Arde Venezuela

Al parecer el problema ecológico no es importante en Venezuela, no vemos a nadie preocupado por la agresión que sufre a diario el medio ambiente. Nuestro interés gira alrededor de las fiestas carnestolendas, para dónde vamos en Semana Santa, los black berry, lo que dijo Juanes en twitter, los candidatos del 26 de septiembre a la asamblea nacional del gobierno y la oposición y la crisis eléctrica. Mientras tanto alrededor nuestro vienen ocurriendo hechos que pueden causarnos graves problemas a nosotros y a generaciones futuras. Si vemos el horizonte en la tardes, vemos el sol con una gran cortina de humo producto de los incendios forestales, el espacio está lleno de humos. A orillas de carreteras y autopistas arden los bosques y sabanas. ¿Podemos construir así un país? Sin conciencia, sin amor a la naturaleza y al prójimo. Venezuela Arde. A nadie le duele nuestros ríos y bosques. ¿Podrán las generaciones futuras tener un buen clima y una mejor calidad de vida, cuando ponemos en riesgo hasta la seguridad alimentaria si convertimos a Venezuela en un desierto?. Ni la vida útil de las presas hidroeléctricas, una por las sequías y otra por el daño irreversible que vienen realizando en el alto Caroní con las desforestación criminal y la explotación minera ilegal que se realiza al sur de Venezuela, desencadena un proceso erosivo en los afluentes del Caroní, lo que provoca el arrastre de sedimentos que van a acumularse en el lecho de la represa de alimentación de la Central Hidroeléctrica de Gurí, causando a la vez el deterioro de las turbinas generadoras de electricidad, razones ambas que disminuyen la vida útil de la represa. Esta situación explica en parte los orígenes del racionamiento eléctrico que ha afectado desde el 2001 a diversas regiones del país. Igual proceso de devastación por la minería criminal y la desforestación de los depredadores de la madera vive la cuenca del Rio Caura, todo esto ocurre con la complicidad de políticos inescrupulosos, que se hacen llamar revolucionarios y con conocimiento y participación de los militares de la zona. Estas agresiones al ecosistema deben ser revisadas por el gobierno nacional, porque esta devastación es trágica para las represas a lo largo del Rio Caroní y pone en peligro las represas existentes y los futuros proyectos hidroeléctricos en el Caroní y Caura. Otro problema que agravaría la crisis eléctrica son los incendios de vegetación, estas quemas ionizan el aire, lo cual origina que las protecciones de las líneas eléctricas de alta tensión se disparen, de allí que las normas establezcan que los corredores bajo estas líneas deban permanecer libres de vegetación, por lo que deben tomarse las previsiones para evitar que ello ocurra.

Se está causando grave daño al medio ambiente local estamos contribuyendo con el calentamiento global, porque este es un problema que afectará a todos las formas de vida del planeta. Al parecer la avaricia de unos pocos pudo más que la sensibilidad con el destino del planeta. Las ansias del lucro de unos pudieron más que el sentido de la subsistencia de la vida. Creo que ha llegado el momento de prestarle atención a este grave problema, no podemos esperar temporadas de abundantes lluvias si continuamos la agresión contra el medio ambiente, los incendios forestales, el lanzamiento a la atmósfera de gases invernadero producto de las grandes industrias, a la par del racionamiento eléctrico que se están emitiendo mensajes institucionales para ahorrar energía eléctrica, debe haber también mensajes institucionales contra los incendios forestales y la contaminación ambiental, educar al venezolano en este sentido. El venezolano no tiene una cultura ambientalista y en muchos casos desconoce el daño que causan los incendios forestales y la contaminación al planeta. Llegara inevitablemente la frase premonitoria de los indios amazónicos: "Cuando se seque el último río, cuando pesquen el último pez, cuando corten el último árbol, entonces ya no existiremos"

Pero para que la Madre Tierra recobre el control de su temperatura, es urgente superar no sólo el modelo del capitalismo salvaje y el desarrollo sostenible (ambos fundados en el mito del progreso infinito), sino pensar también en la energía nuclear, la vida rural y el consumo respetuoso como alternativas inevitables.

jlrlinares@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4557 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social