El silencio de Bachelet y Almagro

¡Oh miseria humana, a cuántas cosas

te sometes por el dinero!

Leonardo de Vinci

"El esclavo pierde la mitad de su alma

desde el día que cae en la servidumbre"

Homero

 

A un amigo, siempre le escucho, cuando alguien se la tira de avispado o se cree más listo, que, los demás en reuniones, fiestas o conversación, y cualquiera de los presentes expresa ¡Este, si es vivo! Al momento aparece él, con su ocurrencia ¡Dile pendejo por eso! Así, está pasando con los personajes: Michelle Bachelet y Luis Almagro, en estos últimos días, cuando los patriotas de la hermana República de Colombia, se encuentran haciéndole frente a un gobierno, el cual se ha entregado en cuerpo y alma al imperialismo estadounidense, pero por ninguna parte se oye la voz de estos títeres.

Desde el mismo momento, que el comandante Chávez, se hizo presente con su grito y pensamiento de libertad, inspirado en los nobles ideales del Libertador Simón Bolívar; el imperialismo, empezó a buscar en el sur del continente, quienes les ayudaran en el trabajo para tratar de minar la consciencia de un pueblo amante de la paz. En el periodo de la cuarta República, fue precisamente gente de la izquierda con dignidad, quienes cargaban la sirena encendida manifestando, a riesgo de su propia vida. denunciando la cantidad de atropellos, muertes y violación de los derechos humanos por parte de gobiernos entregados a los intereses de Washington.

Michelle Bachelet, después de pasar por la presidencia de Chile –en dos oportunidades– con la misma constitución del sanguinario Pinochet, salió a cumplir órdenes del imperialismo, como comisionada de la ONU, sin siquiera acordarse de sus raíces familiares, pesándole mucho el apellido de su padre, el cual supo llevar con decoro antes los esbirros de la dictadura de Augusto Pinochet, quien sembró de muertos la tierra de Bernardo O´ Higgins. De Luis Almagro, es mejor no hablar, se pierde el tiempo; porque después de ser electo, como secretario de la OEA, el individuo se convirtió en un servil incondicional del imperialismo con la mirada de un perfecto halcón hacia Venezuela.

En los últimos años el imperialismo y por consiguiente los gobiernos estadounidenses se les presenta el panorama político, económico y militar, con impresionantes nubarrones, con amenazas de tempestad. El poder político y económico se les empieza a derretir, como los glaciares por los cambios climáticos, y el arsenal militar, aunque sigue siendo poderoso, ya no intimida a países como Rusia, y China, quienes alumbran hacia todas partes, como unos verdaderos faroles, y por eso, el gran país imperial: Estados Unidos, se la juega, aunque tenga, que desembolsar millones de dólares, como ha hecho con el prefabricado autoproclamado Guaidó, quien en lo poco, que se diferencia de Bachelet y Almagro, es que aparece en la tierra donde nació, como un juguete de cuerdas en contra de su propia gente.

Después de varios días de turbulentas protestas en Colombia, con un saldo de varios muertos, heridos, detenidos y torturadas; todavía no hemos visto una declaración del gobierno de USA, preocupado por la situación, y de sus voceros inmediatos y oficiales: Michelle y Luis, nada que ver, porque a ellos les pagan para hablar, cuando su amo manda. Lo que está en juego, es precisamente el patio trasero del imperialismo, y todos estos vende patria, cuando sus intereses empiezan a peligrar se callan, para que el verdugo utilice el látigo. Ahí, es, cuando mi amigo tiene razón; a estas personas, no se les puede decir pendejos, porque aparte, que el calificativo es muy blandengue, se hacen los desentendidos, al jugar el papel de unos perfectos arrastrados, cabrones, y miserables.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 691 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: