Cuento o Razón

Si un perro hablara con Jesucristo

- Amigo, Pipo, en épocas pasadas, o sea de mis abuelos, las personas en estos tiempos de Semana Santa, no venían al conuco los días santos y sobre todo miércoles, jueves ni viernes santo, pues hacían como una a especie de retiro espiritual y hasta asistían a los actos religiosos que se hacen en la Asunción para sentir de cerca la pasión, la muerte y resurrección de Jesucristo.

- ¿Y quién fue ese personaje, Juancho?

- Fue un hombre que hace más de dos mil años, predicó la igualdad y el amor al prójimo y la justicia social, pero a los gobernantes de aquella época no le favorecía esas prédicas, pues estaban ganando muchos adeptos y eso podía a hacer que perdieran el poder y por eso lo asesinaron a través de torturas y la crucificación. Pero Jesucristo demostró que era el hijo de Dios y resucitó al tercer día y se convirtió en un símbolo, al cual muchas personas le imploran y le ruegan para que le solucione sus problemas.

¿Y por qué esos ruegos?

- Porque sucede Pipo que Jesús, en su corta vida, y a través de sus caminatas y prédicas hizo muchos milagros y curó enfermos, que parecían ya incurables y eso le valió el respeto de seguidores y no seguidores, de ahí que al morirse quedó la idea de pedirle ayuda para sanar los males que pueda tener una o varias personas.

- ¿Y los perros le pueden pedir ayuda a Jesucristo?

- Claro, Pipo, acuérdate que el padre de Jesús es Dios y éste es el creador de los seres vivos y por tanto tú puede hacer tus ruegos por ciertos problemas que puedas tener y a lo mejor consigues solución. Pero, ¿Qué le pediría Tú a Jesús?

- Bueno, Juancho, para mi nada, pues con ustedes yo tengo todo, yo pediría por mis hermanos que andan en la calle, sin comida, sin agua y sin tener un hogar, donde consigan el cariño y la protección de unos padres humanos, para que sean felices y dejen de andar como errantes, enfrentando tanto peligro en esas calles, que cada día son más tenebrosas.

Juancho, observó a su perro y viendo sus bellos sentimientos, lo abrazó y lo convidó a regresar a casa por ser ya hora del mediodía.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1795 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: