La antítesis

El país se halla en una encrucijada política y económica. Por un lado un gobierno que no asume el control y no ejecuta las soluciones correctivas para acabar con el desabastecimiento y la escasez que mantiene en jaque a la paciencia de los venezolanos y por otro lado una oposición terrorista, que busca triquiñuelas y trampas incomprensibles para tomar el poder, pero lo más triste es que en medio de esa lucha de poderes esta un pueblo que busca salir adelante.

El filósofo marxista Antonio Gramsci escribió en un artículo en el año 1909, titulado: el estado y el socialismo; algo que refleja la antítesis que mantiene el gobierno actual e inclusive muchos de los militantes que ejercen cargos públicos, cito:

"Para la revolución son necesarios hombres de mente sobria, hombres que no dejen sin pan la panaderías, que hagan marchar los trenes, que surtan las fábricas con materias primas y consigan cambiar los productos industriales por productos agrícolas, que aseguren la integridad y la libertad personal contra las agresiones de los malhechores, que hagan funcionar el complejo de servicios sociales y no reduzcan al pueblo a la desesperación y a la demencial matanza interna. El entusiasmo verbal y la fraseología desenfrenada hacen reír (o llorar) cuando uno solo de esos problemas tiene que ser resuelto aunque sólo sea en una aldea de cien habitantes."

Al esbozar esto, imagino a un gobierno que maneja el 65 por ciento de la producción de harina de maíz precocida e inclusive tiene el control de los silos que almacenan el tan preciado grano de maíz, muy buscado por nuestro pueblo en sustitución de la harina, pero que no puede manejar la distribución eficiente.

También observo a un gobierno que maneja todos los centrales azucareros del país, cuya gerencia está administrada por militares y me pregunto: ¿por qué se importa azúcar de Brasil a un precio impagable por una familia que devengue sueldo mínimo? ¿Será que este país no le duele a nadie?

¿De quien es la culpa?

El gobierno en vez de inquirir la solución a tantos problemas, lo que busca es echarle la culpa a la oposición, bajo el pretexto de que se está buscando un golpe de estado; un discurso vacio y sin coherencia que casi nadie se cree y que tiene bastante tiempo. Aun así hay personas que quieren defender lo indefendible, asumiendo que el pobre gobierno está siendo atacado y que halla inmerso en una cruenta guerra promovida por el imperio norteamericano.

La triste y verdadera realidad es que el gobierno no ha sido eficiente, y ha mostrado signos marcados de corrupción, como el reciente encarcelamiento del presidente de PEQUIVEN por corrupción. A este sujeto lo llamaría EL CHINITO DE RECADI, porque dentro del gobierno hay muchas personas que manejan el país y el erario público como una bodega de pueblo, haciendo uso de su cargo para enriquecerse y convertir a la burguesía al sequito de jalamecates que le sirven.

Como un ejemplo de esta situación, quisiera que se investigara al distribuidor de los vehículos CHERY en sus versiones Orinoco, Arauca y x1, cuya repartición se haya en manos de militares, y que se consiguen en el mercado nacional en precios superiores a los 10 millones de bolívares, cuando el convenio original era para que la clase pobre del pueblo venezolano adquiriera estos vehículos a precios subsidiados para que la calidad de vida subiera de nivel y diésemos un paso importante en la lucha contra la pobreza.

Otro ejemplo, es nuestra situación con referencia al descontrol de los precios a nivel nacional. Cada vez que usted se dirige a un supermercado todos los productos están mas y mas caros, a pesar de que tenemos la ley de costos y precios justos e inclusive nuestro país cuenta con un "SUPERINTENDENTE" de precios justos que maneja un aparato burocrático donde muchas personas ganan sueldos por fiscalizar y poner en orden el sistema de precios, pero que su trabajo se pierde, por corrupción y compra de conciencias o por su falta de verdadera supervisión y trabajo fiscalizador.

Nuestro país, ya perdió el rumbo encomendado por el líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez. Ese socialismo se perdió, aquí socialismo no hay. Lo que hay es un partido político de elites llamado PSUV similar a los partidos de la cuarta republica. A su vez existe un polo patriótico comprometido por cargos políticos y billete, mientras que nuestra nación se hunde en la falta de liderazgo y conducción social, necesarias para desarrollar y unir la Venezuela de Simón Bolívar. Yo propongo a todos los venezolanos que hagamos una reflexión acerca de lo que queremos para nuestro bienestar. Es un llamado a la rectificación, que busquemos nuestras raíces y retomemos el camino de la independencia verdadera.

Hablar de la oposición es redundar en porquería pura. Sobran las palabras con las acciones que ellos toman…….

Post data: soy chavista, pero no ciego. Yo propongo retomar el socialismo productivo y diversificado de nuestra economía, donde se permita la proliferación de la empresa privada que trabaje bajo las leyes venezolanas. Que la gente pueda planificar su futuro y no viva al día. Que el ahorro se incentive desde la escuela y que se motorice nuestra nación con tecnología para el pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Iván Martínez


Visite el perfil de Iván Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: