A 27 años de su desaparición y asesinato

Trino Barrios: digno ejemplo moral

El 27 de julio de 1964 Trino Barrios fue detenido junto a Víctor Soto Rojas en una alcabala de la Guardia Nacional en Camoruco, en la entrada de Altagracia de Orituco en Guárico este, venía de El Bachiller en la zona montañosa del Barlovento Mirandino, luego de un intenso cerco formado por la Operación Bach 64 con todos los componentes de la FFAA , ellos se habían escapado del intenso bombardeo y la persecución que obligó al Frente Guerrillero Ezequiel Zamora a desplegarse hacia el sur de las montañas de El Bachiller.

Trino Barrios “El Comandante Sánchez”, ya tenía en sus alforjas la experiencia de lucha, primero contra la dictadura de Pérez Jiménez en la resistencia que armaron Acción Democrática y el PCV y luego como dirigente del MIR, siempre en la militancia de primera línea.

Al iniciarse el proceso de lucha armada contra el gobierno de Betancourt en 1962, le toca la tarea de organizar equipos de lucha en Barlovento junto a Jesús María Pacheco, donde tiene contactos con dirigentes campesinos aguerridos como Heriberto Cartagena de la zona de Cumbo, herederos de los cimarrones alzados contra las injusticias sociales de todos los tiempos.

Tiempos en que las direcciones nacionales de MIR y del PCV se barajaban entre la incertidumbre de ir a la guerra o no. Cuando llegó la orden ya miles de jóvenes se habían incorporado a esta y allí estaba Trino Barrios.

Barrios había nacido en Aragua de Maturín en Monagas ( 15 de septiembre de 1923) , semillero de hombres y mujeres revolucionarios, de origen campesino, a sus 30 años ya era un dirigente de Acción Democrática que le tocó arriesgar su vida en acciones de sabotaje en la resistencia contra la Dictadura de Pérez Jiménez. Después de fundado el MIR (1960), pasa a constituir equipos de combate social y luego, debido a la persecución contra el llamado Triangulo Negro en Caracas, por parte de unidades parapoliciales como la Cobra Negra y la Sotopol decide formar unidades militares en lo que sería la primera escuela guerrillera en Mango de Ocoita en Miranda (1962)como lo relata quien fue su amigo y compañero de lucha Héctor Rangel.

Durante dos años comandó las primeras brigadas guerrilleras con muchos campesinos revolucionarios orientales que fueron hasta El Bachiller para fortalecer el trabajo con la base social campesina en las montañas de El Bachiller bajo la tesis del foquismo avalada políticamente por Simón Saez Mérida como Secretario General del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, que aunque preso en el Cuartel San Carlos, mantenía un correaje permanente con los dirigentes de base como Trino Barrios.

De los testimonios de algunos campesinos incorporados a la guerrilla que lo conocieron destacamos la afinidad y trato personal afectivo de Trino Barrios con campesinos como José Macuare, de quien llegó a ser compadre a pesar de que cuando se inicia la Operación Bach 64, este campesino delata bajo presión y amenaza de muerte a él y su familia las rutas, los nombres y las estrategias del Frente.

Es así como después de estar precisados por el Comando de la Operación Bach 64 encabezada por el Teniente Coronel Víctor Molina Vargas con sede en El Guapo, ocurre el proceso primero de bombardeo a las áreas de posibles rutas guerrilleras, precisadas por la inteligencia de la FFAA y luego el cerco por tres flancos, al norte por el batallón Bolívar de Caracas, por el este el Freites de Barcelona y por el sur el Batallón Ambrosio Plaza de San Juan de los Morros.

La Comandancia del Frente, encabezada por Trino Barrios y Víctor Soto Rojas como comisario político, inicia un traslado hacia la llamada “zona de alivio” en sentido oeste del Cerro El Bachiller y se ubican a pocos kilómetros del caserio Batatal, después de 15 días de tránsito forzado, evadiendo la persecución.

El 24 de julio de 1964, son enfrentados por un pelotón del Ambrosio Plaza comandados por el teniente José Tomás Rojas Graffe que los atacan en el sitio La Horqueta a pocos kilómetros de Batatal. La Comandancia (Soto y Barrios) ya se había retirado más hacia el oeste en dirección a Sabana Grande de Orituco y otra brigada guerrillera comandada por El Negro Prada se retira al norte. En el sitio muere Leonel Gómez (17) y son heridos Heriberto Cartagena y José Alejandro Gálvez que luego son llevados al Comando General en el Guapo, vía helicóptero bajo la responsabilidad del mayor Delfín Ibarra.

Soto y Barrios llegan a Sabana Grande de Orituco tres días después, allí consiguen la cola con un canario que los trasladaría hasta Altagracia, por razones inexplicables deciden pasar la alcabala, a sabiendas de la alerta que había en la zona por los operativos antiguerrilleros. Son apresados y llevados a San Juan de los Morros y de allí trasladados al Comando de la Guardia Nacional en El Paraiso, luego a la DIGEPOL, donde aparentemente son torturados.

Trino Barrios, es trasladado a la finca Los Colorados en las cercanías de Sabana Grande de Orituco, entre el 29 y 30 de julio de 1964 presuntamente para que dijera o delatara los movimientos y acciones de la guerrilla, los funcionarios del estado al no conseguir ese cometido, lo llevan hasta un barranco y desde el filo de ese cadalso le disparan al rostro.

La autopsia reveló que había recibido un tiro en el ojo izquierdo con salida en la parte posterior de la cabeza.

Dos años después (1966) a través de una información discreta, recibida por los familiares de Soto Rojas en Altagracia de Orituco, luego de dos años de búsqueda, le indica de una osamenta que está en la hacienda Los Colorados y es así que después de la denuncia en el Congreso Nacional, las autoridades se ven obligadas a aceptar que el cadáver encontrado allí era el de Trino Barrios, con sus botas y su reloj puestos para permanentemente denunciar el tiempo de un crimen de lesa humanidad cometido contra su persona en lo que se conoció como terrorismo de estado practicado durante los gobiernos de AD y Copei.

Trino Barrios, a decir del Profesor José Marrero del Cimarronaje Barlovento y quien compartió los difíciles tiempos de la guerrilla, “tenía una personalidad comunicativa, persuasiva, buen conversador con sentido de orientador, comprensivo, eran atributos de un líder que además del político consumado en la honestidad era responsable con su esposa y su familia, él tuvo la oportunidad de compartir responsabilidades políticas con gente del Partido Comunista en Barlovento, desde lideresas del bagaje de Argelia Laya hasta las más humildes colaboradoras del movimiento revolucionario de la zona de Cumbo como Juana Martínez hoy heroína de la Revolución Venezolana, ese era Trino Barrios”.

Con ese recuerdo del pueblo venezolano significamos la memoria de quien merece hoy nuestros respetos para que las nuevas generaciones signifiquen el sacrificio que permitió construir el camino de la Revolución Bolivariana que como Trino Barrios convencido de sus principios morales y éticos sacrificó su vida para darle sentido a la lucha del pueblo venezolano por una patria digna y soberana

venezuelared@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2965 veces.



Aldemaro Barrios - Miembro de la CJV


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor