Mi palabra

La señora Fiscal, envuelta en una maraña


" Es mejor tener la boca cerrada
y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda. "
Mark Twain

Definitivamente la compleja situación del país, ha servido para verle el verdadero “rostro” a varios ex funcionarios, y algunos todavía activos, quienes se habían mantenido solapados, esperando el momento para empezar actuar en una abierta alianza con la derecha venezolana, amparados en la política intervencionista de los EEUU. Nadie puede negar la irremediable desesperación de la Señora fiscal Luisa Ortega Díaz. Son tantas las pifias, que no le queda otra: seguir hacia adelante, a pesar que el camino es por demás escabroso– sobre todo para los traidores– en medio de la presión de ambos lados, por eso, no es descabellado presagiarle un lamentable final, propio de los verdaderos renegados.

En sus últimas declaraciones la fiscal, parece importarle muy poco los desastres de los guarimberos, y terroristas, al callar tan descaradamente, dando por momentos la ligera impresión de haber desaparecido del escenario político, cuando todo el mundo ha venido sufriendo las locuras, de una oposición por demás torpe, queriendo llevarse todo por delante, atacando y ofendiendo a las FANB, en una abierta provocación, buscando el apoyo necesario, para llevar a cabo su verdadero propósito: la entrega del país al imperialismo; a todas estas, el ministro de la defensa Padrino López, se las cantó muy claro: “Estamos para defender la paz, y la democracia del país, y esos seudo dirigentes, que se lo pasan ofendiendo a las instituciones militares, les pregunto: ¿Cómo van hacer, para gobernar, de llegar al poder?.

La fiscal, por su parte, no ha dicho absolutamente nada sobre esto, y para no quedarse rezagada ha copiado la misma actitud de los más vociferantes derechistas, entre ellos a Lilian Tintori, María Corina Machado, y Julio Borges, este último agarra cualquier pretexto para ir a declarar en la casa del imperialismo, con tanta vehemencia, que sueña con ver los marines yanquis instalados en nuestra tierra, y no es raro, que en su estado de obsesión, pretenda regresar de uno de esos viajes, montado en un bombardero norteamericano, y dar inicio a la invasión, el cual ha pedido a gritos por no tener las “bolas” suficientes para luchar por la paz del país; tarea muy noble, pero hay que tenerlas bien “grandes” como lo dijo recientemente el ministro de la defensa, al rechazar las ofensas de estos apátridas.

La fiscal Luisa Ortega Díaz, representa en estos momentos para los guarimberos, y terroristas una especie de “salvavidas” enfrentada al gobierno, pretendiendo escudarse en el pensamiento del comandante Chávez, para justificar su traición a la patria, y al proceso bolivariano, algo parecido al caso del ex ministro Miguel Rodríguez Torres, quien, salió defendiéndose con un argumento perverso de una acusación bastante grave: su vinculación con La Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (La CIA), al final parece terminar de hundirse.

La fiscal acusa de terrorista al estado venezolano, sin tocar a los guarimberos, y extremistas armados y asistidos por la MUD. Nada dijo, sobre el ataque a la base militar de La Carlota ¿Qué hubiese pasado de producirse un hecho, como ese en EEUU? Olvida algo muy elemental: dentro del Estado, todas las libertades son limitadas–en el más apartado rincón– por lo tanto, el gobierno venezolano, está en el legítimo deber de defenderse, sin embargo, ha mantenido cierta prudencia a la hora de los ataques planificados de la derecha, en aras de la paz, y a la vez evitar, lo que andan buscando: una mortandad para justificar sus planes.

Con toda razón, un amigo me decía: “La fiscal, da pena ajena, al unirse a las conspiraciones de la derecha, después de los insultos de la guarimbera, y ahora diputada por el estado Táchira Gaby Arellano, acompañada por Leopoldo López, quien no dejó de aplaudirla, días antes de ser encarcelado” ¿Qué pensaran estas nuevas coincidentes contra el gobierno, al ver el video en YOU TUBE? ¿Quién de las dos, se avergüenza de ese capítulo del pasado, o por el contrario terminan dándose la mano, muertas de risa?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 699 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a248436.htmlCd0NV CAC = Y co = US