Economista criollo: ministro William Contreras, sé "justo", ¡renuncia!

"Lo preocupante no es la perversidad de los malvados

sino la indiferencia de los buenos."

(Martin Luther King)

INTRODUCCIÓN

Hay cosas que no pueden tolerarse cuando se intenta rehacer la revolución: la ineficiencia en armonía con la indolencia. Un cóctel maléfico que afecta la mejora de la calidad de vida del venezolano como objetivo fundamental de cualquier política pública, y aleja la posibilidad de alcanzar la mayor suma de felicidad posible como máximo objetivo de la revolución.

Tolerar la ineficiencia gubernamental es hacerse cómplice. Sobre todo cuando se ve pasar el tiempo y los responsables de evitar un mal social mayor no hacen nada "extraordinario" para detenerlo. La ineficiencia institucional se devela cuando se aplican los mismos métodos disuasivos o persuasivos para intentar contener a los causantes del mal mayor: la hiperinflación en Venezuela. Métodos o estrategias que no disuaden ni persuaden a nadie. Y eso es lo que hemos visto con mucho dolor durante los últimos 25 meses continuo gracias a la gestión actual de la Sundde.

LA INDOLENCIA, FASE INICIAL DE LA INDIFERENCIA

Es un hecho público y notorio que la economía venezolana ha sido afectada por los efectos de la cotización del dólar paralelo (DOLARTODAY y otros) desde el año 2015. Una situación que tanto el Ejecutivo Nacional y el propio BCV (15/01/2016) han reconocido nos afecta, explicando la hiperinflación venezolana en más del 80%.

Los venezolanos también saben, por vivencia diaria, que empresas afiliadas a Fedecámaras, Consecomercio, Venamchamp, Fedenaga, Fedeagro, Conindustria, Cavefar, junto a las Empresas Polar, entre otras, se han aprovechado de las vulnerabilidades de la economía venezolana, para afectar a la población con fines políticos, por medio del incremento de los precios de los bienes que ellos producen y distribuyen en el país, al mismo ritmo que lo ha hecho el dólar paralelo que publican por la redes sociales desde Cúcuta y Florida, haciéndolos partícipes y cómplices de delitos tipificados en el Código Penal venezolano vigente.

No obstante uno de los organismo responsables y facultados por la ley de controlar, determinar, aplicar los correctivos y fiscalización necesaria en función de que no exista especulación, usura, acaparamiento y manipulación de los precios a fin de elevar, o al menos mantener el nivel de vida del pueblo venezolano, es la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), dirigida por el economista William Contreras desde el 20 de enero de 2016 según Gaceta Oficial número 40.830.

Permitirles a los especuladores de oficio y manipuladores de precios, ambos aliados del dólar paralelo en Venezuela, que hagan lo que les de las ganas con el salario del trabajador es inaceptable en estos tiempos. Pedir sacrificios a cambio de mantener incompetentes, no es justo. Que se haya permitido el incremento de los precios de los bienes y servicios de primera necesidad sin contemplación a pocos días de haberse acordado los precios en el marco de la Ley de Precios Acordados, es inadmisible.

Desde luego, la oposición política y empresarial están bien claros que la única forma de derrotar al gobierno de Maduro es generando descontento y zozobra colectiva que conlleve a una implosión social que alimente un golpe de Estado en nuestro país. Los responsables gubernamentales de detener eso no lo han podido lograr. Ha pasado mucho tiempo (casi tres años) y siguen los mismos en la toma de decisión para detener esto, no obstante, siguen haciendo y permitiendo lo mismo cada vez que se anuncian incrementos salariales: NADA NUEVO.

Nicolás, Cilia, Diosdado, incluso Jorge y Delcy, no sé porque permiten eso. Ya la casi inacción de esos funcionarios es natural. Dejar que los monopolios aliados a Fedecámaras, Consecomercio, Venamchamp, Fedenagas, Fedeagro, entre otros empresarios especuladores de oficio, declarados abiertamente enemigos del gobierno de Maduro y que ahora lo desconocen como presidente legítimo, hayan vuelto a pulverizar el salario mínimo integral reconvertido, corregido y recuperado dos veces por el Presidente en los últimos cuatro meses, es algo imperdonable en un contexto de guerra económica continuada.

¡EL PUEBLO ARRECHO RECLAMA SU DERECHO!

¡Claro que la sociedad ve con confusión lo que está pasando! Para muchos es un tanto borroso lo que les sucede a diario. A veces no se logra identificar quien realmente infringe daño todos los días: los especuladores de siempre o el incompetente gubernamental de siempre. Porque el súper ministro de Economía Interior (designado desde el 27 de agosto de 2018), presidente de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (desde enero de 2016) y Director del BCV (desde julio de 2018) a la vez, William Contreras, es el mismo que ha estado al frente de la tropa que ha intentado detener la escalada inflacionaria conspirativa de la derecha empresarial venezolana, sin mayor efectividad.

Pues, ese es su trabajo, no permitir que los especuladores y ladrones de siempre se burlen del pueblo. Eso no lo inventé yo. Lo vivo como lo vive el resto de la población de clase media y baja en el país. Las cifras no mienten.

ELEMENTOS EMPÍRICOS QUE DEVELAN LA INEFICIENCIA DE LA SUNDDE

En el siguiente cuadro se muestra cómo se ha venido deteriorando el poder adquisitivo del trabajador venezolano tomando como referencia la capacidad de compra del salario mínimo integral (incluyendo cesta tickets) con respecto a una cantidad específica de productos que puede comprarse desde enero de 2017 al 20 de enero de 2019 (25 meses).

Si tomamos como ejemplo la cantidad de cartones de huevos (30 unidades) que puede comprarse con un salario mínimo integral, vemos que en enero de 2017 podía comprar 13 cartones. Pero, 20 meses después, a finales de agosto de 2018, tan sólo podía comprar menos de un cartón de huevos (0,6), a pesar de 10 aumentos salariales presidenciales en ese período de tiempo.

El 01 de septiembre de 2018, el presidente Maduro realizó lo que he denominado "el reseteo económico" y le recuperó el poder adquisitivo del salario a niveles incluso antes de enero de 2017. Ahora podía comprarse más de 24,3 cartones de huevos. Pero en tan sólo 3 meses los empresarios manipuladores de precios intensificaron el daño y alcanzaron hacer el mismo daño que antes habían hecho en 20 meses. Al 30 de noviembre de 2018, llevaron el salario mínimo a comprar casi lo mismo que el 30 de agosto de ese año: hasta 1,8 cartones de huevos no más.

Como vemos, las autoridades competentes permitieron que los especuladores de oficio, bachaqueros, monopolios y oligopolios, sin escrúpulos y de manera flagrante, que le pulverizaron nuevamente el poder de compra de la familia venezolana. La Sundde o el Ministerio de Economía Interna no hicieron nada distinto para detener el avance inescrupuloso y delictual tomando en cuenta la experiencia vivida meses anteriores. La indiferencia fue la forma más eficiente de actuar. Como si no pasara nada, mientras el pueblo en su asombro al llegar a las cajas de los negocios no ha hecho otra cosa que repudiar impotentes sobre como su salario mengua hora a hora, minuto a minuto de una manera impune.

El 01 de diciembre de 2018, el Presidente anunció el Primer factor de corrección del Petro, subiéndolo de 3.600 Bs.S/Petro a 9.000 Bs.S/petro, que subía el salario mínimo de 1/2 petro a Bs.S 4.500, que con el cesta ticket se ubicaba de manera integral en Bs.S. 4950. Con ese aumento el salario apenas alcanzaba comprar 4,1 cartones de huevos.

Pero, el 14 de enero de 2019, en tan sólo mes y medio, es decir, en 44 días, la indiferencia de la Sundde, sin presentar un plan nuevo y sin nuevas estrategias para defender al venezolano de la misma embestida especulativa por los empresarios y comerciantes en el mercado de bienes y servicios, en flagrancia continuada, volvieron a llevar la capacidad de compra del salario a niveles de tan solo 0,6 cartones de huevos.

Luego, el 15 de enero de 2019, el Presidente volvió a aumentar el salario mínimo aplicando el Segundo factor de corrección del Petro, al incrementarlo de 9.000 a 36.000 bolívares soberanos (300%), y de manera inmediata subía a Bs.S. 18.000, más cesta tickets (10%), el integral se posicionó en Bs.S. 19.800. Ahora ese salario podía comprar hasta 6,6 cartones de huevos, pero en tan sólo 5 días, los manipuladores de precios lo pulverizaron, llevándolo a tener una capacidad de compra de apenas 1,7 cartones de huevos, con tendencia a llevarlo a su mínima expresión histórica: por debajo de un cartón mensual.

En el Cuadro 2, puede observarse la variación porcentual promedio de los precios de bienes de primera necesidad desde el 16 de diciembre de 2018 hasta el 18 de enero de 2019, que se incrementó en 259% en el último mes.

CUADRO 2:

Como vemos, la ineficiencia e indolencia nos ha mantenido entrando y saliendo de la pobreza cada cierto tiempo. Una brecha que se ha ido recortando cada vez más, tendiendo a estabilizarse en la pobreza continuada, y haciendo ineficaz la estrategia de aumentos salariales más allá de un mes.

DE CÓMO LOS ESPECULADORES DEL MERCADO DE BIENES SON LOS GRANDES GANADORES GRACIAS A LA INDIFERENCIA DE LA SUNDDE

Cabe señalar que los incrementos salariales representan para el Estado un incremento nominal forzado del gasto público, que ha sido cubierto con la emisión de más dinero por parte del BCV, incrementando la liquidez monetaria. Dinero necesario para cubrir la nueva demanda de la sociedad debido a los incrementos salariales.

Por su parte, los empresarios causantes de la hiperinflación, destructores de la capacidad de compra del salario con fines de generar insatisfacción social con fines políticos, por medio de la estrategia de manipulación de los precios, han sido los principales receptores de la masa monetaria que emite el Gobierno para cubrir remuneraciones. Situación que ha debido ser detenida, o su efecto pernicioso minimizada, por la Sundde en coordinación con el propio Ministerio de Economía Interna, el Ministerio Público, Defensoría del Pueblo, ANC, Fuerzas Armadas, entre otros.

Por el contrario, no se hizo nada y se permitió que esos grandes perturbadores de la paz económica hayan sido hasta los momentos los grandes ganadores de la guerra económica actual. Por la indiferencia, por no haber actuado a tiempo (inacción), o por ineficiente, el ciudadano Contreras se ha hecho cómplice del daño ocasionado. Acusación demostrable ante cualquier tribunal competente con base en las leyes ordinarias que exigen el cumplimiento de la función pública y defensa de los intereses colectivos y difusos.

Más bien hemos visto, como se ha permitido, con premeditación y alevosía, un daño a la sociedad en función del beneficio empresarial. Algo demostrable por medio de la continuada transferencia de recursos de la fuerza laboral activa venezolana, que recibe de los aumentos salariales gubernamental, al empresariado especulador e inductor de la hiperinflación. Todo gracias a la inacción de organismos como la Sundde y el otrora Ministerio de Economía Interna. Situación que también ha disminuido el potencial de las pequeñas y medianas empresas y el comercio minorista, impidiendo la recuperación económica.

EL DILEMA DE TENER MUCHOS CARGOS IMPORTANTES A LA VEZ

El problema no es que tenga tres súper cargos para actuar contra la hiperinflación inducida. El problema es que la cuasi-inacción ya es característico de este personaje. Demuestra una vez más que mantener a una persona en múltiples cargos es garantía del fracaso total.

En gerencia, que alguien tenga varios cargos a la vez es garantía de improductividad, de bajo rendimiento en algunos de ellos. En lo militar no puedes tener varios comandantes llevando varias tropas y cumpliendo varias funciones a la vez. Por la dinámica de cada organismo que dirige, se les hace cada vez más difícil ser exitoso en los tres a la vez. Demostrando que la ineficiencia institucional no es un problema de ideología, sino de gerencia.

EL LEGADO HISTÓRICO DE WILLIAM CONTRERAS

¡Claro que pasará a la historia! ¡Claro que lo recordaremos por su gesta heroica de permitirles a las Empresas Polar, Fedecámaras y el resto de los gremios empresariales opositores empobrecer y pulverizar el salario del trabajador todas las veces que les dieron las ganas en tan sólo 24 meses. Porque han puesto de rodillas y humillado al pueblo. Lo hacen todos los días cuando los trabajadores, pensionados, amas de casas, militares, jubilados, etcéteras, salen a comprar medicamentos, alimentos, prendas de vestir o artículos de aseo personal. Porque saben que por allí es que pueden derrotar la revolución: por el estómago.

¿Dónde quedó la creatividad, la innovación de procesos, las estrategias novedosas disuasivas y persuasivas para detener al menos los enemigos internos de la economía revolucionaria?

Maduro ha insistido que en el 2019 luchará y echará a los indolentes. He aquí uno que ha permitido que la trama de especuladores aumente sin césar y le roben al pueblo todos los beneficios pecuniarios que el mismo Maduro les ha otorgado.

LA INDOLENCIA VERSUS LA EMPATÍA

Hay que escuchar el llanto del pueblo, su clamor, compadecerse de él, de sus sentimientos. Es decir, es escuchar la resonancia emocional en lo que dice la gente de a pie. Eso se resuelve con encuestas a diario. Ponerse en un momento en lugar del pueblo, del trabajador, sentir lo que siente, escuchar desde de su interior lo que está viviendo.

La gente anda "arrecha" pero no quiere saqueo ni guerra civil. Los opositores insisten en el enfrentamiento entre hermanos para tumbar al gobierno. Nicolás aumenta el salario pero sus instituciones no salen a defenderles ese salario al trabajador que la conspiración económica internacional ya le vuelve trizas en menos de una semana, pero tampoco les crean instrumentos eficiente para que ellos mismos se defiendan más allá de las trabas burocráticas que representan poner denuncias ante instituciones ineficientes y desgastantes.

Simplemente, no hay compasión en los responsables de defender con base en la Constitución y las leyes el poder adquisitivo del venezolano. Como diría un malandro en el barrio: ¡dejan que los ladrones del comercio "apilateen" al pueblo!

Sin temor alguno, asumo mi responsabilidad por este escrito, ante el partido que milito, ante la revolución, ante mi país y ante la justicia si fuese necesario. Pero, tanto en el Congreso del PSUV, cómo en muchas instituciones del Estado, en las esquinas como en las asambleas de movimientos sociales donde participo, la gestión de la Sundde hace mucho ruido. Es por eso que se hace inaceptable que un indolente siga al frente de una de las batallas cruciales que libra la revolución en un contexto de bloqueo económico y amenazas imperiales.

Lo que han hecho los empresarios no puede tolerarse, pero menos tolerante es la omisión, dejadez, indiferencia, apatía, acción retrógrada, de los llamados para detener un mal continuado como es la hiperinflación.

Como conclusión, puede decirse que la hiperinflación es inducida porque la indolencia ha permitido que así sea. Porque ni siquiera la oposición política, hoy tan menguada, ha hecho tanto daño como lo ha hecho esa indiferencia ante el hecho de cómo los ladrones aplastan a ese pueblo humilde que apuesta a mantener la revolución.

#victimastoday

#vamosAtriunfar

Correo: agiussepe@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6076 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a274620.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO