Inflación y Megainflación

Del éxito de las medidas económicas tomadas por el gobierno depende el futuro del proceso

En principio es muy acertada la estrategia de buscar incrementar la demanda a través del aumento del poder adquisitivo de la población mediante el ajuste del salario mínimo para que sirva de dinamo en el aumento en la producción de bienes y servicios.

-

Sin embargo, hay dos peligros que pueden poner en riego el éxito de las mismas, que son la megainflación y que no se aumente la oferta en el volumen necesario, ocasionando escasez.

-

En este artículo trataremos algunas consideraciones sobre la inflación.

-

UN ALZA DE PRECIOS ESPERADA

-

Es lógico que con el aumento de los salarios se produzca un ajuste en los precios en razón del aumento de los costos laborables que significarán para las empresas, y es muy razonable que el Estado haya asumido la cancelación del diferencial de los salarios del sector privado en los tres próximos meses, en tanto se logra un nuevo equilibrio en el mercado.

-

CONTINUA LA MEGAESPECULACION

-

Sin embargo he visto como en algunos casos el aumento de los precios ha sido extremadamente exagerado. Por ejemplo, un pescado que en el Excelsior Gama se vendía a 139 BS el 3 de septiembre, tres días después se vendía a 500 BS. Por solo mencionar un ejemplo de los muchos que he visto.

-

Es que ni siquiera los productos con precios acordados se salvan de la especulación. Por poner un solo ejemplo, en el mercadito popular de boleíta vi cómo se expendía libremente el pollo a 90 BS en vez de los 78 BS. en que se fijó. Y eso que ese mercadito está a dos cuadras de la sede de la Alcaldía de Sucre y a media cuadra del barrio La Lucha, en el cual imagino que debe tener su Consejo Comunal. Pero ni la Alcaldía ni el llamado Poder Popular hicieron nada, por lo menos hasta que me fui.

-

CAUSAS DE ESTA MEGAINFLACION

-

Es obvio que se está induciendo de nuevo a una nueva meginflación. Las causas que la alimentan son varias.

-

En primer lugar, la viveza de los comerciantes de aprovechar el aumento en los ingresos de la población para seguir con la nefasta práctica de la especulación.

-

En segundo término observamos la acción descarada en muchos medios de comunicación, de verdaderos cagatintas al servicio de los intereses imperiales que los atiborran con "noticias" sobre la existencia de una desbocada megainflación. Un ejemplo de ello es la entrevista que dio la Presidenta de Consecomercio en el programa de Vanessa Davies. Más allá del factor especulación, también es cierto que muchos comerciantes suben los precios de sus mercancías, basados en que si lo dicen esos medios debe ser verdad, independientemente que lo vea en la realidad.

-

El otro aspecto es la labor de zapa de Dólar Today que quiere seguir manteniendo la capacidad de manipular el precio de las divisas y que ya ha colocado el precio del dólar en BS. 100. Por supuesto que más de un empresario lo tendrá como referencia.

-

Se pudiera esperar que con la libre convertibilidad de la divisa esa página no tuviera razón de ser. Pero hay que recordar, que por más libre que sea el comercio de la moneda siempre habrá un mercado negro en donde los narcotraficantes, corruptos y especuladores tratarán de adquirir divisas fuera de los canales legales-

-

Otro punto determinante es la eliminación del PVP, que ha sido uno de los más preciados de la teoría neoliberal, ya que según ellos, hay que dejarlo todo en las manos invisibles del mercado. Eso no funciona ni ha funcionado nunca en nuestro país, y más ahora con el incremento de la demanda. Además, el no tener el PVP le permite a las grandes cadenas de distribución, subir los precios a su antojo de determinados productos para impedir o minimizar su venta, en detrimento de otros que beneficien sus intereses. Esto lo he visto en muchísimas oportunidades.

-

De esta forma, el verdadero productor pierde la capacidad de que su producto se venda al precio que él desee. Con esa perversa política pierden tanto el consumidor como el productor, que puede hasta quebrar, sobre todo los pequeños.

-

El otro aspecto es el reciente anuncio de la libre convertibilidad, que hay que verlo con extremo cuidado. Desde el traumático viernes negro de 1983 los gobiernos venezolanos han recurrido tres veces, durante los gobiernos de Luis Herrera, de Caldera y de Chávez, al expediente del control de cambio, ya que las reservas del Banco Central no han resistido el embate de una desbocada demanda de divisas extranjeras por parte de empresarios que, gracias a una enorme e incontrolada especulación han dispuesto de ingentes cantidades de dinero para adquirirlas.

-

DOS CAMINOS CLAROS

-

Para matar esa inflación, que amenaza con hacer fracasar las medidas, hay dos caminos:

-

Primero, el de una efectiva supervisión conjunta del Poder Popular y de los organismos competentes, con sanciones que realmente sean disuasivas. A un ladrón lo meten preso si lo capturan robando, sin contemplaciones. Entonces, por qué a esos especuladores, que son verdaderos ladrones, lo que hacen es castigarlos suavemente con multas ridículas o con cierres de 48 o 72 horas?

-

Esas sanciones son la herencia de un sistema diseñado para privilegiar al capital pero que es incompatible con las nuevas realidades.

-

En segundo término, la creación de una nueva estructura impositiva efectiva, que esté a la altura de las exigencias actuales.

-

LA NUEVA DIMENSION DEL SENIAT

-

En efecto, hasta ahora el Seniat lo ha visto el Estado como un recaudador de dinero para poder cubrir el presupuesto de la nación, y dado que la principal fuente de recursos es PDVSA, la tarea del Seniat históricamente se ha concentrado fundamentalmente en los sectores económicos más sencillos de controlar. Un ejemplo de ello es la concentración de esfuerzos en los llamados grandes contribuyentes, o en la política de tener precios regulados o acordados para pocos productos, dejando al garete al resto de la economía.

-

Eso es necesario cambiarlo. En esta nueva etapa la función del Seniat no es solo proveer los recursos necesarios al Estado para su funcionamiento, sino controlar la inflación, de tal forma que no importa cuánto suban los precios los comerciantes, si la mayor parte de esa ganancia va a las arcas del Estado. En realidad este índice es que medirá el éxito o no de dicho organismo.

-

Y para lograr esto, se debe entender que la especulación está a todo lo largo y ancho del tejido empresarial. Desde las grandes firmas hasta el más modesto vendedor ambulante.

-

Si esto es así, hay que tener un extenso sistema impositivo que controle todas las empresas y vendedores, no importa su tamaño.

-

Y aquí me voy a referir a las llamadas empresas fantasmas, que no tienen ni personal y que son creadas como empresas puentes para desviar recursos, maquillar costos, cancelar dividendos socios y sueldos a personal ejecutivo, que no son declarados por estos al Seniat, etc., tal como tuve oportunidad de conocer en una empresa de tamaño mediano. Esta es una práctica extendida., incluso en colegios privados y hospitales.

-

Claro, juegan a volar debajo el radar del Seniat, ocupado en pechar a las grandes firmas, y que no controla las pequeñas dado el relativamente reducido número de transacciones.

-

El hecho de que la inmensa mayoría de las transacciones se efectúan a través de puntos de venta, proporciona una poderosa ayuda para una efectiva acción impositiva. Al respecto quiero acotar que otra práctica común es registrar una cantidad diferente en la máquina del Seniat a la registrada en el punto de venta,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 372 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Enrique Dallmeier

Carlos Enrique Dallmeier

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /economia/a269075.htmlCd0NV CAC = Y co = US