!Caiga quien caiga!, dijo el Presidente, y están cayendo

Pildoritas 343 (año 02)

En esto de los bancos se debe llegar hasta el tuétano del problema pues hay que continuar diferenciando la Revolución de el latrocinio mediante el cual, banqueros de la IV, se robaron no solo los dineros de los ahorristas, sino el que el gobierno de la época les inyectó, para supuestamente salvarlos, esa vez todos se fueron con la cabuya en sus pesuñas, y algunos hasta esperaron que prescribieran los delitos para regresar campantes. Ahora puede que alguno haya dejado el polvero en su huída pero seria la excepción y queda el recurso de solicitarlo internacionalmente, si es que no se convierte en otro protegido igual que los delincuentes que están en Lima,

Esta vez hay que dejar bien claro tanto al país como a la comunidad internacional que esta revolución sí se diferencia de la mal llamada democracia que aquí hizo caída y mesa limpia con los dineros del pueblo durante más de 40 años y que lo que sucede ahora es precisamente la rezaga que queda de esa Venezuela mancillada mil veces.

La acción del Ministerio Público que actuó de manera diligente, igual que la del Ejecutivo que lo exhortó a hacerlo, es apenas uno de los hechos que marcan la diferencia, porque en lo sucedido en la IV lo que hubo fue una abierta complicidad con los delincuentes de cuello blanco, que desfalcaron los bancos, igualito que lo que sucedió con el llamado RECADI.

No negamos que haya ladrones en las filas de la Revolución, pero no hay comparación, en toda familia, siempre hay una oveja negra, y aquí también. Lo importantes es que se actúe de frente y si excusas de ningún tipo, caiga quien caiga, así debe ser y así parece que esta siendo.-

¿QUÉ BUSCAN LAS RATAS?

Yo no sé, como no lo sabe una inmensa mayoría de este pueblo, hasta cuando va a seguir alguna prensa privada a cuya cabeza está el canal delincuente GLOBOTERROR, insultando y ofendiendo la majestad presidencial- Vimos con asombro como el “matacuras”, que por asesino carece de toda moral, se atrevió a llamar al Jefe de Estado nada menos que “mafioso”, una palabra que define a quien pertenece al crimen organizado, con redes que le permiten no solo cometer los delitos sino mantener una relativa impunidad. Y resulta que ese “mafioso” es precisamente quien en una demostración innegable, denuncia ante el país a los ladrones de los dineros de los ahorristas y toma las medidas acordes para evitar que éstos salgan perjudicados, dando respuesta inmediata con medidas audaces que garantizan los derechos de un buen número de venezolanos, que ahora mismo deberían estar agradecidos y comparando con situaciones similares en el pasado oprobioso de la cuarta; ese mafioso es quien sin que nadie se lo pidiera llamó a todas las victimas de los banqueros ladrones del pasado y les devolvió sus ahorros con intereses incluidos; ese mafioso es quien a quienes acusan a su familia de estar involucrados en el afear les dice que presenten pruebas y que no le temblará la mano y aun llorando será el primero en actuar para que pague su delito; pero ese “mafioso” tiene dignidad demostrada mil veces que ya supera a la paciencia que no pude ser infinita, está obligado a hacer valer los derechos no solo de él como persona, sino los de la majestad presidencial, que vale para esta o cualquier presidencia del futuro.

Ese mafioso fue el primero que exhortó al Ministerio Público y al Poder Judicial a actuar de manera inmediata y diligente, ¡Caiga quien caiga!

Ahora se comprenden las acciones heroicas de una Lina Ron, cuando no soportó tanta impunidad y aun sin derecho de hacer lo que hizo, no aguantó y quiso tomarse la justicia por sus propias manos. De hechos que no se desean pero que suceden esta llena la historia y hay un pueblo que soporta y soporta, a veces hasta lo indecible, pero que en ocasiones llega al límite en donde se mezcla lo racional con lo irracional y se transpone el umbral más allá del cual podrían pasar cosas que unos lamentarían pero que quizá muchos aplaudirían a rabiar, como cuando una rata entra a nuestra casa y alguien logra inutilizarla con un escobazo, y aquí vale la comparación porque no hay día en que, ésta que sí es una verdadera logia de mafiosos, conformada por los medios, no penetre los hogares de muchos venezolanos para realizar sus acciones destructivas de honras de familias enteras, que es exactamente lo que quieren hacer con la figura impoluta, por su honestidad a toda prueba, con el comandante de esta Revolución.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2397 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: