El eterno recuerdo...

17 de diciembre, 193 años de la muerte del Libertador Simón Bolívar

El 17 de diciembre de 1830, a la una y siete minutos de la tarde, muere Simón Bolívar, el Libertador, a la edad de 47 años, en la Hacienda "San Pedro Alejandrino" en Santa Marta, Colombia.

Simón Bolivar había emprendido un penoso viaje por el río Magdalena con el fin de llegar a Cartagena de Indias, de allí partir con rumbo al exilio en Europa. Dan inicio los últimos episodios de la vida de Simón Bolívar. La llegada de Simón Bolívar a Santa Marta obedece a un desvío no programado en su itinerario de viaje según el cual debió llegar a Cartagena de Indias, pero debido a un agravamiento de su estado de salud, su séquito se vio obligado a realizar una pausa en Santa Marta, para no empeorar el ya delicado estado de Bolívar.

Allí fue hospedado en casa de un antiguo amigo, fiel a la causa independentista; el español nacido en Cádiz, Andalucía, Joaquín de Mier. El General necesitaba un traslado a un sitio más tranquilo, por que le ofreció su hacienda ubicada en San Pedro Alejandrino, a las afueras de la ciudad, a la vez que puso a su disposición todas las instalaciones y la servidumbre.

A la Quinta de San Pedro Alejandrino llegó el 6 de diciembre, en un coche de caballos en un viaje que tardó más de lo habitual ya que la salud del Prócer no permitía viajes con mucho movimiento.

Con premura se puso en manos de su médico de cabecera, quien realizó un minucioso registro diario de la evolución de la salud de Bolívar, en una serie de boletines médicos, los cuales luego fueron publicados en su libro "La última enfermedad, los últimos momentos y los funerales de Simón Bolívar".

Se informa al Libertador de la gravedad de su estado de salud con el fin de que fuese preparando todos los asuntos legales de relevancia e instrucciones de cómo proceder en caso de su muerte, por lo que, luego de un fallido intento debido a que Bolívar entró en cólera al momento de insinuarle la realización de estos procedimientos. Posteriormente, terminó siendo convencido por su médico. El diez de diciembre, en horas de la noche, estando presentes los generales colombianos Mariano Montilla, José Maria Carreño y José Laurencio Silva, el dueño de la casa, varios amigos de Bolívar y el notario Catalino Noguera, tuvo lugar uno de los hechos más simbólicos de estos acontecimientos: la redacción de su testamento y posteriormente de la última proclama dirigida a los Colombianos, donde Simón Bolívar da una visión personal del estado político de Colombia, de su tristeza, de sus medidas para apaciguar las rebeliones y de la esperanza que tiene en la continuidad de la confederación.

"Colombianos: Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiabais de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.

Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia. Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales.

¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro."

El 16 de diciembre se vio marcado por la máxima y más grave manifestación de los síntomas de la enfermedad padecida por Bolívar, los cuales empezaron a presentarse a finales de la mañana teniendo su momento más álgido en horas de la noche. Estos eventos generaron una extrema preocupación en su médico, la cual expresa en los últimos dos boletines expedidos este día. La descripción precisa del estado de salud de Bolívar se ve ricamente detallada en los boletines médicos de Alejandro Próspero Révérend, los cuales aumentan en número desde esa madrugada en la víspera del acontecimiento luctuoso, que se produjo en la mañana del 17 de diciembre de 1830, anunciando por el progresivo debilitamiento de Bolívar, que anticipaba su muerte de manera inminente en las siguientes horas, a los 47 años de edad.

Se recuerda este día la muerte del Libertador Simón Bolívar, militar destacado de la Emancipación Americana frente al imperio español; el hombre que contribuyó de la manera más decisiva a la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

Simón Bolívar fue un militar y político venezolano, nació en la ciudad de Caracas el 24 de julio de 1783, en una familia de origen vasco, gallego y canario de la hidalguía criolla venezolana. Fue el fundador de las repúblicas de la Gran Colombia y Bolivia, contribuyó a inspirar y concretar de manera efectiva la independencia de países como Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

Simón Bolívar desarrolló en el transcurso de su corta vida una serie de características ejemplares: Pensador, estratega, luchador, militar, visionario. Este hombre vivió azotado por una tempestad de sentimientos, manejó conocimientos amplios, escribió en prosa, era un poeta. Bolívar era y es una caja de sorpresas, ya que cada vez que conocemos al Bolívar en todas sus facetas nos cautiva, nos sentimos como envueltos, embrujados por esa fascinante vida. Hombre culto, conversador, galante con las damas, a las que dejaba embelesadas con su saber estar.

Para lograr la Independencia de América tuvo que hacer negociaciones especiales, entre ellas arrendar las Minas de Aroa a una Compañía Inglesa, y así poder financiar la guerra, ese era el Libertador desprendido, audaz y determinante. Aquel caraqueño rebelde que decidió enfrentara un imperio colonizador está más vivo que nunca, a través de su legado.

El escenario en que actuó Bolívar tuvo dimensiones descomunales. Abarcó cinco naciones, seis millones de kilómetros cuadrado. En ese territorio Bolívar recorrió más kilómetros que Marco Polo, Colón, que Julio César y que Napoleón. Desató una guerra a muerte que duró siete años. Durante el transcurso de su vida ha tenido tiempo de pensar, estudiar y reflexionar y muestra de ello son sus pensamientos que nos sirven de ejemplo y de enseñanza. Además ha sido un visionario del futuro, lo demuestran los acontecimientos ocurridos en la historia a través del tiempo.

Su juramento en el Monte Sacro, hecho en Roma el 15 de agosto de 1805, cuando era un joven de 22 años de edad. Luego, poseído de una emoción sublime y "con animación casi febril", junto a las ruinas romanas de la colina y ante el atónito maestro, llegó a la explosión del ánimo pronunciando el juramento solemne de dedicar su vida a la liberación de la Patria, y la Patria para él era América. "Juro delante de usted; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por la Patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español".

En el año de 1813, el Cabildo de Mérida en Venezuela le otorgó el titulo honorifico de Libertador, el cual tras serle ratificado por Caracas quedo asociado a su nombre. Bolívar concibió y participó en la fundación de la Gran Colombia, nación que se intentó consolidar como una confederación política y militar en América, la cual presidió. Por sus ideas y acciones, Bolívar es considerado una de las figuras más importantes en el continente, dejando un legado político en distintas naciones latinoamericanas y constituyendo un referente de lucha por la justicia social, política y cultural, en las mismas.

Simón Bolívar es considerado como una figura incomparable dentro de la historia de América Latina y mundial; pues tuvo el privilegio de ser un hombre de acción y pensamiento. Su acción política y militar marca la historia del Continente Sur, desde el Mar Caribe hasta la cordillera andina, desde el Orinoco hasta el Potosí

¡Honor y gloria a nuestro Libertador Simón Bolívar!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2816 veces.



Maricarmen Gómez F


Visite el perfil de Maricarmen Gómez F para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: