¿Cómo el Catire Páez evitó su muerte a manos de Santander?

La historia de un pueblo constituye su memoria. La historia es un conjunto enorme de hechos ocurridos en el pasado realizado por personas cuyas acciones tienen reflejos en el presente. La historia constituye el legado invaluable dado a las nuevas generaciones, y es deber ineludible del ciudadano que escribe sobre ella velar por su preservación legitima y veraz. Cuando se incurre en la ligereza de exponer los hechos históricos, sin ser ellos muy bien analizados en sus consecuencias, es un bodrio. La historia, la memoria de un pueblo no puede ser interpretada de forma parcial, porque ya no será historia sino simples conjeturas sobre el desarrollo de aquellos hechos. Es por ello que la separación de Venezuela de la Gran Colombia, sin duda tiene que concebirse a la extraordinaria visión futurista que tuvo Páez del sufrimiento a que sería sometido los patriotas venezolanos por el General Francisco de Paula Santander, quien los odiara con mucha intensidad, con todo su corazón y sin ningún recato, tanto, que sin ninguna duda fue él el causante de la muerte prematura del Libertador Simón Bolívar, debido a la enconada envidia le tenía. Citemos la parte culminante de esta parte de la historia.

Al correrse el rumor en la Gran Colombia de una supuesta Santa Alianza entre Francia y España, mediante la cual se estaría formando un poderoso ejército para reconquistar a América, el General Francisco de Paula Santander decreta el 31 de agosto de 1824 un alistamiento general de todos los ciudadanos entre los 16 y los 50 años en el país y le exige al Departamento de Venezuela un contingente para ser enviado a Bogotá. Por su parte, el General José Antonio Páez, quien venía ejerciendo las funciones de Comandante General del Departamento de Venezuela desde 1822, demoró la ejecución del decreto por casi un año, en precaución de un motín general. Posteriormente y debido a las continuas presiones bogotanas decidió acatar el llamado a alistamiento de los venezolanos, que finalmente terminó en un rotundo fracaso con el reclutamiento de sólo 800 ciudadanos, viéndose entonces obligado a realizar una segunda y tercera convocatoria en colaboración del General de Brigada Juan de Escalona, Intendente del Departamento de Venezuela, terminando estos nuevos intentos en sanguinarios disturbios. Al Concejo Municipal de Caracas llegaron reportes de excesos en el reclutamiento, lo que motivó que una acusación contra Páez prosperara en el Senado de Bogotá. Páez finalmente es destituido de su puesto de Comandante General del Departamento de Venezuela por el General Santander y citado a comparecer ante un tribunal en Bogotá, es de esta manera como Páez le entrega el mando al General Juan de Escalona. El 30 de Abril 1826 el Concejo Municipal de Valencia decide que debido a la magnitud que había alcanzado el amotinamiento en la población valenciana para aclamar a José Antonio Páez y pedir su reposición como Comandante General, solicitan a Páez en su casa en Valencia que asuma el gobierno de Venezuela, Páez así lo hace y se compromete a no obedecer órdenes del Congreso de Bogotá. Poco después se dirige a Caracas. En la proclama a los venezolanos, Páez confirma: "El Libertador Presidente será nuestro árbitro y mediador, y él no será sordo a los clamores de sus compatriotas"

Cuando días más tarde, el 25 de mayo, Páez escribe al Libertador pidiéndole: "Véngase usted a ser el piloto de esta nave que navega en un mar proceloso, condúzcala a puerto seguro, y permítame que después de tantas fatigas vaya a pasar una vida privada en los llanos de Apure, donde viva entre mis amigos, lejos de rivales envidiosos, y olvidado de una multitud de ingratos que comienzan su servicio cuando yo concluyo mi carrera" Fernando Peñalver primer Gobernador de la Provincia de Carabobo no estaba de acuerdo con los hechos que ocurrían en Venezuela y escribe al Libertador, Peñalver era uno de los pocos, contando a los familiares, que tuteaba al Libertador y por eso puede leerse en una carta suya: "El General Páez manifiesta por ti el mayor respeto y consideración, y te ha proclamado en el ejército y en todas partes, aunque dice que no recibirá órdenes de Bogotá. Ha ofrecido mantener las cosas en el estado en que estaban, sin hacer ninguna novedad hasta que vengas y resuelvas lo que te parezca conveniente" Obsérvese cómo en todos los pronunciamientos, en todas las manifestaciones y en las correspondencias, la figura de Simón Bolívar se conserva incólume, venerada por todos. Sí es verdad que se está contra el Gobierno de Bogotá y contra las órdenes de Santander, también es cierto que se piden reformas a la Constitución de Cúcuta y se acelere la convocatoria de la próxima Convención para su revisión, pero no se ataca a Bolívar, pues todos reconocen la suprema autoridad del Libertador. Las decisiones asumidas por el General José Antonio Páez tienen base, en virtud que las directrices y ordenes que emanan desde Bogotá no tienen correspondencia con la realidad social y política de lo que ocurre en Venezuela; además estaba el descontento creciente de la población con la subordinación política a la Nueva Granada, sin olvidar la afrenta que representó el fusilamiento del venezolano Coronel Leonardo Infante en territorio colombiano. Dese por descontado que si después de la muerte del Libertador hubiera continuado por algunos años más la Gran Colombia, Francisco de Paula Santander, solo por su odio a Venezuela, hubiera ordenado fusilar a muchos patriotas venezolanos, y claro, el General José Antonio Páez sería el primero en la lista de asesinados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 595 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /cultura/a272631.htmlCd0NV CAC = Y co = US