El reino de la impunidad

Al parecer, hoy en Venezuela estamos en el reino de la impunidad, todo está permitido, en este reino viva la Pepa

 Nada se castiga con justicia, siempre hay padrinos  y enchufados a más de los infiltrados en cargos de gobierno donde nunca debieron estar. Pero, mientras el cuerpo aguante, seguiremos en la lucha por la comida del diario vivir.

La “impunidad y complicidad” ni que duarlo, favorecen la comercialización ILÍCITA de bienes y servicios ASÍ COMO los altos precios del bachaqueo, la especulación, el contrabando y la corrupción que hoy vivimos en Venezuela, y en muchos otros países del Mundo. Todo esto, afecta ampliamente la economía nacional y los recursos del Estado.

El acaparamiento de productos y su reventa a precios superiores al mil por uno, bachaqueo ilegal. Permite la existencia de los precios ahora llamados justos, que no lo son para el pueblo, esto es toda una actividad lucrativa en Venezuela, donde personas sin escrúpulos aprovechan las dificultades y vicisitudes cotidianas de la población para dedicarse a la especulación y corrupción de todo tipo, la cual da muy buenas ganancias, tanto que vale la pena el riesgo de ir a la cárcel por unos días, pues todos ellos, "bachaqueros, especuladores y contrabandistas, tienen sus buenos padrinos, testaferros y compadres.

La corrupción es una realidad endémica en nuestra patria, y numerosos funcionarios y componentes fronterizos de las Fuerzas Armadas Bolivarianas aceptan “sobornos y prebendas”, esto es (Vox Populi), a causa de esto, no se termina nunca con el bachaqueo, el acaparamiento y el contrabando fronterizos tanto por Colombia como por la frontera de Brasil.

Se une a todo este panorama,  el alto precio del pasaje en el transporte público, para los usuarios más necesitados del pueblo. El sector transporte siempre ha sido privilegiado, consentido y favorecido tanto en unidades, repuestos, créditos y cooperativas por parte de los gobierno de Chávez y de Maduro, a pesar que tan poco aportan en beneficio del pueblo. Siempre  con la amenaza del paro, y su famosa hora cero para ir a la huelga. Ahora el pasaje urbano está a Bs. 50…Nadie se sacrifica por nadie, si no tiene una muy buena tajada de la torta.

Lo grave, es que esto sucede ante nuestras narices, sin suscitar la reacción ni la repulsa, o el enfrentamiento de los ciudadanos, que sumisos se dejan explotar por todos estos mafiosos que le viven y saquean su ya escaso salario. Contra los precios altos BOICOT, no compres la mercancía, es la mejor y únicaarnma de defensa que tiene hoy nuestro pueblo. No es posible que cuatro platanos cuesten hoy mil bolívares. y un quilogrramo de café 16.000 bolívares.

Nuestro pueblo perdió el concepto de vivir en comunidad, el problema de tu vecino será tu problema mañana si no le ayudas hoy a resolverlo. Confundimos el ser pacíficos con ser cobardes. No hay visión a futuro, las personas que llegan a puestos de servicios públicos, los más, piensan y trabajan para su propio beneficio. El amor al dinero fácil y la vagancia nos esta matando literalmente... es una verdadera pena que esto suceda en un país con tantas riquezas de todo tipo

La Revolución Venezolana ha elaborado un sistema social basado en la solidaridad y la ayuda a los más vulnerables, el presidente Chávez y ahora Maduro Moros, así lo han hecho. En estos momentos, son ignoradas las más elementales normas de caballerosidad y respeto hacia los ancianos, mujeres embarazadas, madres con niños pequeños e impedidos físicos, en el metro, autobuses o lugares públicos.

¿Acaso el gobierno hace respetar las leyes?

Los precios de los alimentos, incluidos los de nuestras mascotas, perros, gatos, peces y pajaros están por las nubes un Kg de alpiste cuesta ya Bs. 12.000, así pasa con las medicinas indispensables como las de la tensión alta o baja y la de los diabéticos, no se encuentran en ninguna parte, y lo mismo con todo tipo de mercancías. Las bolsas subsidiadas y los CLAP "bolsas de comida subsidiada por el gobierno, cuando funcionan puntualmentecosa que no siempre sucede, no alcanza para todos estas bolsas, pero sí para los más vivos, que son los que estna metidos en la pomada de estos CLAP. Que sin duda es una buena idea si no existiesen corruptos e infiltrados que juegan a garrote. Pero alerta, estas bolsas que no son suficientes para mitigar el hambre de todo el pueblo .

¿Cómo exigir que la población respete las leyes vigentes?

Si el mismo Estado no la respeta, ni la hace respetar.

 Vivimos hoy en el Reino de la impunidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1429 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor