Los dioses, la economía y el morrocoy

(EL PROBLEMA ES ECONÓMICO//LA REVOLUCIÓN POLÍTICA ES PREVIA A LA ECONÓMICA//EL PROBLEMA ES CULTURAL)*

Zeus el "masca la cachimba" del Mediterráneo andaba echando físico por allá por las costas fenicias de Tiro o Sidón, (el mitólogo no aclara esto) cuando de pronto vio un hembrón que se bañaba en la playa junto a otras amigas, rápidamente se metamorfoseó en un hermoso y resplandeciente Toro blanco para seducirla, cosa que logró y, luego internándose en las aguas la llevó a Creta, donde la desposó al lado de una fuente bajo unas matas de plátano*. Esta joven llamada Europa, resultó ser la hija del rey fenicio.

Lo que llama la atención es que este poderoso Dios no tuviese visión global, pues perfectamente hubiese podido atravesar el estrecho de Gibraltar e internarse en el anchuroso e ignoto Atlántico, y acercarse a otro mar, donde habían unas preciosas caribeñas que no tenían nada que envidiarles a las doncellas del Mediterráneo y seguramente otro sería el relato. Pero la historia es lo acontecido, no lo que un desocupado opinador imagine.

Siglos después, otro Dios surgido en las cercanía, si cruzó Gibraltar, pero en este caso, en navíos ibéricos, adentrándose en un mundo donde estos emprendedores, además de sus artificios: espadas, mosquetes, yelmos, caballos y perros necesitaban una "ayudita" diferente para doblegar a esos extraños seres, estructuralmente humanos, pero que además, no eran estrictamente irracionales y, se sospechaba que pudiesen tener alma.

A Zeus actor principal del Olimpo se lo tragó el tiempo en aquellos ámbitos mediterráneos, se quedó en sus travesuras y en la mitología. En cambio el Dios viajero de los navíos, se activó e influenció con gran fuerza en lo que se llamó la historia de la Cultura Occidental y cristiana.

A finales del XV y en adelante; lo que se llamó América fue enganchada en un circuito que imponía cosas diferentes en el pensar y en el hacer, en el relacionamiento y la forma de producir y distribuir, otro vivir y otro morir. El perfil de vida Occidental se impone, el mundo va adquiriendo una real y concreta redondez, es lo Global en la Política, la Economía y la Cultura; es "la civilización Occidental y Cristiana" fortaleciendo su ruta, al incorporar estos nuevos espacios territoriales y humanos (una vez confirmada la existencia del alma).

Los hombres, las ideas, las teorías, la producción, el intercambio, los negocios, fueron avanzando y se fueron haciendo más complejas las relaciones, fue necesario comprender y organizar esa tela de araña y, surgió un pensamiento científico, de allí provienen las Ciencias Sociales, entre ellas la Economía. Son muchos los economistas, pero al parecer no son muchos los científicos en esa disciplina, sin embargo a Karl Marx, se le distingue por sus aportes como estudioso de esa remota e imparable tupida red de producción de riqueza, y reproducción de la vida : intercambio, distribución, consumo de bienes y todas las derivaciones culturales aguas abajo. Gratuito no fue el reconocimiento como pensador del milenio que le hicieron.

Venezuela como cualquier país, tiene su economía, sus expertos y sus visiones. Son unas cuantas las décadas que hemos oído hablar y además sufrir las crisis económicas nuestras: abandono del campo agrícola y pecuario para trabajar en los campos petroleros, migración de nuestros pueblos y vecindarios para integrarnos a las grandes urbes, a vivir de la renta del petróleo, los ricos hacendados se trocaron en importadores de bienes entre ellos alimentos. Eso que dijeron algunos liberales (Uslar Pietri) de la necesidad estratégica de "Sembrar el Petróleo" O el alerta del militante comunista (Rodolfo Quintero) contra "La Cultura del Petróleo", ha quedado en el anecdotario de la Política y la Economía de la Nación (que conste que hemos tomando solamente dos voces de las numerosas que han tratado el tema).

En estos tiempos del siglo XXI, la economía venezolana está en severas dificultades, los ciudadanos permanecemos atentos, pero nos intranquiliza, no solamente la dramática situación de nuestras familias, vecinos y de toda la comunidad venezolana, sino la pena que nos da, cuando leemos y oímos a algunos voceros de la economía del mundo oficial, ensayar declaraciones generales sin aterrizajes, que más bien parecieran un llamado a demostrar presencias ¡Aquí estoy! ¡Existo!

Pero más grave es aún, la poca capacidad de convencimiento del alto gobierno y sus motores encendidos, las reuniones y acuerdos con empresarios y el camino a la felicidad suprema. Es que hay algo difícil de ocultar, la REALIDAD, que es el gran catalizador de los resultados de los planes y proyectos, independientemente que hayan sido formulados con el corazón, mucho cariño y hasta con Fe.

Los buenos analistas de las Ciencias Económicas, uno entiende que manejan teorías políticas e históricas, muchos datos, estadísticas, números, gráficos, fuentes y aconteceres de la realidad nacional e internacional y, aún teniendo filiaciones políticas o religiosas se cuidarán de no obviar a la ciencia, sobre todo el no dejarse atrapar por las variables acomodaticias, celestes y mesiánicas, muy abundantes en el ambiente.

En nuestro tiempo existen expertos de la economía, que nos negamos a pensar que integren nominas de organismos interventores exógenos, lucen como profesionales cabales, más bien han estado estrechamente vinculados a este proceso (altos cargos) que han expresado opiniones muy reflexivas, documentadas que, en una situación tan calamitosa como la que vivimos, aunque enfrenten arraigadas matrices y prejuicios son dignas de consideración.

Mientras tanto Trump, el emperador de turno y sus panas Urbi et Orbi, se comportan como cazadores de morrocoyes, intentando voltearnos para dejarnos con las patas p’arriba, pero los quelonios no pueden permanecer todo el tiempo así, porque perecen y, se ven obligados a poner en juego todas sus habilidades y energías de su pequeño cerebro de reptil, hasta que llega un momento en que a través del balanceo se dan vuelta y se estabilizan.

Pero en el caso nuestro que ya en vez de piel tenemos una concha dura de tanto cretinismo imperial y desaciertos gubernamentales, estos últimos de nuestra estricta responsabilidad también requerimos acudir a todas las energías, habilidades e inteligencia de toda la sociedad para neutralizar a aquellos grupos, cúpulas políticas variopintas y militares, que desde hace muchos años muestran escasez de soluciones y ofrecen poco optimismo a la Nación, donde más bien, lucen poco ágiles creando la sensación de dar insuficientes aportes en los movimientos estabilizadores.

Rómulo Betancourt y los abanderados del pacto de Punto Fijo, asumieron el poder comenzando el año de 1959, la social democracia de: adecos, copeyanos, urredistas y otros grupos, navegaron a sus anchas acunados y protegidos bajo la atmósfera de la Guerra Fría y el pretexto de la defensa de la Democracia, la Libertad y la Cultura Occidental y Cristiana, y así durante varias décadas ganaron elecciones, disponían de poderosos partidos, se vanagloriaban de sus millones de seguidores carnetizados, simpatizantes y amigos y receptores de dádivas.

Por cierto, recordamos uno de sus emblemáticos líderes: Ramón Quijada quien era capaz de acarrear a miles de campesinos de todo el país a la Plaza O’Leary ¡claro!, el gobierno y sus propagandistas (Pululan en todos los gobiernos) construyen las motivaciones y, el 5 de marzo de 1960, en un acto supremo de la demagogia socialdemócrata en el campo de Carabobo se decreta la Ley de Reforma Agraria. ¿Y?

Pero, sin ánimo nihilista ¿Cómo medir los resultados del periodo? Hay elementos esenciales que afloran: ¿Cuántos hombres y mujeres fueron enterrados? ¿Cuántos fueron torturados? ¡Cuantos los desaparecidos?¿Cuánta familia desarticulada?¿Cuantos encarcelados?¿Cuantos envilecidos transformados en delatores? Realmente ¿Cuánto nos costó sostener ese largo periodo politiquero social-demócrata, en términos humanos, económicos y de dignidad nacional?

Esa mentalidad en el poder agotó a este país, lo cansó, habían hecho de una nación con inmensas potencialidades una República ruinosa, destartalada, dependiente; por ello la dinámica política y social llevaron en 1998 al comandante Chávez a la jefatura de la Nación, se abría una esperanza en Venezuela.

A casi 20 años del proceso bolivariano, exactamente la mitad del Punto Fijismo ¿Qué ha ocurrido?, ¿nos hemos descuidado?, Cuáles son los resultados reales? Como vemos, hay una memoria histórica, hay muchas manchas de allá y de acá inevadibles. Pero también hay una nación con amplias posibilidades para la producción, no necesaria y estrictamente petrolera- extractivo-minera, para evitar repetir el extravío del rentismo, porque además, hay ciudadanos con talento y visiones avanzadas, ¡Entonces! , O ¿imitamos, copiamos, calcamos, y nos anotamos en la continuidad de la desvergüenza histórica? ¿O, nos empinamos?

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL

Rafael Castro

    • Hugo Rafael Chávez Frías/Golpe de Timón
    • Los Plátanos en memoria de estos amores obtuvieron el privilegio de no perder jamás sus hojas

IN MEMORIAN

En el año de 1966-67, vivíamos duros días, algunos camaradas conocidos estaban en una ruda clandestinidad, el jefe del Distrito Militar de Caracas "Virgilio(F) y yo asistimos a una reunión en la ciudad de Maracay en una "Concha", con Alí Rodríguez Araque, el dato de la reunión lo sabía otro de los integrantes del Distrito,( salvo el lugar de la cita), al poco tiempo este personaje fue capturado y se volvió un furibundo delator y nos allanó la vivienda en Caracas con la Digepol (1967) , la dirección de la vivienda de Alí en Maracay se volvió un punto de honor para los torturadores. "Virgilio" y yo cumplimos con nuestro deber.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a272564.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO