Amedrentamiento a nuestra Revoluciòn Bolivariana

A medida que vayan transcurriendo los días y los meses de este año duro y difícil como lo es el 2006, el imperio jugará de manera más dura, sucia para que el Comandante Hugo Rafael Chàvez Frías no siga siendo Presidente de la heroica y gloriosa República Bolivariana de Venezuela. Desde que comenzò el año ha sido así y ya cuando estamos en el mes de abril (y como han dicho otros colegas articulistas, pareciera que soplan algunos vientos de golpe) pareciera que estamos ante otra nueva arremetida. En abril, por ejemplo estamos viendo los asesinatos de personas secuestradas como Filippo Sindoni, los hermanos Fadoul, con la clara intenciòn de mostrar al mundo que los cuerpos de seguridad del Estado han resultado sencillamente incapaces de enfrentar el problema del secuestro y de la inseguridad, por lo tanto Chàvez es el culpable de esto, y por ello, para la opiniòn pùblica internacional, influenciada mayoritariamente por las jineteras del apocalipsis, Hugo Chàvez no puede seguir siendo Presidente de Venezuela, y justificar así cualquier injerencia intervencionista en nuestro país. Amén de que ya un importante sector del oposicionismo más radical (Antonio Ledezma, Patricia Poleo, etc) promueven la desestabilizaciòn y el desconocimiento al nuevo CNE que en pocas semanas designará la Asamblea Nacional, la cual, ellos consideran ilegítima por no tener ningún representante opositor, olvidàndose de que esa circunstancia no es precisamente por culpa de nosotros, y amén de los casos de corrupción que han estado saliendo a la luz pública, pero que el oposicionismo trata de manipular con la intención de restar apoyo popular al Comandante y desestabilizar al país.

Y si a eso le agregamos los ejercicios militares que el Comando Sur de EEUU realizarà durante dos meses en aguas del Caribe, no es màs que una táctica de amedrenta miento contra Cuba y Venezuela, quienes hoy representan la vanguardia de otro mundo es posible por estos lados de mi querida América Latino caribeña, por parte del gobierno imperialista y corporativo de Washington, encarnado y personificado por George W. Bush y su corte de halcones que no les importa la vida de más de 6000 millones de seres que habitamos en este planeta, si para ello satisfacen la codicia y la voracidad petrolera de las empresas transnacionales en las cuales ellos tienen y representan sus intereses.

Por ello, creo que por estar precisamente en el mes de abril, mes que represento un punto de quiebre y de definiciones dentro de nuestro proceso socialista, bolivariano, robinsoniano y zamorano, a estar cada día mas pendiente, a prepararnos no solamente con las misiones educativas, que bastante han hecho por nuestro proceso, sino también de manera ideológica y política. El amedrentamiento cada día será más intenso y más fuerte, ya circulan por la Internet material en donde se explaya sin ningún tipo de complejo la forma de intervenir en Venezuela para salir "del peligro que representa Hugo Chàvez para nuestra región", de que los que de verdad queremos a este proceso y seguimos las ideas de Hugo Chàvez, desde las organizaciones políticas y grupos sociales, nos unamos de verdad para que como un solo hombre, podamos hacer frente ante las crecientes y peligrosas amenazas que el imperialismo norteamericano cierne en contra de nuestra hermosa niña que llamamos Revolución Bolivariana.

El problema de los 10 millones más uno de votos, que nos ha solicitado el comandante, no es un problema como decimos los abogados de legalidad, sino de legitimidad a nivel internacional. Nuestro Comandante Presidente Chàvez pudiera ser reelecto Presidente con un millón de votos, pero en ese escenario, George Bush tendría la mesa servida para con sus mecanismos de presión multilaterales, para desconocer los resultados del 3 de diciembre, aislar a Venezuela y justificar la intervención en nuestro país, para pisotear nuestra soberanía y robarnos nuestros recursos naturales.

Sin duda que obtener esos 10 millones de votos es una tarea sumamente difícil, más no imposible. Que nadie se llame a engaño al decir que los 10 millones de votos están amarrados y seguros, no. Porque aún hay muchos enemigos que tiene este proceso como el burocratismo, la corrupción, la desarticulación en algunas instancias gubernamentales que sin duda han generado malestares en mucha de nuestra gente, y que de no canalizarlos de manera de darles una respuesta satisfactoria, pudiera restar, sino muchos, algunos de esos 10 millones más uno de votos que necesitamos para mantener no solo a un hombre en una instancia de gobierno, sino para mantener nuestro proceso y salvaguardar nuestra soberanía y dignidad nacional.

Por otra parte, hay mucha gente también que tiene muchisimos deseos de dar su voto por el comandante, pero no tienen cédula o no están inscritos en el registro electoral permanente, a esa gente hay que buscarla y a través de la Misión Identidad, otorgarles la cédula y la inscripción en el R.E.P. para que ellos también puedan participar en las elecciones del 3 de diciembre. Y allí es en donde tenemos que rescatar el trabajo de las UBES y de las patrullas. También otro de los enemigos a derrotar el 3 de diciembre es el 75% de abstención de las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre de 2005, y por ello tenemos que promover en su máxima expresión la participaciòn en las presidenciales de este año; si hay abstención, que sea la del oposicionismo y no la de nosotros. Hay que reducir lo máximo posible los índices de abstención.

Culmino este mensaje, precisamente en este mes de abril, para invocar a todos mis compatriotas a que rescatemos el espíritu de ese 13 de abril, cuando todos los revolucionarios, sin distingo de color partidista, grupo social, como un solo hombre bajamos de los cerros de Caracas y salimos de la selva, del monte, de los llanos, de nuestros campos, a restituir al Comandante de la Nación y el hilo constitucional, y de la misma forma cuando la arremetida golpista, terrorista y criminal lanzó nuevamente su arremetida a finales de 2002 y comienzos de 2003, el país demostró que cuando todos nos unimos y apùntamos hacia un mismo fin, ni el imperio más poderoso de la tierra, con todo su poderío tecnológico y militar puede detenernos. Bolívar ya lo decía: "Unidad, unidad o la anarquía nos devorarà", pero también dijo: Unàmonos y seremos invencibles.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2342 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a20870.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO