Lisbeli Vera y Brittin Mason en un abrazo por la paz del mundo

"El final, no se sabe

hasta el final"

Gloria Fuertes

 

La prueba de los 100 mts femeninos de los juegos paralímpicos de Tokio 2020-21, difícilmente se van a borrar de mi memoria, por dos razones muy especiales: la primera, el final electrizante de nuestra representante de 19 años, y su digna rival la atleta estadounidense, quienes estuvieron un largo y angustioso momento esperando el resultado que, finalmente favoreció a nuestra corredora por el recurso de marcar primero el pecho antes la cámara de la foto finish; el otro motivo, el cual tocó en lo más profundo de mi consciencia; al conocerse el resultado las dos atletas se abrazaron envueltas en las banderas de sus respectivos países de manera tan emotiva y efusiva que, esa imagen puede servir, como símbolo para hacer un llamado a la paz entre los pueblos del mundo.

Lisbeli, lo dijo muy claro: "No somos discapacitados, somos capacitados" Después de esa final en medio de una incesante lluvia, el cual bañaba el rostro de las competidoras, nadie puede dudar de la capacidad de estas atletas para representar a sus países, con el amor infinito del que ama su tierra. No habíamos terminado de saborear la miel de la brillante actuación de Yulimar Rojas, Julio Mayora, Keydomar Vallenilla, Daniel Dhers, ganadores de medallas, y los diplomas obtenidos Yusleidy Figueroa (Halterofilia), Anriquelis Barrios (Judo), Naryury Pérez (Halterofilia), Robeilys Peinado (Atletismo), Claudymar Garcés (Karate-Kumite) y Antonio Díaz (Karate-Kata) y toda la representación, cuando aparecen estos dignos patriotas poniendo a flamear nuestra bandera, como lo hicieron nuestros libertadores.

El sobresaliente escritor ruso Máximo Gorki, dejó para la posteridad un pensamiento, para no olvidar, porque parece un látigo en la consciencia de la oposición venezolana por lo fustigante, y creo que cada día se hace más evidente, cuando dijo: "La gente no la atrapas con la razón ¡La razón es un zapato demasiado estrecho y delicado para sus pies!" siempre están jugando al fracaso para alimentar el odio. Ni los triunfos en los propios juegos Olímpicos, ni en estos recientes llamados Paralímpicos, los motivaron, aún, cuando hicieron florecer las sonrisas y la alegría en millares de compatriotas, en medio de la grave crisis, impuesta por un bloqueo criminal, el cual siguen justificando, desde el norte, a través del vocero más arrastrado que haya parido nuestra tierra: Gauidó.

A pesar de esta grave crisis, el cual nos golpea todos los días, como un huracán de esos que, se presentan todos los años en aguas del mar Caribe. El interés y la emoción despertada por estos atletas en los juegos Olímpicos y Paralímpicos, fue tan grande que, difícilmente se pueden olvidar, y por momentos echaron por tierra el odio y el servilismo de algunos connacionales que, buscaron miles de argumentos para opacar el grito de victoria. Con Daniel Dhers, quisieron hacer fiesta en contra, pero este increíble practicante del BMX –bicicleta Motocross– les respondió con elegancia y sabiduría, porque lo había dicho muy claro, cuando lo llamó el comité Olímpico estadounidense: ¡Yo, compito por mi país! Para terminar, dándoles una bofetada, cuando se apareció con Robeilys Peinado en la propia cota 905 enseñando su arte, donde horas antes se habían producidos enfrentamientos para regocijo de las redes sociales y los medios al servicio de la oligarquía. Una demostración que, el quiere a su patria y su bandera no importa si vive en la propia casa del imperialismo. La sangre de patriota se lleva en las venas. Todos nuestros atletas nos recordaron que la patria, es Venezuela.

El mundo está urgido de paz, y el gran anhelo de Pierre de Coubertin, el creador de los juegos Olímpicos para impulsar las relaciones pacíficas y constructivas entre las naciones, fomentando un espíritu de superación personal, juego limpio y sana competencia, se hizo presente, cuando Lisbeli Vera y su gran rival la estadounidense Brittni Mason, vivieron un momento inolvidable después de conocerse el resultado dilucidado por la fotografía, en medio de la tecnología, al abrazarse en un gesto de hermandad, confraternidad y de amor por la humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 475 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: