33: el número de Piñera

33 es un número de suerte y fatalidad. Cristo fue asesinado a los 33 años por los fariseos de la época. Hoy, por los 33 mineros rescatados, los herederos de aquellos fariseos pretenden asesinar a la Clase Obrera chilena. Sebastian Piñera sabe muy bien sobre cuando y cómo aprovechar las oportunidades que le brinda la suerte de otros. El 33 fue su número de suerte. El nuevo inquilino de La Moneda supo utilizar el infortunio de los mineros chilenos –más un boliviano- en pro de llevar adelante su pretendido plan privatizador; de entrega del país a los capitales transnacionales, sin mucha resistencia. No se equivocaron quienes dijeron que Piñera no dejaría escapar el momento para “justificar” lo injustificable so pretexto de la ineficiencia del Estado. Con el rescate de los 33 mineros atrapados durante 69 días en las minas de Cobre de San José, en Chile, el gobernó derechista de Sebastian Piñera dejo sepultada a la Clase Obrera de ese país. Hoy es todo el pueblo chileno la victima de un mayor desastre. 

Entre celebraciones de muchos, brindis y borracheras de algunos, otras noticias no menos dolorosas fueron opacadas por los medios de comunicaciones internacionales que sólo centraron la atención del mundo en las liberaciones de “los 33 mineros atrapados que volvían a nacer”. La noticia aparecida el día 14 de octubre de 2010 en la página Web aporrea.org, a través del link: http://www.aporrea.org/internacionales/n167504.html. sacaba a la luz, junto con los mineros atrapados, lo que la burguesía chilena pretendía ocultar. Decía: “Tal como lo afirmara El Mercurio –paladín de los intereses de los grandes capitales- en el editorial del 17 de abril de 2010, en el sentido de que “…mantener en el futuro bajo el alero estatal a (empresas)…como Cimm T & S…no parece ya tener justificación suficiente, por lo que convendría abrir un debate amplio sobre la conveniencia de enajenarlas”, finalmente, 6 meses después, se oficializó la privatización de otra propiedad del Estado asociada al cobre (…) Hasta ahora, los trabajadores habían logrado detener la privatización de la corporación, mientras las amenazas de su venta son hoy un hecho.” 

La euforia del pueblo chileno por la liberación de los 33 trabajadores mineros, hoy proclamados héroes de la patria y hechos publicidad en beneficio del gobierno de Piñera, más tarde aborrecidos y olvidados para siempre, quedará sepultada junto a su Clase Obrera y la olvidada lucha de los mapuches.


basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2102 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: