Por la edad, a Marianela Salazar le sale casa por cárcel

Marianela comenzó a sonar mucho en los setenta. Era lo que se dice un "bomboncito de largos cabellos e ideas cortas". Esta mujer era audaz y decidió sacarle partido en ella a todo que no tuviese que ver con su cerebro. Frisaba los treinta y cinco años de edad cuando comenzó a vivir de los escándalos. Salió electa concejal por Petare y consiguió que metieran preso a un personaje muy representativo del poder económico, que figuraba mucho en la revista "Resumen", Fernando Báez.

Un paso más y agarraría a Dios por las barbas: qué terrible, que fiera, que mujeraza. Sus formas de mujer junto con sus atrevimientos lograron ocultar para siempre ante el público su total incapacidad para escribir.

Eso entonces no hacía falta en Venezuela (no teníamos la Misión Robinson) si se contaba con un editor que te apoyara, como en efecto ella lo llegó a conseguir con el periodista Rafael Poleo. El dueño de la revista "Auténtico" y "Zeta" la hizo su amante. Se volvió loco por ella, y le contaba al escritor Argenis Rodríguez (quien lo narra en su diario, véase "Las Putas de los medios"): "Esa mujer vende", porque cuando la colocaban en las portadas de aquellas revistas se agotaban rápidamente los números. Ya se sabe que en Rafael Poleo el asunto primordial de la existencia es el negocio, la plata, y nada me asombraría que por dinero llegara incluso a negociar la extradición de su hija Patricia (y ésta que también conoce muy bien a su padre y debe andar asustada).

Por celos, o por la prepotencia de Poleo, éste le daba descomunales palizas a Marianela. Y por los líos con esta mujer, Poleo fue a para a la cárcel. Pero eso hizo el milagro de que Marianela y Patricia Poleo lograran congeniar, y hacerse grandes e íntimas amigas. No había una cosa que más le encantase a Patricia que hacerle un reportaje a Marianela, siempre poniendo de relieve el morbo del sexo crudo y directo.

Marianela ya había alcanzado, pues, con la ayuda de Rafael y Patricia Poleo, el estrellato a la fama. Se fue así independizando y adquiriendo esa pose de reina altamente cotizada por todos los medios de comunicación, por sus aspavientos de mujer desfachatada en sus juicios sobre los asuntos de la cama y su manera de jurungar la política, y por este camino encandiló a Carlos Andrés Pérez. Fue entonces otra de "las mujeres del Presidente". Argenis Rodríguez cuenta que cuando CAP se cansó de ella se la pasó a Octavio Lepage. Después ella para seguir en esta onda de ascenso imparable, llegó hasta los brazos del Presidente Omar Torrijos. Había cruzado el Atlántico y tenía en sus planes también cruzar otros charcos. ¡Qué vida tan digna de la que pregonan los filósofos sensualistas, materialistas! ¡Tan mejor utilizada!

Ya, sesentona (como Milagros Socorro), con unas siete cirugías encima que hoy amenazan con convertir su cara en una máscara plástica (como la de Milagros Socorro); con unos senos reforzados con silicona; con una prótesis dental algo desviada (la de Milagros Socorro está mejor equilibrada), con los ojos semi-apagados, los labios marchitos y enfurrucados, con su pelo pararráyico y requetepintado, así, la recogió El Nacional (diario que ahora se ha dedicado a rellenar sus páginas con pura gente vencida o mediocre). Allí, ella tiene su columna que rellena con puras bazofias, memeces y calumnias, esperando que algún día le dicten un acto de detención para que entonces su nombre coja cuerpo en la próxima deliberación de la SIP en Chicago, y vuelva a coger un poco de la fama que en otros tiempos tanto encandilaba.

Pero, lástima, a la pobre ya no le sale estar entre rejas, y ningún juez debería meterse con ella, prematuramente envejecida por sus brillantes trajines. Deberían dejarla en paz que ya no tiene cuerpo ni atractivo alguno para proyectar hacia escándalos reverenciables, sus insultos como lo hacía antes. ¡Dejen en paz a esa señora, por favor!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 30946 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a20253.htmlCd0NV CAC = Y co = US