Los campesinos venezolanos siguen poniendo la sangre

Durante la segunda parte del siglo XIX la sangre de los campesinos fue la que regó la tierra venezolana, sobre sus sacrificios se encumbraron caudillos y jefes militares y sobre sus sueños cabalgaron intereses que a la larga terminaron acabando con el campo venezolano quitándoles sus medios de producción, perdiendo de esta manera el parcelero su orgullo y viéndose obligados durante la segunda mitad del siglo XX a cundir con su presencia las barriadas de las grandes ciudades, siendo una especie de exiliados en su propia tierra. A diez años del 6 de diciembre de 1998, a 10 años del proceso de cambios mas profundo que ha vivido el país, sigue siendo el sector campesino quien pone la sangre como lo han demostrado los 367 asesinados por el sicariato por el simple hecho de creer en una idea y por el simple hecho de estar convencidos de que el latifundio y el socialismo no ligan.

El pasado 1 de agosto por invitación del cámara Braulio Alvarez asistí en la Sala Plenaria 4 de Parque Central, Caracas a una asamblea de la Coordinadora Nacional Ezequiel Zamora- CANEZ (la última vez que había participado fue cerca de Pedrera en los límites de Barinas, Táchira y Apure), en la asamblea del 1 de agosto me impactó la intervención del Cámara Jesús Cabrera de La Pica del Toro (Barcelona) quien denunció el asesinato del dirigente campesino Ramón Martínez, asesinado por sicarios contratados por latifundistas que apoyándose en decisiones del tribunal V de Maturin arremeten contra una comunidad productiva que tiene carta agraria, tiene producción avícola, bovina y donde el estado venezolano en los últimos 6 años ha invertido 4 millones de bolívares fuertes en mejoras de infraestructura, el campesino venezolano no puede seguir dando esta batalla en condiciones desiguales, el campesino venezolano no puede seguir siendo furgón de cola de una locomotora guiada por la pequeña burguesía ensimismada en sus intereses de clase, el campesino venezolano reconociendo sus debilidades organizativas debe empezar a transitar el camino de disputar el liderazgo de este proceso, por que solo el campesinado junto con sus hermanos los trabajadores pueden garantizar el triunfo definitivo, pero para ello se requiere empezar a transitar el camino de la organización, los líderes deben dejar la pereza al lado, hacer una dieta de chinchorro e iniciar una tarea organizativa que permita darle repuesta efectiva a estos asesinatos continuados de nuestros hermanos campesinos y habitantes originarios como los Yukpas que llevan una lucha desigual contra el gran capital del campo, capital racista y oligarca e inclusive preparar como lo pidieron en la asamblea milicias populares campesinas y originarias que resguarden la propiedad de la tierra y las vidas de los campesinos.

Hoy fue Ramón Martínez de la Pica del Toro- Anzóategui, ayer fue Beto Zamora, asesinado el 26 de febrero de 2003 por sicarios en Coro, el presidente pidió investigación, 5 años después no ha pasado nada y así seguirá pasando si el sector campesino no toma las riendas de su propio destino, dejando de lado los vicios del protagonismo y los interese particulares, debemos impulsar un movimiento integrado por verdaderos campesinos, por verdaderos venezolanos pertenecientes al sector rural, dándole vocería al ordeñador, al parcelero debemos impulsar una organización desde abajo, sin pausa, por que la patria lo reclama.

Las Tareas inmediatas del sector campesino pudieran ser:

1. Organización para la producción

Buscar la repuesta colectiva del campesinado al sustento diario del venezolano y evitar la fuga de millones de dólares que se van en la compra de comida en el exterior, debemos organizar al campesinado para producir los alimentos que requiere la revolución, con organización y planes empujar a nuestro hermanos en funciones de gobierno para que le otorguen al campesino las herramientas necesarias para garantizar esa producción en cantidad y calidad. Esto le dará al campesino autonomía de acción e incidencia en el hecho socio-económico. Ejecutar este plan productivo revolucionario no debería ser complicado tomando en cuenta el nivel de desocupación existente en nuestras zonas rurales.

II. Organización para la militancia

Al lado de la organización para la producción debe erigirse una Escuela Campesina Vivencial para la formación, instrucción y discusión ideológica, que nos blinde contra toda idea adversa al bienestar social del colectivo y nos de suficiente reciedumbre política que nos permita resistir y vencer los ataques de la oligarquía apátrida. Una escuela de formación que nos haga entender nuestro sentido de clase y que cuente con una sede en cada municipio rural de la patria. Esta es la tarea mas difícil, sobreponernos al esquema cultural impuesto por la burguesía liberal, al facilismo, a los aspectos particulares, pero debemos tomar esta vía, larga, dura, difícil, pero como decía Argimiro es el camino.

3. Organización para la defensa

Junto con la organización para la militancia debe existir un elemento de preparación de nuestros campesinos que permita su defensa en contra de los embates del sicariato y de cualquier ataque a la soberanía nacional por parte de alguna potencia o país extranjero, dentro de esa organización es necesario preparar las milicias campesinas de la revolución nacional las cuales deben ser un cuerpo dentro de la organización campesina y formar cuadros políticos- militares, cuadros con autosuficiencia para la organización y movilización de las masas.

4. Organización para el ambiente

Quién mas apegado a la tierra, quién mas apegado a los ríos, quién mas apegado al monte, quién mas apegado a las nubes que un campesino, por lógica el campesino debe convertirse en el defensor número uno de nuestras reservas naturales y de nuestro ecosistema, sino defendemos con fanatismo nuestro ecosistema no estaremos dejando patria para los hijos de nuestros hijos, hoy es una obligación de todo campesino y de todo revolucionario defender, preservar y proteger el ecosistema, esa es una gran tarea del sector campesino. El estilo de vida capitalista no garantiza el futuro de la humanidad por que es un sistema sustentado en el agotamiento de todos los recursos naturales disponibles, ante eso la bandera de la preservación y la sustentabilidad debe erigirse de cara la viento y levantada por millones de brazos campesinos.

5. Organización para la cultura

Junto con la organización para la defensa del ambiente el dirigente rural debe prepararse para la defensa de sus valores culturales, contra la imposición de modelos ajenos al sentir nacional, el campesino venezolano debe ser la vanguardia en esta lucha por que es el depositario de todo nuestro acervo cultural, la batalla cultural no es una batalla mas, es la batalla y en ella no debe faltar el componente campesino como punta de lanza en la defensa de nuestra historia y nuestras realidades culturales, solo los pueblos con tradiciones arraigadas sobreviven.

6. Organización comunicacional

Como un eslabón de la lucha cultural e ideológica la batalla comunicacional debe librarse en el sector rural, y el sector campesino debe hacer planes para tener una emisora comunitaria en cada municipio rural de nuestra patria, emisora que permita la libre expresión del campesino, de sus saberes y que sea elemento de resistencia ante las políticas y modelos impuestos desde las metrópolis que manejan los hilos del poder. Junto con la emisora, un periódico a nivel nacional que permita ir dando parte de los avances de la propuesta del sector campesino.

7. Organización para la vida

El movimiento campesino organizado debe ser el motor para crear las mejores condiciones de vida en la Venezuela rural, condiciones que se extiende a la infraestructura, educación, cultura y salud, debemos ser la referencia de la lucha por la mayor suma de felicidad posible, el sector rural debe disponer de todo lo necesario para evitar la salida de su gente a las ciudades.
Sumario

Es un plan que no necesariamente debe hacerse todo al mismo tiempo, se requiere ir avanzando, publicando los logros hasta crear una referencia, con estos ejemplo y con el objetivo definido los ejemplo se irán multiplicando y el sector del campo venezolano volverá a ser protagonista de primera fila y una herramienta efectiva en el proceso de transformación. Es una tarea ardua, donde todos sin exclusión deben participar, el tamaño del empeño requiere de muchos brazos, es solo cuestión de encontrarnos los iguales y echar a andar.

borges48@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5066 veces.



Jesús Borges


Visite el perfil de Jesús Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: