Luz para mi tierra

La economía mundial está a un paso de cambiar y esto de un modo toca los intereses de nuestra nación, el nuevo orden mundial está a la vuelta de la esquina y Venezuela está del lado de quienes lo dirigen. Sus políticas públicas tienen rostro humano, no podemos obviar que el imperio saliente tiene segundones y mandaderos; en nuestro país que brincan y bailan, queman y destruyen hasta su propia tierra, pues su fin es hacerse del poder a como dé lugar; su práctica reciente: boicot y acaparamiento que tuvo como finalidad secuestrar al Niño Jesús siendo en este caso Kreisel de Venezuela cuya empresa ha recibido más de (30.000.000$) millones de dólares a precio preferencial tasados entre 6 y 12 bolívares con el fin de distribuir juguetes en todo el territorio nacional, los mismos tenían más 3.800.000 juguetes acaparados desde hace más de 2 años los cuales pretendían vender con un aumento de más de 130.000%, la ganancia más grande que pudiera soñar empresario alguno en el mundo, a costa de un gobierno que cree en la buena fe de los empresarios. Increíblemente se escucharon voces de la MUD defendiendo a dichos empresarios, mientras que el gobierno vela por que su pueblo disfrute las navidades y los juguetes les llegue a los niños del pueblo; esto nos lleva a pensar, ¡pareciese que el pueblo trabajador es libre! ¿Por qué no se vende de una vez por todas sino poco a poco? o por días de trabajo, o por semanas trabajadas, o por años trabajados. Ningún jefe puede vender a otro, sino que nos vemos obligados a vendernos nosotros mismos siendo esclavos modernos, nosotros los hijos de bolívar aun así le enseñaremos al mundo como se defiende un país.

Han tratado de desdibujar la guerra económica social y política que vive día a día sometiendo a nuestro pueblo, no solo lo recientemente ocurrido en MERCOSUR, sino el bullying internacional recibido por las derechas más fascistas y radicales; cuando analizamos los personajes nos damos cuenta que son elementos con prontuario envueltos en escándalos, corrupción, pillaje, fraudes; pero que en los distintos espacios son secundados por medios de comunicación fascistas. Bendito pueblo honor a los que partieron y aquellos que resisten, pueblo bueno entre todas las naciones que no se doblega ¡Aquí nadie se rinde, nadie se cansa, nadie traiciona! ¡Hay que golpear sin clemencia a la oligarquía! Si queremos vencer debemos comandarnos a nosotros mismos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4465 veces.



Levi Medina


Visite el perfil de Levi Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Levi Medina

Levi Medina

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a238453.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO