Una masacre para los Reyes Magos

Iban los tres hombres sabios en pos de la estrella luminosa cuyo brillo se hacía más intenso por los lados de una población llamada Belén, ubicada en los montes de Judea y bajo el supuesto control de la Autoridad Nacional Palestina.

El propósito de Melchor, Gaspar y Baltasar era llevar obsequios al niño recién nacido, cuya llegada al mundo la había anunciado el cielo con un hecho portentoso que los Reyes Magos, estudiosos de los astros en distintas regiones del mundo, captaron al unísono.

Si bien Jesús, el de María y José, era judío, por su lugar de nacimiento también era palestino, detalle que casi nunca sale a relucir.

Así fueron los tres hombres sabios guiados por la estrella y también por el resplandor de los bombardeos nocturnos. A la luz del día, las columnas de humo señalaban edificaciones destruidas por cohetes teledirigidos en bombardeos "quirúrgicos" de alta precisión, aunque siempre proclives al "daño colateral" que aniquila a los vecinos de la víctima escogida.

Entonces vieron campamentos de refugiados donde las acciones bélicas contra la población civil se produjeron con mayor violencia y ensañamiento.

Como lo describe Gerardo Leibner, uruguayo exilado por la dictadura y doctor en Historia de la Universidad de Tel Aviv: "En elprimerdíadelactualataqueaéreo israelí, murieron diez veces más palestinos que el total de víctimas israelíes en ocho años de misiles. Y desde entonces, el número de víctimas palestinas se ha duplicado. En lugar de avanzar hacia acuerdos de paz con las fracciones palestinas moderadas cuando éstas eran aún mayoritarias en Gaza, Israel prefirió utilizar el hostigamiento terrorista para escalar las hostilidades...".

La Ley del Talión es menos salvaje: apenas exige un ojo por un ojo, no 100 ojos por uno, como en este caso.

Los Reyes Magos hallaron niños sin padres, sobrevivientes de los misiles lanzados por los F-18 de Israel. También consiguieron padres sin niños, sorprendidos por las bombas en sus escuelas.

No se sabe si este año podrán hallar al Niño Jesús. Lo que sí encontrarán serán cientos de niños palestinos muertos y heridos. Quizás les recuerden a las víctimas de Herodes.

Lástima que aún haya bárbaros matando infantes.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2200 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad



Revise artículos similares en la sección:
Internacionales