Que mala leche con la leche

Este es el único país en el cual un grupo de políticos de oposición piensan que haciéndole mal al pueblo se van a ganar su voluntad y su voto. Un amigo que trabaja en un Supermercado me contó como los dueños de ese negocio, les dieron la orden de recoger la leche que están en los mostradores y esconderlas en los almacenes.

Hasta hay dueños de Supermercados que se han atrevido, supuestamente, a esconder la leche en sus propias casas por aquello que en sus casas no se van a meter a hacer una pesquisa.

La desaparición de la leche es un tanto extraña, porque desaparece de los negocios y aparecen en las esquinas y en otros lugares del mercado paralelo provistas por los mismos dueños de supermercados a un precio más alto de venta al público.

Ese es el colmo de la falta de ética y de la poca moral que tienen muchos empresarios venezolanos. Bastaría con hacer un buen trabajo de Contraloría Social, para llegar a descubrir que esa leche del mercado negro la proveen los mismos empresarios que predican en contra de la Reforma Constitucional y de la supuesta cubanización de Venezuela.

¿Quien surte los anaqueles del mercado negro?

¿Quiénes son los que están promoviendo la campaña de desprestigio en las colas frente a los supermercados?

¿Cuál es la responsabilidad de Fedecamaras en esta campaña criminal de acaparamiento de leche, azúcar, arroz, papel sanitario y otros productos de primera necesidad?

Hay que exigir a los Consejos Comunales para que asuman el control de la supervisión de los almacenes de tiendas, supermercados y plantas productoras. Hay que establecer una vigilancia constante de los movimientos raros que se hagan con los alimentos que los empresarios le niegan al pueblo.

Esta es una campaña de terror orquestada desde el Departamento de estado norteamericano y por el Comando de la resistencia, para quebrar al pueblo a través de una política hambreadota criminal. Inclusive estos sectores han logrado infiltrar gente en Mercal para desaparecer la leche y otros rubros y darle otro destino más allá de nuestras fronteras o simplemente cambiar sus empaques por empaques de marcas comerciales mucho más caras.

Es por eso que se hace urgente y necesario una verdadera política de Soberanía alimentaría. Se debe intervenir a las empresas productoras de leche y otros alimentos estratégicos y proceder a su pronta nacionalización en aquellas en las cuales se encuentren irregularidades.

Hace falta intervenir a todas aquellas empresas comprometidas con el golpe alimentario, que alevosa e irresponsablemente atentan contra la salud de todo un pueblo, especialmente de nuestros niños, niñas, adolescentes y ancianos.

Hay que orientar al pueblo para que ejerza una verdadera Contraloría Social, para que no se siga con esta campaña terrorista y criminal por parte de Fedecamaras y algunos sectores políticos del país.

Señores del gobierno hay que detener esta campaña criminal de acaparamiento de los alimentos, hay que dejar la complicidad de algunos sectores del gobierno nacional que se han vendido a los empresarios.

Hay que detener este golpe alimentario, antes que el pueblo comience a actuar contra los acaparadores y contra los terroristas del hambre.

Señores del gobierno hay que impulsar de verdad una Contraloría Social con el pueblo que es quien sufre las consecuencias de esta acción criminal. Hay que comenzar a despedir y enjuiciar a funcionarios corruptos que se han enriquecido con el hambre del pueblo.

Esos funcionarios se les ven en buenos carros, en finos restaurantes, en autos últimos modelos. No hay que hacer mucho esfuerzo para descubrirlos. Muchas veces son los mejores amigos o familiares de jefes de institutos y otros organismos gubernamentales que de una u otra manera se benefician directa o indirectamente de la corrupción.

No nos hagamos, como dice la canción de Shaquira, los sordos, ciegos o mudos, porque entonces nos convertimos en cómplices de esta corrupción.

Que mala leche con la leche, no le llega al pueblo por voluntad de unos hambreadotes, porque:

1- Muchos funcionarios públicos saben con lujos de detalles donde están escondidas las toneladas de leche.

2- Muchos acaparadores y terroristas del hambre reciben protección de funcionarios que dicen ser revolucionarios.

3- En Mercal hay gente que en complicidad con empresarios golpistas para negociar con los alimentos que les pertenece al pueblo, sacándolos hacia la frontera y reempacándolos en envoltorios de empresas privadas.

.Que mala leche con la leche, el arroz y con otros productos de la cesta básica.

.Que mala leche con muchos funcionarios públicos corruptos.

.Que mala leche con este pueblo que no termina de organizarse en comités de Contraloría Social para supervisar a las empresas distribuidoras de alimentos.

.Que mala leche con esos productos escondidos en almacenes y galpones, esperando mejores tiempos de engorde de sus precios.

.Que mala leche con estos empresarios que desean que Chávez caiga aun a costa del hambre pueblo

.Que mala leche con tanta impunidad.

El pueblo debe dar un plazo para que en los supermercados y otros distribuidores de alimentos, vuelvan a aparecer estos artículos de primera necesidad y si no proceder a hacer efectiva la Contraloría Social, según las atribuciones que le da la Constitución Nacional.

¡No busquen que se canse el pueblo!

obedvizcaino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3235 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor