Camaleones y quintas columnas

Especies éstas que abundan en los aparatos administrativos del Estado, reiteración ésta que es necesaria hacerla, pues se trata de una perversa realidad que ha sido una constante en nuestra Revolución Bolivariana desde que asumió la presidencia de la República el Comandante Eterno Hugo Chávez Frías, la cual se nos impone internalizarla a quienes apostamos a su éxito, a objeto de revertirla sin más demoras, para evitar males mayores por parte de una derecha fascista que dispone de ingentes recursos y el total apoyo de Washington para destruirla e imponer en el país un régimen entreguista de nuestras riquezas al capital monopolista transnacional, en el marco de una política sistemática de terror y de muerte, como ocurrió en varios países de nuestra Patria Grande a lo largo de varias décadas del siglo XX… 

El Presidente Chávez nunca dejó de advertirle a su pueblo acerca del peligro que se cierne sobre la revolución con la infiltración de sujetos que nada tienen que ver con ella y que sólo se plantean la misión de convertirse en puntas de lanza para torpedear y sabotear la acción gubernamental, así como para robar los dineros públicos por vía de las contrataciones de obras y servicios o la compra de bienes, sobre la base de aceptar y/o avalar sobreprecios, para poder cobrar jugosas comisiones.

A esos infiltrados el Comandante los calificó de mil manera y creemos que su mayor acierto lo fue para las elecciones estatales y municipales del año 2008, cuando los llamó camaleones, animales esos que, como sabemos, cambian de colores según el estado del tiempo y conforme se lo plantean sus encuentros con otros animales en su lucha a muerte por el sustento, o por la preservación de la madriguera o de la vida misma.

Hemos sabido a través de muchas fuentes, tantas como las que puede tener cualquier ciudadano del común, más o menos informado, que ese tipo de sujetos no son escasos, los hay en cantidad apreciable en todas las instancias de la burocracia oficial  y que, además, es tal el descaro con que muchos de ellos actúan, que no ocultan su condición de enemigos acérrimos del proceso de cambios revolucionarios que propuso el Comandante Chávez y que ante la pregunta de cómo consiguieron esas chambas de jefes con tanto poder de decisión, contestan de inmediato y sin inmutarse, “que gracias a sus buenos contactos con el alto gobierno…” y otros que, simplemente, se disfrazan de rojo rojito, se hacen pasar por chavistas hasta la médula y así logran infiltrarse en la burocracia estatal sin ser detectados, para igualmente sabotear la gestión pública y cometer todo tipo de fechorías…  

¿Será cierto que haya tanta complicidad en algunos cuadros de la revolución para apadrinar  y defender a tantos zánganos de esa catadura?

No dudamos que por allí andan las cosas, pues para nadie es un secreto que muchos, muchísimos  asuntos no han marchado y ni siquiera se han hecho como han sido planificados y ordenados por la más altas instancia del Estado, tanto durante el mandato del Comandante Hugo Chávez , como ahora, con el Presidente Nicolás Maduro, precisamente, por culpa de esos saboteadores, de manera que ningún revolucionario que se precie de serlo, debe bajar la guardia ni un milímetro, no solo para impedir que se reinstale el “guarimbeo” en ninguna instancia del Estado, sino que los enemigos que tenemos infiltrados allí, continúen haciendo de las suyas, como sucedió con los cinco corruptos del Fondo Chino, con el traidor y corrupto exgobernador de Aragua, Rafael Isea y el exdiputado y exmagistrado Luis Velázquez Alvaray, sujeto éste que no se llevó las puertas del Consejo de la Magistratura porque eran muy grandes, para mencionar sólo estos tres casos, pues son muchos más…

Hay que limpiar los niveles gerenciales y de decisión en todas las instancias gubernamentales y consideramos que esa tarea debe comenzar desde ahora mismo y ser culminada, sin temores de ningún tipo, lo más pronto posible, pues no podemos poner en peligro alguno el éxito de la Revolución, lo cual es nuestra primera obligación y nuestro mayor compromiso.

De manera que antes de que concluya el presente año, tengamos la certeza de que las gerencias medias y altas del gobierno no sólo sean definitivamente  afectas y dispuestas a trabajar con pasión, con honestidad a toda prueba y sin descanso alguno en la construcción del socialismo, sino que quienes sean designados para ejercerlas, demuestren en el día a día su esfuerzo e incansable empeño para el logro de ese objetivo.

Para quienes no lo sepan, durante la 4ta. República tanto adecos como copeyanos se tenían mucho recelo y siempre fueron muy previsivos. Cuando se intercambiaban el poder, colocaban en las posiciones de decisión y de mando sólo a sus respectivos militantes y en eso se extremaban en las medidas de revisión y verificación para no equivocarse. Ambas toldas políticas disponían para ello de una instancia en sus direcciones nacionales que se la conoció como la Secretaría de Profesionales y Técnicos que tenía esa responsabilidad y que, nos consta,   manejaban el tema con excesiva y rigurosidad…!!!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2234 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a196492.htmlCd0NV CAC = Y co = US