Lingüicidio

La lengua castellana está siendo víctima, en Venezuela, de un lento y progresivo asesinato. La están matando de a poquito. A la procacidad y vulgaridad de muchos programas en televisión y en radio, tenemos que añadirle el desesperante uso de “muletillas” en boca de todo el mundo.

Casi con resignación escuchamos el uso del verbo “aperturar” que inventó el sistema financiero y que ha sustituido el simplísimo y ahora nada corriente “abrir”. Igualmente, la tecnología nos obliga a “accesar” (pareciera que suena más moderno) en lugar del obsoleto “acceder”. Las teorías de gerencia gringa nos exportaron el “empowerment”, criollizado “empoderamiento”, y los políticos de por allá también nos trajeron la práctica muy “fashion” de “hacer lobby”. Cabildeo suena muy feo.

Eliminamos “solucionar” por “solventar” porque tal vez así la resolución de los problemas es más expedita. De la misma forma, como estamos en tiempos de reconciliación, no faltan ministros ni funcionarios que viven en un permanente “llamado a la reflexión”.

Lo dicen tanto que el pedido suena hueco.

Pero los que mayor aporte le están haciendo al crimen contra la lengua son los reporteros.

¿Quién no ha escuchado a un periodista con un ataque de “poquismo” formular una pregunta con las frases “un poco para comentar”, “un poco para que nos explique”, o “un poco lo que se quiere” ? Ponga usted atención y cuente cuántas veces el reportero en su intervención usa “un poco”, sin que en ninguno de los casos esté mencionando otra escasez que no sea la de su propia capacidad de expresión.

Los insoportables titubeos de entrevistadores y entrevistados, que hacen interminables pausas en verbos, artículos, preposiciones y en la mitad de cualquier frase, nos hace temer que el tartamudeo es una nueva asignatura en las escuelas de comunicación social.

Ya las conjunciones no existen.

Los periodistas han inventado que “del” y “al” pueden ser sustituidos por “de... (pausa)...

el” o “a... (pausa)... el”. Haga su propia lista para que esté en onda y no deje de incluir “de lo que se trata”, “de cara al futuro”, “a nivel de”, “nada más y nada menos”, “si se quiere” y “las encuestas hablan”.

Se sentirá más “cool”.

Periodista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2028 veces.



Mariadela Linares*


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor