Especula que algo queda

En alguna oportunidad, nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez Frías caracterizó acertadamente a esa oposición que le ha tocado padecer al pueblo venezolano, como “la nada”. Tan certero fue, en su caracterización el Comandante Infinito, que aún después de fallecido, la misma sigue teniendo plena vigencia. El periodista de temas científicos Charles Seife, autor del libro: “Zero: The Biography of a Danderous Idea”, en su intervención en la “Annual Isaac Asimov Memorial Debate” del año 2013 que centró sus conferencias en el tema: “la existencia de la nada”, propuso que, a partir de un conjunto de números que incluía sólo al número cero (0), cuando lo retiramos, queda lo que llamamos un conjunto vacío. “Es casi un nada platónico” afirmaba, y concluía que: “Los seres humanos tenemos una verdadera repulsión por la nada, por el vacío (…) Para nosotros, la nada representa algo a lo cual tenemos miedo; el caos, una ruptura de las reglas”. No por casualidad, en días pasados, leíamos en la mediática nacional, palabras de la camarada Zorelys Figueroa de la Juventud del PSUV del Municipio Guaicapuro del Estado Miranda, respondiéndole al reto lanzado por Jesús González, militante de Voluntad Popular, quien le instaba a un debate público, respondiéndole Zorelys con vehemencia: “No le tenemos miedo al debate público, lo que no nos gusta, es discutir con personas que no manejan ningún tipo de argumento y hacen acusaciones sin basamento alguno”, concluyendo Zorelys: “aunque debatir con VP, es debatir con la nada”. De “la nada” no todo es negativo, sostiene el físico británico Stephen Hawking en su conclusión científica que si bien: “El universo no necesitó ayuda divina para formarse”, habida cuenta que existe una ley como la de la gravedad, en consecuencia, concluye Hawking, que: “El universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada” […] “No es necesario invocar a Dios como el que encendió la mecha y creó el universo”.

De “la nada” surgieron, a partir de la muerte de nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez, distorsiones en la economía nacional. Delitos y delincuentes, actuando perversamente y generando desabastecimiento, contrabando, especulación e inflación, imputando la responsabilidad de dichos actos de agresión y saboteo de la economía nacional al gobierno del Presidente Maduro, tal cual recomendaba aquel director de la CIA, Allen Dulles, en su accionar contra la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS. “Sembrando el caos en la Unión Soviética, sin que sea percibido, sustituiremos sus valores por otros falsos y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia”. […] “Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándola, encontrando la manera de calumniarles, desacreditarles y señalarlos como desecho de la sociedad”. […] “Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos, pero estamos hablando de ciencia, de una ciencia para ganar en un nuevo escenario la mente de los hombres”. […] “El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de las ideas las alternativas a nuestro dominio. Mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos…” (El Arte de la Inteligencia, Allen Wels Dulles, director de la CIA, 1963).

Como puede apreciarse, la guerra no convencional que se aplica sobre la Venezuela Bolivariana de estos tiempos, tiene mucho de artillería en el mundo de las ideas, en la psicología como arma de destrucción de la conciencia nacional. En los manuales de instrucción de los servicios de inteligencia de los EEUU, la guerra psicológica se define en términos como los siguientes: “Coordinación y uso de todos los medios, incluidos los físicos y los psíquicos (exceptuando las operaciones militares del ejército regular, pero explotando sus resultados psicológicos), que sirvan para destruir la voluntad de vencer al enemigo, minar su capacidad política y económica…” (War Report of the Office of Strategic Services, Washington, 1949). Las políticas de caos y desestabilización de aquellos países y gobiernos no adeptos a la causa imperialista de los EEUU, son de vieja data, mucha experiencia ha desarrollado el viejo imperio tras su aplicación. En la extinta URSS, data desde 1945.

A principios de la década de los 60, el presidente Kennedy confirma la ejecución del llamado plan Dulles: “No podemos vencer a la URSS con una guerra clásica. Podemos vencerla con otros métodos: ideológicos, psicológicos, con propaganda anti-soviética, con medidas económicas”. En 1977, en un informe presentado al XX Congreso del Comité Central del PCUS, Yuri Andropov declaraba: “Según los datos verificados por la KGB, la CIA de los EEU, estudiando los pronósticos de sus especialistas en lo que concierne al desarrollo de la URSS, trabaja últimamente sobre planes de profundización de su actividad hostil, dirigida en pro de la disgregación de la sociedad soviética y de la desorganización de la economía soviética”. […] “La CIA ha elaborado un programa de formación individual de los agentes, previendo su actividad de espionaje, y reforzando su formación política e ideológica. Un aspecto primordial en la preparación de estos agentes es su formación en métodos de dirección de las ramas fundamentales de la economía socialista. Trabajando con persistencia en sus objetivos, la dirección del servicio de información americano no escatima en gastos, buscando personas que por sus cualidades personales y litúrgicas podrían asumir puestos de administración en el aparato dirigente, y llevar a cabo las tareas formuladas por el enemigo. La CIA espera coordinar y dirigir, a través de un centro ligado al servicio de información americano, la actividad de estos agentes aislados unos de otros, para hacerles aplicar en la vida política de sabotaje de la economía socialista”.

Menospreciar denuncias de camaradas trabajadores y trabajadoras de empresas de producción social, como ocurriera con Café Madrid, en que se denuncia a los gerentes de dicha empresa de sabotear la producción con la finalidad de generar desabastecimiento de ese rubro fundamental en la dieta de nuestro pueblo y no actuar, es pecar de suma ingenuidad. Actuación a todas luces, despreciable y hasta criminal, si a ver vamos. La CIA existe, y aunque hoy se camufle en la USAID, la NED, la MUD, Fedecámaras, Consecomercio o la Conferencia Episcopal, lo real debe ser, que no se debe dejarla actuar con la libertad con que actúa en nuestro país. Dejarla seguir haciéndolo, sería cometer un crimen de Lesa Revolución contra nuestro pueblo, quien a fin de cuentas, sería el mayor perjudicado si el imperialismo de los EEUU, lograra su ansiado objetivo de incrustar sus garras sobre el digno cuerpo de nuestra patria soberana. Las políticas de caos en lo económico, psicológico, cultural, social y político en general, requieren de actuaciones inmediatas de los órganos del Estado que se mantienen firmemente en apoyo al proceso de cambios iniciados en nuestra República Bolivariana a partir de 1999. Esa actuación, no los excluye de identificar potenciales agentes a sueldo de potencias extranjeras enemigas de la patria de Bolívar y Chávez, en fin, del pueblo venezolano.

Cuando planteamos, sin tapujo alguno, que nuestro Gobierno debe solicitar la ayuda y cooperación de la Gran Rusia, lo hacemos porque esa poderosa hermana nación ha acumulado una experiencia que data de los años 40 del siglo pasado, y eso les da un aval que bien merece sea adquirido por nuestros organismos de inteligencia y contrainteligencia para abordar, neutralizar y derrotar, las técnicas desestabilizadoras que ha desarrollado el imperialismo de los EEUU, por más de setenta años.

Un buen ejemplo que nos ilustra sobre esta propuesta, es la reciente denuncia que hiciera el camarada Diosdado Cabello en su programa del pasado miércoles 08 de junio. Allí, un patriota cooperante le informaba sobre la presencia de militares gringos con equipos especiales de intersección de comunicaciones satelitales, en la vecina isla de Aruba. Siete oficiales y suboficiales del Comando Sur. Según esa información, pasaron revista a planes desestabilizadores originados a distancia contra nuestro principal Complejo Refinador de Paraguaná. El objetivo, no es otro sino paralizar el complejo y mediante ese mecanismo, dejar sin combustible buena parte del país. Por supuesto, después de ocurrido el evento, los medios de comunicación del imperialismo y de la burguesía, se encargarían de adosar esa responsabilidad al Gobierno del Presidente Maduro y su “falta de mantenimiento del principal Complejo Refinador del país”. Como señala Dulles en su texto: “Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándola, encontrando la manera de calumniarles, desacreditarles y señalarlos como desecho de la sociedad”, de eso se encargarán los medios de la derecha fascista nacional e internacional. Un antecedente, que bien merece tengamos presente en nuestra corta memoria, fue el ocurrido en agosto de 2012, en que se atacó precisamente al Complejo Refinador. Producto de dicho evento 47 compatriotas perdieron sus vidas, entre ellos un trabajador de nuestra PDVSA, 24 Guardias Nacionales, 11 familiares de los GNB, un vigilante contratista, 5 Puramín, y de las residencias vecinas al complejo 5 compatriotas. Ese hecho, obligó a paralizar las actividades durante varios días del Complejo, además del daño ambiental ocasionado por la emisión de humo, estimándose sus daños económicos y costos asociados en un monto de 1.100 MM de dólares aproximadamente. Un evento que fue tratado por la mediática imperialista como producto de la irresponsable actuación del Gobierno del Presidente Chávez, su falta de inversión en mantenimiento y poca capacidad de los técnicos e ingenieros al frente de dicho Complejo Refinador. Casi un año después de una exhaustiva investigación, realizada por los mejores especialistas con que cuenta nuestra industria petrolera, colocó la verdad en su justo lugar. Así, en el Informe: “Evento Clase A. Refinería de Amuay” con fecha septiembre 09, 2013, el Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería, pone al descubierto las verdaderas razones de aquel nefasto evento que colocó los ojos del mundo sobre Venezuela: “La fuga de olefinas a la atmósfera ocurre al abrirse la brida entre el cabezal y la caja de succión de la bomba P-2601, al fracturarse los espárragos que la sujetaban. Los espárragos se fracturaron debido a un proceso de fatiga mecánica como resultado de haber sido aflojados en forma intencional”, el subrayado es para resaltar esa parte, originada producto del saboteo interno, por cierto que, a los pocos minutos quizás segundos, de iniciarse el evento, rondaba por los alrededores del Complejo Refinador un equipo reporteril de Globovisión, ¿casualidad o causalidad? El Informe, es determinante en sus conclusiones y verificaciones técnicas. Como era de esperarse, la mediática nacional e internacional ocultó sus resultados al público en general. La matriz impuesta, fue aquella de la falta de inversión, no mantenimiento y personal no apto para gestionar el funcionamiento del Complejo Refinador. Importante recordar ese evento, para que una nueva tentativa terrorista con apoyo del Comando Sur, no nos agarre por sorpresa.

Por supuesto que las técnicas de desestabilización o mejor dicho, en términos de Dulles, “ciencia desestabilizadora”, aplicada a la Venezuela Bolivariana indudablemente que tiene que ser muchísimo más refinada que la aplicada a la extinta URSS, o a la Chile de los tiempos de Salvador Allende o la Cuba Revolucionaria de Fidel y Raúl. Tanto o más refinada, que a los resultados del 6D-2015 debemos referirnos si queremos evaluar sus resultados en función de lo aspirado por Dulles: “Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos…”. Mejor no han podido recibir, cerca de ocho millones de venezolanos y venezolanas, las políticas de caotización de la sociedad ejecutadas por la CIA. Su logro incuestionable, es el rechazo que hoy genera el Gobierno del Presidente Maduro en un importante porcentaje de compatriotas; pese a que es, y ha sido el Gobierno, quien ha actuado en función de paliar la difícil situación creada precisamente, por quienes hoy gozan de los afectos de un sector importante de nuestra población: “la nada”.

Las agresiones imperialista que ha sufrido la hermana República de Cuba, nos ilustran también hasta dónde es capaz de acudir la barbarie imperialista en función de someter a los pueblos a sus dictámenes. A solo un año y dos meses del triunfo de la Revolución Cubana, el presidente Eisenhower le aprobaba el plan a la CIA titulado: “Un programa de acción encubierta contra el régimen de Castro”, del cual se desprendió un memorando suscrito por el subsecretario asistente de Estado, Lester Mallory, el 6 de abril de 1960, en el que proponía un conjunto de medidas para el establecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra la entonces joven Revolución, señalaba Mallory en su memo: “La mayoría de los cubanos apoyan a Castro (…) No existe una oposición política efectiva (…) El único medio posible para hacerle perder el apoyo interno (al gobierno) es provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria (…) Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica (…) negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno” (Operación Northwood, publicada por el Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos el 6 de noviembre de 1988). Cualquier parecido con las políticas desestabilizadoras empleadas por la Embajada de los EEUU a través de sus agentes de la Coordinadora Democrática ayer, y hoy por la MUD, Fedecámaras, Consecomercio, Conferencia Episcopal, medios de comunicación de la burguesía, Averu, entre otros y otras, no es pura coincidencia sino continuidad y constancia, en la aplicación de políticas supuestas como “exitosas” de parte de la CIA, y demás organismos de inteligencia imperialista.

Cuando apreciamos hoy, la exigencia de la Asamblea Nacional con mayoría opositora exigiéndole a la OEA la aplicación de la “Carta Democrática” a la Venezuela Bolivariana; lo que busca el imperialismo de los EEUU no es otra cosa, sino repetir la historia fallida de la “Mangosta” seguida contra la Revolución y el pueblo Cubano para, a partir de la instrumentación de la citada “Carta Democrática”, justificar el bloqueo económico e impedir el ingreso de mercaderías a la patria de Bolívar y Chávez, pretendiendo que, con ello, se refuerza el desencadenamiento de la contrarrevolución contra el Gobierno Bolivariano y, por ende, su derrocamiento. Busca repetir esa ignominia de la historia, que aún se niega a derogar el tristemente célebre Premio in-Nobel de la Paz, Barack Husseim Obama. La Venezuela Bolivariana, su Pueblo, Gobierno y Fuerza Armada vencerán, ese es y será por siempre, el destino manifiesto del pueblo de Bolívar y Chávez!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1692 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /contraloria/a229243.htmlCd0NV CAC = Y co = US