nuestras riquezas y recursos naturales que tanto ellos necesitan para seguir vejando y humillando a los pueblos del mundo.

El bolívar desapareció del lenguaje diario en el mercado venezolano, allí todo el mundo habla en dólares, hasta el lustrabotas cobran en dólares y el pordiosero pide su limosna en dólares.

La dolarización de hecho no ha funcionado, los precios siguen aumentando, esta vez en dólares, a ello se suma que no hay cambio para el vuelto en dólares y los usuarios son obligados a gastar el billete completo en dólares, quedándose sin el menudo monetario.

Durante los últimos 6 años la economía venezolana ha sido sometida al peor robo de toda su historia. Su industria petrolera P.D.V.S.A, la gallina de los huevos de oro, sufrió los embates del sabotaje y saqueo despiadado ordenado por los gringos.

Una campaña demoledora de desprestigio, desaliento y destrucción de la autoestima nacional del venezolana fue puesta en marcha por la oposición desde el exterior y desde el interior de Venezuela, se acabó con todos los activos de P.D.V.S.A dentro y fuera del país, aunado a la retención de más de 150 mil millones de euros en bancos internacionales y pare de contar con pedimentos de sanciones y bloqueos que solo afectan al pueblo.

Los resultados lo tenemos a la vista, no tenemos cono monetario, no tenemos ingresos petroleros y perdimos la estructura productiva nacional.

Lo poco que queda en pie lo está rematando la inamovilidad decretada por la pandemia del coronavirus y la falta de gasolina, gas, electricidad y gasoil y otros servicios indispensables para la vida (producto del bloqueo criminal impuesto por el imperio).

No se vislumbra un proyecto claro, que nos de la esperanza de salir en un corto plazo del abismo económico donde nos han sumergido.

A la vista está y ha sido un hecho notorio que fue el mismo pueblo quien ingenuamente dolarizó el mercado y las operaciones comerciales del país, craso error este, cometido por el pueblo en su desesperación y desconocimiento de economía, lo que nos llevó más rápido a la debacle económica que estamos viviendo hoy.

Hay quienes se preguntan el por qué no nos pagan el salario en dólares.

Ya que la moneda oficial de la República Bolivariana de Venezuela es el bolívar, el salario debería ser cancelado en Petros, que si es una divisa nuestra, para de esta forma desterrar de nuestro territorio a este dólar que tanto daño le ha hecho a la economía nacional.

No podemos negar que existe un plan foráneo para destruir a Venezuela económicamente pero nos infiltraron a terroristas empresariales para destruir internamente la capacidad de compra de todo el pueblo.

Debemos extirpar la viveza criolla y castigar a los terroristas empresariales, al oportunista, al habilidoso, al traidor y no darle cabida a los enchufados de cualquier tendencia político partidista que desde dentro de las instituciones y que esten desangrando al pueblo.

Esa era mi inquietud me dice Miguel, ya te la he contado, hoy puedo dormir tranquilo con mi conciencia.

Bueno primo gracias por los cafés, contesta josé juan click apagando el pequeño grabador V.K. A pilas, hasta pronto primo, y que tengas un buen día, gracias por confiarme tus inquietudes sobre este delicado problema que vivimos hoy en Venezuela nuestra Patria querida y tan duramente golpeada por los malos hijos de esta patria que hoy lucha por querer seguir siendo, bolivariana y chavista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1156 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas