¿Por que atentar contra Tarek?

El recién develado plan boicot a la Asamblea Nacional que incluye entre sus objetivos militares al poeta Tarek William Saab, debe entenderse y revisarse en toda su complejidad, como un ataque profundo a las raíces del proceso bolivariano que se instala con la asunción de Chávez como presidente.

Tarek William Saab, ha sido parlamentario Constituyentista, Gobernador de su estado natal, Defensor del pueblo, y Fiscal General, en todos los cargos donde ha estado exhibe resultados muy por encima del promedio de nuestros funcionarios públicos que han ocupado esos mismos roles.

Desde joven ha militado en dos causas: la poesía, y la entrega desinteresada al prójimo, su destacada participación en defensa de los derechos humanos le ha valido importantes reconocimientos. Ha logrado construir un perfil propio que lo coloca como uno de los mejores defensores de nuestra América.

Por qué la clase política colombiana vinculada desde siempre a lo más rancio y putrefacto de la derecha latinoamericana, puede estar interesada en el asesinato de un intelectual, de un hombre de letras, de un luchador que ha hecho del pacifismo y el humanismo sus banderas. Tienen que existir motivos profundos para una atrocidad que por su impacto en nuestros países genera un repudio total.

Pero en política las casualidades no existen y esa misma derecha fascista que asesino al Gran Mariscal Antonio José de Sucre, buscando cortar las raíces del proyecto bolivariano que lideraba Simón Bolívar, y que propició una guerra civil en su país con el asesinato de Gaitan, para evitar la reivindicación de los oprimidos, es sin duda la misma que busca acabar con cualquier símbolo que recuerde la lucha de emancipación de nuestro libertador.

Desde allí debe partir cualquier análisis para entender por qué se pone como objetivo militar al poeta Tarek. El desempeño al frente de la Fiscalía General, y su actitud firme y valiente para enfrentar fenómenos tan horrendos como la corrupción, lo emparentan en algún punto de nuestra historia con todos aquellos grandes que han decidido como diría Martí "Con los pobres de la tierra quiero mi suerte echar"

La escogencia de la figura del actual Fiscal no es un acto fortuito o un capricho de la oligarquía colombiana y sus socios. Tiene que ver con todo el horror que piensa aplicar durante esta última etapa la derecha venezolana. Ese horror tiene que ser muy grande para que se decida de una vez ir a las raíces del proyecto bolivariano.

Antes de una guerra de aniquilamiento se ataca la simbología ideológica, y lo que ella representa para los pueblos, para tratar de someterlos primero espiritualmente, destruyendo sus referencias morales que puedan ayudarlo y darles animo en sublevaciones posteriores.

Cuando se pone como objetivo físico a Tarek, se está tratando de destruir y acabar con un ejemplo ético que se ha venido construyendo a lo largo de una vida de decoro y dignidad, y entrega a las causas más justas que pueden tener nuestros pueblos.

Su escogencia es una muestra evidente de que nuestra revolución apenas comienza, y que todavía faltan muchos dolores para construir una verdadera independencia, para todos esos dolores debe prepararse nuestro pueblo, manteniendo por encima de todo la unidad orgánica de las fuerzas de la revolución.

El Ejemplo y la entrega de líderes como Tarek, son fundamentales para mantener esa unidad, y debe llenarnos de ánimo suficiente para prepararnos para librar las grandes batallas que van a librarse en nuestro país en los próximos cinco años.

Nuestro pueblo amante y constructor de una paz que hemos buscado siempre, debe rechazar cualquier intento de asesinato de alguno de nuestros líderes, y enviar un mensaje tajante a los sectores extremistas, los hombres pueden desaparecer, pero su ejemplo y su conducta siempre van a estar presentes en el amor de su pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3505 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: