La Guerra económica, y la batalla contra ladrones

Indudablemente que la guerra económica es una guerra promovida desde el exterior, allí están actuando de forma explícita los grandes capitales, nacionales y extranjeros, y el pueblo debe estar claro, que se libra una batalla contra ladrones de grandes firmas y apellidos, que son verdaderas mafias que se cobran y se dan el vuelto, han recibido dólares para importar todo aquello que el país necesita, pero queriendo ser más vivos que el resto de venezolanos que son consumidores, se esconden en los argumentos de decirle en su cara al cliente, cuando le preguntan por algo que necesita: NO HAY, pero se lo podemos conseguir, eso sí a un precio que esta por “X” orden y como tu comprenderás no queda más alternativa, porque este gobierno no ha dado dólares para traer esa mercancía y la que se consigue ha sido comprada con dólares de mercado negro, que ya usted sabe a como está.

Este es el cuentecito que se maneja en el comercio de pequeños y grandes comerciantes, por supuesto los pequeños son víctimas del manejo que hacen los grandes con sus mentiras y tracalerías, pero estos a su vez se convierten en marcadores del precio final que paga el consumidor.

La triangulación de la venta de mercancía entre empresas de un mismo dueño o dueños, sin salir de un depósito o galpón, con un precio finalmente establecido sobre la base de una ganancia de hasta quinientos por ciento (500 %), como promedio regular, más que un asalto a mano armada, es un verdadero descaro de robo, y quienes así lo han venido haciendo no son más que unos verdaderos ladrones, no se les puede llamar comerciantes, son unos verdaderos pillos.

La incautación de equipos médicos y materiales hospitalarios en Tejerías, así como lo más reciente descubierto en Maracay en inmensos galpones, repletos de cauchos y aceites, nos dice a las claras que además del acaparamiento de productos, inflación y precios exorbitantes, se demuestra que hay una especie de intento de boicot al gobierno, pero más que esto, se pretende castigar al pueblo que requiere de una gran gama de productos, tanto para el consumo humano, la higiene y su transporte. De allí se impone la necesidad de incrementar la inteligencia del pueblo y sus trabajadores, para denunciar a todo aquel que acapara, especula y roba al pueblo.

Esa misma triangulación en la facturación, como estrategia para sacar la mercancía y venderla a precios elevados, a través de empresas de maletín, es la misma que se aplica con la venta de vehículos, esto se demuestra con lo realizado por la Superintendencia en el Estado Falcón el día 4 de Noviembre. Semanalmente se ven gandolas cargadas de vehículos para los diferentes estados, pero por arte de magia llegan a los concesionarios y desaparecen. Si a una persona se le ocurre preguntar, en el momento que llegan esos vehículos, cómo adquirir un vehículo de esos, la respuesta es muy sencilla: YA ESTAN VENDIDOS, pero si insiste en preguntar, en cómo hacer para tener la posibilidad de adquirir un vehículo, le hablan de que hay mucha gente esperando carro y que la lista es muy grande, pero nadie ve una lista certificada, que permita visualizar los beneficiarios de los mismos y el orden de espera o de turno de quienes están por vehículo. Lo cierto de todo esto, es que la casi totalidad de agencias de vehículos permanecen vacías, no se ve por ningún lado transacción comercial alguna de vehículo, desde el gerente, hasta vendedores y secretarias permanecen casi todo el día “sin hacer nada”, pero entonces surgen las siguientes preguntas: ¿hay o no hay venta?, y ¿Cómo se mantienen esas agencias?, pero la respuesta está en esa triangulación de firmas y empresas de maletín, que se encargan de negociar por fuera esos vehículos a aquellos que están en capacidad de pagar dos y tres veces el valor de un carro.

Esto es ladronismo descarado, porque se roba tanto al Estado, que da los dólares preferenciales para las autopartes y a las personas que pagan altos precios. Finalmente se puede concluir, que el pueblo venezolano libra una batalla contra unos ladrones, que a su vez dicen estar asociados a organizaciones empresariales. De allí la necesidad del pueblo a estar alerta y unidos en la lucha por la defensa de la Patria y de todas las conquistas sociales logradas en quince años de Revolución Bolivariana.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1446 veces.



Romel Alí Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: