Jóvenes buenos y jóvenes malos: guarimba y deber

Es un hecho repudiable que causa preocupación y tristeza, ver jovenes estudiantes unos y otros no, heridos en las acciones violentas ocurridas en la Universidad de Carabobo y en otros escenarios del país donde se llevan a cabo protestas contra el gobierno bolivariano.
Pero igual preocupación y tristeza causa ver jovenes guardias nacionales y policías heridos de bala, por artefactos explosivos o por piedras y otros objetos contundentes mientras en el cumplimiento de sus deberes, repelen estas acciones violentas.

A los medios de
comunicación, a las autoridades rectorales, a la Asamblea Nacional y sus diputados, en fin, a la oposición venezolana parece que solo les duele un sector, lo que ellos llaman la sociedad civil: los "valientes" jovenes que trancan calles, queman autobuses, destruyen bienes públicos y privados e impiden el libre tránsito. Los otros jovenes duelen poco o simplemente no importan: los que retiran escombros, resguardan propiedades y personas y garantizan que puedan salir o llegar a sus casas. A ellos los ignoran, no los nombran, no están en el parte de guerra mediatizado.

Y es que la oposición venezolana hace en la práctica una clasificación odiosa, sesgada y racista de nuestros jóvenes: los blanquitos, bien vestidos, zapatos de marca, comida segura, selfie sonriente, lucha por la "libertad". Y los otros: hijos de pueblo, piche policía muerto de hambre, casa en el barrio, graduado en una Misión,
beneficiario del Clap.

Esos no valen nada... a la oposición, los medios y la OEA les duele la sangre azul; al pueblo le duele la sangre roja, la rojita. (todos la tienen roja, claro, pero hay aún quien cree en la sangre azul y en los derechos y privilegios que eso le da). Y en esta hora de definiciones políticas donde ha iniciado una nueva arremetida de las fuerzas externas y sus lacayos nacionales contra nuestro gobierno legítimo y nuestro país, son los jóvenes, otra vez, la principal herramienta para ser utilizados como carne de cañón en las acciones de calle de la oposición disociada y golpista.

Los muertos y las victimas siempre son buenos para sus planes. Pero si son jóvenes mejor ( no aplica para guardias nacionales y policías, claro).
En definitiva, jóvenes venezolanos son todos pero defendiendo dos paises: uno que lucha por entregar y otro por defender lo mas preciado que tenemos: la soberanía nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1169 veces.



Jose Gregorio Blanco

Lic Dirigente del PSUV Analista político.

 jgblancocorona@yahoo.com      @josegblancoc

Visite el perfil de Jose Gregorio Blanco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: