Un malandro y dos llaneros

Carlos San Diego y Leonel Ostos han sido dos grandes promotores del folklore llanero en la Mesa de Guanipa. Debo a ellos la amistad con Jesús Daniel Quintero, El Tigrito de Matanegra, hijo de uno de los patrimonios vivientes de nuestras llanuras y pampas; el viejo veguero don Jesús Daniel Quintero, El Tigre de Matanegra, un barinés por los cuatro costados. El estilo de El Tigrito de Matanegra se sustenta en el rescate de las llamas vivas de Venezuela, a partir de la fe de sus gentes, su habla, su imaginario, su cosmogonía, su pasado, sus tradiciones, sus costumbres y mitos, a la par del profundo conocimiento de las faenas laborales tanto domésticas como del monte, tanto de oficios agrícolas como pecuarios, avivado por la picardía, el humor, el ingenio, la descripción exacta de la natura, y los juegos y superposiciones de fábulas, historias, leyendas, anécdotas y chistes que este joven artista convierte en piezas maestras.

Camina este coplero en la honda dejada por don Dámaso Figueredo, dotando al joropo y el pasaje de un ambiente festivo que alegra y divierte, pero que en igual medida enseña e ilustra el campo venezolano. Esto lo logra y grafica, además, con los videos temáticos de muchas de sus canciones, gracias al estupendo trabajo del joven empresario Gabriel Montoya, propietario de Sonovideo El Llanerazo, una pequeña y discreta empresa que regenta en un modesto local de la ciudad de El Tigre, disponibles en Youtube. Un tema promocional titulado "Un malandro y dos llaneros" establece esa dicotomía del faenero vernáculo de colcha y cobija, botalón rejo y sabana, y el citadino hombre caraqueño, representado por el coplero Raúl Labrador, quien funge de "comerciante honesto, mecánico y electricista", pero ignorante del monte y las culebras, de la bosta y el berrinche de los animales, aunque por alejarse del mundo convulso de la ciudad quiere aprender las faenas del llano a pancadas. Interviene también en ese tema musical el coplero Wilmer Tovar, como la contracara que mal pone al citadino "malandro" caraqueño (Raúl Labrador) llamado así por sus modales, acentos de ciudad y forma de vestir, cuyos desaciertos y desatinos nos cuajan de la risa.

El desconocido no se ajusta la realidad del campo y emplea un vocabulario equivocado. En ese plano es que interviene el "maestro" (que sin dudas lo es) Jesús Daniel Quintero como moderador, señalándole los colores de las bestias, por ejemplo. Aquel los llama "caballos coquetos" y el Tigrito de Matanegra le corrige: un potro bayo, un alazano cocuizo caripeto, un rucio paraulato, una yegua rucia mosqueá, una mula zaina pajarera; y las características del ganado, según sean toros o novillos, novillas o vacas: un maute colorao, un toro brosco o encerao, unos becerros maruletos (hasta que se capan), una novilla aceituna o una vaca lebruna. Otras confusiones de cultura como llamar pupú a la bosta, ignorar los usos y nombres del bozal, el cabestro, la sudadera, la silla, la gurupa, el nudo del arrebiate o confundir peine o falso de corral y potrero con la peinita de bolsillo para alisarse el cabello, son verdaderas picardías que este tema recrea. De esta manera, aquel que sólo sabe del Llanero Solitario, canciones de Chino y Nacho o Camilo Sesto recibe sus primeras lecciones de llanerías. Otros temas, como "Chavaleando recuerdos" (basado en recuerdos, cuando "los galanes de las burras eran muy buenos por el nailo") , "A mi me parió una vaca" (narra experiencias de zoofilia con burras y becerras hasta que se enamora de una muda); "El que se muera primero", "Los huevos de Andrea" y "Muchacha rabo grandote (sobre damas dotadas de buenos traseros: "yo me volvería en su cola un caribe mondonguero/ dirán que soy un morboso/ pero su cuerpo goloso/ ha inspirado a este coplero") son tan jocosos como sus destrezas con el lazo a pie y caballo. Líneas aparte merecen las hazañas vegueras de Jesús Daniel Quintero, "el que enlaza con las patas". Un maestro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3128 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: